Se busca la fuerza de Higgs en los espectros atómicos

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Hamish Johnston el 9 de febrero de 2016 en physicsworld.com

Se ha propuesta una nueva forma de medir cómo se acopla el bosón de Higgs a otras partículas fundamentales gracias a un nuevo trabajo de físicos de Francia, Israel y Estados Unidos. Su técnica implicaría comparar los espectros de varios isótopos distintos del mismo átomo para ver cómo la fuerza de Higgs entre los electrones de los átomos y sus núcleos afecta a sus niveles de energía.

El efecto de la fuerza de Higgs es minúsculo, pero los investigadores dicen que la prueba implicaría tecnologías que ya existen, y que algunas de las medidas requeridas ya se han realizado. Las medidas proporcionarían información importante sobre cómo se acopla el Higgs ca electrones y quarks, y complementaría los datos recopilados a partir de la colisiones del LHC en el CERN.

Campo de fuerza del Higgs

Campo de fuerza del Higgs Crédito: Sandbox Studio

Seguir Leyendo…

Una médula espinal biónica para pacientes con parálisis

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Viviane Richter el 9 de febrero de 2016 en Cosmos Magazine

Los electrodos podrían ayudar a controlar miembros biónicos o exoesqueletos, explica Vivian Richter.

Es posible que los pacientes con parálisis puedan volver a levantarse sin tener que someterse a una arriesgada cirugía cerebral abierta, gracias a un equipo de investigadores médicos de Melbourne.

❝ Phoenix, un exoesqueleto que ofrece movilidad a parapléjicos ❞

Prototipo de exoesqueleto Phoenix Crédito: Víctor González Couso

Seguir Leyendo…

Se pone en duda la existencia del noveno planeta

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Mike Wall el 4 de febrero de 2016 en SPACE.com

La imponente presencia de un gran “Planeta “Nueve”, aún por descubrir, no es necesaria para explicar las extrañas órbitas de un puñado de objetos en los confines del Sistema Solar, según sugiere una nueva investigación.

El mes pasado, Konstantin Batygin y Mike Brown, ambos astrónomos de Caltech, en Pasadena, propusieron la existencia del Planeta Nueve, un mundo tal vez 10 veces más masivo que la Tierra que orbita mucho más allá de Plutón, completando una órbita alrededor del Sol cada 10 000 o 20 000 años.

Batygin y Brown no observaron el Planeta Nueve; dedujeron su existencia en base a las extrañas características orbitales de seis cuerpos la porción del “disco disperso” del Cinturón de Kuiper, un dominio de cuerpos helados que se encuentra más allá de Neptuno. Por ejemplo, estos seis objetos tienen todos “argumentos del perihelio” similares.

Credit- Caltech:R. Hurt (IPAC p9_kbo_orbits_labeled_1_

Supuesta órbita del Planeta NueveCrédito: Caltech/R. Hurt

Seguir Leyendo…

Los científicos debaten las señales de vida alienígena

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Natalie Wolchover el 2 de febrero de 2016 en Quanta Magazine

Para buscar señales de vida en planetas lejanos, los astrobiólogos deben decidir en qué revelador gas de biofirma deben centrarse.

Sentado en una cafetería durante una lluviosa mañana en Seattle hace seis años, el astrobiólogo Shawn Domagal-Goldman se quedó mirando impasiblemente la pantalla de su ordenador portátil, paralizado. Había estado ejecutando una simulación de la evolución de un planeta cuando, de pronto, el oxígeno empezó a acumularse en la atmósfera del planeta virtual. La concentración aumentó de 0 a 5, y luego al 10 por ciento.

“¿Algo va mal?”, preguntó su mujer.

“Pues sí”.

Este aumento del oxígeno eran malas noticias para la búsqueda de vida extraterrestre.

Exoplanet Gliese 581g

¿Hay vida en otros planetas? Crédito: James Dyson

Seguir Leyendo…

Los rayos gamma del centro galáctico no parecen tener origen en la materia oscura

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Catherine Zandonella el 4 de febrero de 2016 en la Universidad de Princeton

Los estallidos de rayos gamma procedentes del centro de nuestra galaxia no es probable que sean señales de materia oscura, sino de otro fenómeno astrofísico, unas estrellas de rotación rápidas llamadas púlsares de milisegundos, de acuerdo con dos nuevos estudios, uno de un equipo con sede en la Universidad de Princeton y el MIT, y otro con sede en los Países Bajos.

Anteriores estudios sugerían que los rayos gamma procedentes de densas regiones del espacio en el interior de la galaxia de la Vía Láctea podrían estar causados por la colisión de partículas de materia oscura. Pero usando nuevos métodos de análisis estadístico, los dos equipos de investigación encontraron, de forma independiente, que las señales de rayos gamma no tienen las características esperadas para las procedentes de materia oscura. Ambos equipos informan de sus conclusiones en la revista Physical Review Letters.

Exceso de rayos gamma

Exceso de rayos gamma Crédito: Christoph Weniger, Universidad de Amsterdam

Seguir Leyendo…

Nuestra radiactiva vida

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Artículo publicado por Chris Patrick el 2 de febrero de 2016 en Symmetry Magazine

La radiación está en todas partes. La pregunta es: ¿Cuánta?

