“Bolitas” solares

Partículas de alta energía procedentes del Sol a veces van en direcciones inesperadas

La astronave SOHO grabó esta CME el 14 de Julio de 2000. Las partículas de alta energía aceleradas por la explosión salpicaron la cámara de la astronave y nublaron su visión. [más]

Toma un trozo de papel. Haz una bolita. Si eres un niño, escupe en ella. Ponlo en un tubo y sopla fuerte.

Si tu profesor te envía al despacho del director, aquí tienes tu excusa: estabas haciendo un modelo relativista de protones acelerados en el frente de choque de una aureola solar de eyección masiva (CME). Estaba hecho en nombre de la ciencia.

De verdad. Las explosiones solares y las “bolitas” tienen algo en común. Las CME arrojan partículas subatómicas a través del Sistema Solar a una velocidad cercana a la de la luz. Esas partículas son guiadas, de forma similar a una “bolita” en un tubo, por el campo magnético solar.

El Sol es un imán del tamaño de una estrella; su campo magnético impregna todo el Sistema Solar desde Mercurio a Plutón y más allá. No lo sentimos en la Tierra sólo debido a que el propio campo magnético de nuestro planeta es localmente más fuerte – pero en el espacio interplanetario, el campo magnético del Sol manda.

Debido a la rotación del Sol sobre su eje (una vez cada 27 días) el campo magnético solar entre los planetas tiene forma de espiral. Los investigadores lo llaman la ‘”a espiral de Parker” ya que fue el primer físico que lo describió. Usando la espiral de Parker, “los meteorólogos espaciales pueden predecir donde irán las partículas energéticas solares”, explica el físico solar Ming Zhang del Instituto de Tecnología de Florida. Esto es algo bueno, dice, para los astronautas que caminan por el espacio quienes desean conocer cuando se aproxima una tormenta de radiación para poder eludirla dentro de sus naves.

El campo magnético espiralizado del Sol visto desde aproximadamente100 UA (Unidades Astronómicas) de distancia. Crédito: Steve Suess, NASA.

Pero Zhang y algunos colegas han descubierto recientemente algo problemático. Las partículas solares no siempre siguen la espiral de Parker como se suponía que hacían.

“Aprendimos esto”, dice Zhang, “usando la astronave Ulises”.

Ulises es una misión conjunta de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA para estudiar el Sol. La astronave abandonó la Tierra en 1990 y navegó por Júpiter dos años más tarde – un encuentro que arrojó la nave por encima del plano orbital de los nueve planetas. La órbita cerrada de Ulises le llevará a rodear completamente el Sol, incluso sobre los polos solares, lo cual es justo lo que desean los científicos.

“Aquí en la Tierra vemos al Sol desde una única dirección – su ecuador”, explica Zhang. “Ulises nos permitirá observar la actividad solar desde diferentes direcciones”.

Este fue el caso del 14 de julio de 2000 – Fiesta Nacional en Francia – cuando una potente explosión sacudió el Sol. El origen fue una mancha solar 20 veces más amplia que la Tierra. Durante días, las líneas de campo magnético sobre la mancha se complicaron cada vez más. La tensión creció hasta que, como una goma excesivamente estirada, las líneas de fuerza se quebraron – explosivamente.

Una explosión de radiación magnética causó apagones de radio en la Tierra durante horas. La explosión también liberó una masiva nube de gas (una CME) en dirección a la Tierra, la cual, en su pasada por nuestro planeta dos días más tarde, dejó auroras en lugares tan al Sur como Texas. En el borde más avanzado de la CME, una onda de choque aceleró partículas subatómicas a una velocidad cercana a la de la luz. Las líneas de fuerza magnética las guiaron hacia la Tierra donde deshabilitaron temporalmente algunos satélites y eliminaron completamente uno (El Satélite Japonés Avanzado para Cosmología y Astrofísica).

La alta órbita polar de Ulises la llevó a una máxima latitud solar de 80,2 grados Sur.

Ulises observó estos eventos desde las alturas (3 UA) sobre el hemisferio Sur del Sol. “La astronave estaba a 60º S de latitud heliográfica. La explosión sucedió a 22º N – casi directamente en línea con la Tierra”, dice Zhang. Puedes visualizarlo de esta manera: Supón que el Sol tiene continentes y países como nuestro planeta. La explosión tuvo lugar en Arabia Saudí; la Tierra tendría una vista ecuatorial de Kenia; y Ulises estaría rondando sobre la Península Antártica.

El punto de vista de Ulises, mirando de lado una explosión que bombardeó la Tierra casi frontalmente, fue clave para el descubrimiento de Zhang.

Aunque la explosión no estaba dirigida hacia Ulises, la astronave estaba conectada a la CME en expansión a través de las líneas de campo magnético. “Al principio, los protones acelerados por la CME llegaron desde la dirección que esperábamos”, dice Zhang. “Seguían la espiral de Parker”. Pero unas pocas horas más tarde Ulises fue sorprendido por un chorro de protones desde un ángulo de 90º.

¡La bolita había traspasado el tubo!

Los astronautas que caminan por el espacio necesitan buenos pronósticos de tormentas de radiación solar. [más]

“El nombre técnico para esto es difusión de campo transversal”, dice Zhang. “Ésto sucede cuando los campos magnéticos se complican”. Las partículas se encuentran capacitadas para migrar o “esparcirse” desde una línea de fuerza retorcida a otra. “Muy pronto empiezan a moverse en direcciones inesperadas”, dice él.

Esto es un problema, dice Zhang, debido a que las partículas subatómicas aceleradas por CMEs pueden ser “peores que la radiación de bombas nucleares”. Predecir donde irán estas partículas es crucial para la seguridad de astronautas y satélites. Los nanosatélites, un nuevo tipo de astronave en miniatura en proyecto, son particularmente vulnerables, dice Zhang. Su diminuta electrónica puede ser deshabilitado por un único protón solar (“los iones pesados son incluso más efectivos”, comenta) – aunque los nanosatélites pueden sobrevivir a la tormenta de radiación simplemente desactivando los sistemas delicados hasta que la tormenta amaine.

Los investigadores han desarrollado modelos por ordenador para predecir el comienzo de las tormenta de radiación tras las llamaradas solares y CMEs, “pero pocas veces incluyen la difusión de campo transversal”, dice Zhang. “Es difícil de incluir”, explica, “debido a que la difusión de campo transversal es un proceso complejo que sucede en zonas donde los campos magnéticos están enmarañados – en otras palabras, donde la espiral de Parker no es lo bastante buena”. La mayoría del Sistema Solar es un territorio inexplorado, por esto los investigadores no saben dónde están estos líos.

“Aún tenemos mucho que aprender”, concluye. ¿Cómo trabaja la difusión de campo transversal?. ¿Dónde es más probable que aparezca?. Con la ayuda de Ulises, “estamos encontrando las respuestas”.


Fecha original : 2003-01-08

Meteoros desconocidos

El sistema está sembrado de nubes de polvo – algunas de ellas desconocidas

”Mariner
Una interpretación artística de Mariner 4 en el espacio. Crédito: NASA.

“El Mariner 4 entró en una nube de polvo estelar”, dice Bill Cooke del Equipo de Entornos Espaciales del Centro de Vuelos Espaciales Marshall. “Durante 45 minutos la astronave experimentó una lluvia de meteoroides más intensa que cualquier tormenta de meteoros Leónidas que haya sido vista nunca en la Tierra”. Los impactos desgarraron trozos del aislante y temporalmente cambiaron la orientación de la nave en el espacio.

Afortunadamente, el daño fue leve y el principal objetivo de la misión – el vuelo de reconocimiento de Marte – había sido completado dos años antes. Pero podría haber sido peor.