Un núcleo atómico excesivamente rollizo no podría mantenerse unido. Cuando un átomo tiene demasiados protones o neutrones, se vuelve inherentemente inestable. Aunque podría mantenerse unido por un tiempo, finalmente no podría aguantar más y se desintegraría espontáneamente, emitiendo energía en forma de ondas o partículas.

El resultado final es un núcleo más pequeño, pero más estable. Las ondas y partículas emitidas se conocen como radiación, y el proceso de desintegración nuclear que la produce se conoce como radiactividad.

Una vida radiactiva

Una vida radiactiva Crédito: Sandbox Studio, Ana Kova

Seguir Leyendo…

Los cometas no podrían explicar el extraño parpadeo de KIC 8462852

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Shannon Hall el 3 de febrero de 2016 en SPACE.com

Parece cada vez menos probable que un enjambre de cometas, o una “megaestructura alienígena”, puedan explicar la extraña atenuación de la lejana estrella.

La estrella (conocida como “Estrella de Tabby”, en honor a su descubridora, Tabetha Boyajian) llegó a las portadas el pasado octubre cuando Jason Wright, astrónomo de la Universidad Estatal de Pennsylvania, sugirió que podría estar rodeada por algún tipo de megaestructura alienígena. Una idea más probable — aunque una menos apasionante — es que la estrella estuviese orbitada por un enjambre de cometas. Pero los científicos no pueden estar seguros de ninguna de ellas.

Enjambre de cometas alrededor de KIC 8462852

Enjambre de cometas alrededor de KIC 8462852 Crédito: NASA

Seguir Leyendo…

Un nuevo hallazgo puede explicar la pérdida de calor en los reactores de fusión

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por David L. Chandler el 21 de enero de 2016 en MIT News

Al resolver un viejo misterio, los experimentos del MIT revelan dos formas de turbulencias interactuando entre sí.

Uno de los mayores obstáculos para hacer que la energía de fusión sea práctica — y hacer realidad su promesa de una energía virtualmente sin límite y relativamente limpia — ha sido que los modelos por computador no han sido capaces de predecir cómo se comporta el gas caliente y eléctricamente cargado dentro de un reactor de fusión bajo el intenso calor y presión requerido para que los átomos se fusionen.

La clave para que funcione la fusión — es decir, para que átomos de una forma pesada del hidrógeno, conocida como deuterio, se unan para formar helio liberando una gran cantidad de energía en el proceso — es mantener una temperatura y presión lo bastante altas como para permitir que los átomos superen la resistencia a unirse. Pero distintos tipos de turbulencias pueden agitar esta sopa caliente de partículas y disipar parte del intenso calor, y un gran problema ha sido comprender y predecir exactamente cómo funciona esta turbulencia y, por consiguiente, cómo evitarla.

ITER

ITER

Seguir Leyendo…

Estudiar superconductores usando teoría de cuerdas

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Kevin Harnett el 21 de enero de 2016 en Quanta Magazine

El físico Subir Sachdev toma prestadas herramientas de la teoría de cuerdas para comprender el desconcertante comportamiento de los superconductores.

La teoría de cuerdas se ideó como una forma de unir las leyes de la mecánica cuántica con las de la gravedad, con el objetivo de crear la aclamada “teoría del todo”.

Subir Sachdev está tomando ese “todo” literalmente. Está aplicando las matemáticas de la teoría de cuerdas a un gran problema del otro extremo de la física — el comportamiento de un tipo potencialmente revolucionario de materiales conocido como superconductores de alta temperatura.

Superconductor

Levitación magnética superconductora

Seguir Leyendo…

Introducción a los agujeros negros

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Ali Sundermier el 12 de enero de 2016 en Symmetry Magazine

Déjate introducir en el enigmático mundo de los agujeros negros.

Imagina, en algún lugar de la galaxia, el cadáver de una estrella tan densa que rasga el tejido del espacio y del tiempo. Tan densa que devora cualquier materia a su alrededor que esté lo suficientemente cerca, atrayéndola en un remolino de gravedad del que nada, ni siquiera la luz, puede escapar.

Y una vez que esta materia cruza el punto de no retorno, el horizonte de sucesos, cae en una espiral sin remedio hacia un punto infinitamente pequeño, un punto donde el espacio-tiempo está tan curvado que todas nuestras teorías colapsan: la singularidad. Nadie sale vivo de allí.

Los agujeros negros suenan a algo demasiado extraño como para ser verdad, pero en realidad son bastante comunes en el espacio. Hay docenas de ellos conocidos y, probablemente, millones más en la Vía Láctea, y miles de millones merodeando por ahí fuera. Los científicos también creen que podría haber agujeros negros supermasivos en el centro de cada galaxia, incluyendo la nuestra. La formación y dinámica de estas monstruosas curvaturas del espacio-tiempo ha desconcertado a los científicos desde hace siglos.

The View Near A Black Hole

Agujero negro Crédito: April Hobart

Seguir Leyendo…

1 2 3 412