“Hay muchas nubes de polvo desconocidas en el espacio interplanetario. Algunas son probablemente bastante densas”, dice Cooke. La mayoría de estas nubes son dejadas por cometas, otras son formadas cuando un asteroide choca contra otro. “Sólo conocemos algo sobre las que cruzan la órbita terrestre y causan lluvias de meteoros como Leónidas o Perseidas”. La nube del Mariner 4 fue una gran sorpresa.

“De todas las astronaves marcianas de NASA, la Mariner 4 fue la única que enviamos con un detector de micrometeoroides”, continúa. Durante su camino a Marte y vuelta, el detector registró impactos ocasionales de granos de polvo interplanetario – como esperaban. El espacio entre los planetas está salpicado con partículas de polvo. Son inofensivas en pequeño número. Pero cuando la Mariner 4 encontró la nube “el índice de impacto se elevó 10 000 veces”, dice Cooke.

Cartografiar estas nubes y determinar sus órbitas es importante para NASA por razones obvias: la mayor sonda que enviamos a Marte y por otro lado, la más probable que encontrara nubes desconocidas. Nadie desea que su nave espacial sea sorprendida por una lluvia de meteoros a cientos de millones de millas de la Tierra.

¿Qué apariencia tiene un trozo de polvo espacial? Esta imagen muestra uno de solo 10 micras de diámetro. Fue recogido por un avión U2 en la estratosfera.

Muchos de los trabajos de Cooke en NASA incluyen modelos por ordenador de franjas de restos cometarios – largos ríos de polvo arrojados por cometas cuando orbitan al Sol. Él estudia cómo se forman terrones dentro de las franjas y cómo son desviados por la gravedad de los planetas (especialmente en gigante Júpiter). Él y sus colegas también observan el cielo buscando meteoros que estallan en la Tierra. “Es una buena forma de comprobar nuestros modelos y descubrir nuevas franjas”, comenta.

Una de estas explosiones tuvo lugar el 27 de junio de 1998. Los observadores del cielo quedaron sorprendidos cuando llovieron cientos de meteoros desde la constelación Boyero durante aproximadamente una hora escasa. La Tierra había encontrado una nube de polvo tal como Mariner 4 había hecho años antes.

Los meteoros de 1998 estaban asociados a una conocida lluvia de meteoros llamada las Boótidas de Junio. Normalmente la lluvia es débil, mostrando solo unos pocos meteoros cada hora como máximo. Pero en 1998 fue intensa. Similares explosiones habían ocurrido, sin un patrón regular, en 1916, 1921, y quizás 1927.

La fuente de las Boótidas de junio es el cometa 7P/Pons-Winnecke, el cual orbita al Sol cada 6,37 años. El cometa sigue una ruta elíptica que lo lleva desde un punto cerca de la órbita de la Tierra a otro más allá de la órbita de Júpiter. La última visita de Pons-Winnecke al interior del Sistema Solar fue en 2002. La estela de polvo del cometa estaba evidentemente agrupada. Cuando nuestro planeta pasó a través de un punto denso en la franja de restos, estalló la lluvia de meteoros.

El resplandor de la lluvia de meteoros de las Boótidas de Junio.

Los pronosticadores de meteoros D.J. Asher and V.V. Emelyanenko (MNRAS 331, 1998, 126) habían calculado que los meteoros vistos en podrían retornar 2003, aunque 2004 es más probable. “Por esto es por lo que observar las Boótidas de Junio este año es importante: ninguna actividad ahora podría anunciar otra explosión en 2004″, comenta Robert Lunsford, Secretario General de la Organización Internacional de Meteoros, quien está animando a la gente a observar el cielo esta semana.

“El punto máximo de lluvia se espera que ocurra el viernes 27 de junio, sobre las 1930 UT (3:30 p.m. EDT)”, dice Lunsford. Aunque el horario favorece a los observadores del cielo del Medio Este y Sur de Asia, norteamericanos y europeos podrían ver algunos meteoros también.

Bill Cooke ofrece este aviso: “Salga tras la puesta de sol del viernes y mire hacia arriba. La constelación Boyero estará casi directamente sobre su cabeza”. Si la lluvia está activa, los observadores podrán ver uno o dos meteoros volando sobre Boyero cada minuto.

“Probablemente no se verá otra cosa que Boyero mismo”, advierte Cooke. Por otra parte, podrías observar una auténtica nube de meteoros… ya no desconocida.


Visita Spaceweather.com para actuaizaciones acerca de la lluvia de meteoros Boótidas de este año.

Fecha original : 2003-06-27

Eclipse solar

En Alaska y zonas de Europa, Asia y Canadá, el 31 de Mayo se podrá ver el primer eclipse de 2003.

Chris Go de Filipinas tomó esta imagen del Sol parcialmente eclipsado el 10 de Junio de 2002. [más]

Los eclipses totales de sol son sobrecogedores, dejan boquiabierto. Mucha gente que siente el frío barrido de la sombra lunar por primera vez y es testigo de la fantasmal aureola del Sol se convierte en trotamundos persiguiendo eclipses. Un eclipse total puede cambiar tu vida.

Los eclipses parciales, por otra parte, son simplemente divertidos.

Durante un eclipse parcial la Luna nunca cubre completamente al Sol. El cielo nunca oscurece. La aureola nunca aparece. Pero algo maravilloso sí que sucede. Pequeñas medias lunas aparecen inesperadamente por todos sitios.

Mira bajo un árbol. La luz solar que irradia a través de huecos en las hojas hace manchas en forma de media luna sobre el suelo. Mira las paredes de tu casa u oficina. Podrás ver algunas medias lunas proyectadas por aberturas en las persianas de la ventana. Las ventanas con cristales tallados son mejores aún. Sus ángulos similares a prismas curvan la luz solar y arrojan medias lunas coloreadas con el arco iris en lugares inesperados – perfecto para un cazatesoros.

Lectores de Science@NASA tomaron estas imágenes rayos con formas de media luna durante un eclipse solar parcial el 10 de Junio de 2002. [más]

Los observadores del cielo en Alaska, zonas de Canadá, la mayor parte de Europa y Asia pueden cazar medias lunas el 31 de mayo (UT) cuando la Luna se deslice por delante del Sol durante cerca de dos horas. Éste es el primer eclipse solar de 2003.

El próximo eclipse es parcial, no total, lo cual significa que la Luna nunca cubrirá completamente al Sol. Qué cantidad del Sol desaparecerá depende de donde vivas. En Estocolmo, por ejemplo, la cobertura será casi completa – aproximadamente el 85%. La media luna allí será fina. En Anchorage (Alaska) solo el 50% del Sol será cubierto. La media luna será gruesa. Pulsa aquí para ver mapas de eclipses y tablas de tiempos para cientos de ciudades.

Europa, Canadá y Alaska son buenos lugares para estar debido a que el eclipse sucederá en horas especiales: En Europa el evento se producirá al amanecer (sábado por la mañana, 31 de mayo); en Alaska y Canadá al atardecer (viernes por la tarde, 30 de mayo). Amaneceres y atardeceres son ya bastante bonitos cuando el sol es redondo. Pueden ser tan mágicos como un eclipse total cuando el sol es una media luna.

Atención: Aunque el sol pueda verse tenue y seguro para mirarlo cuando se mantiene bajo sobre el horizonte, es aún peligroso. Mirar fijamente al sol sin protección es prácticamente garantía de que causará daños a los ojos. Incluso un breve destello solar a través de telescopios sin filtro o prismáticos te dejará ciego. Usa siempre filtros apropiados o técnicas de protección solar seguras.

En la región polar de la Tierra grandes zonas de Groenlandia, toda Islandia, y el extremo norte de Escocia, este eclipse será anular. En el momento de eclipse máximo, la Luna se situará justo en el centro por delante del Sol, aunque sin cubrirlo por completo. La superficie brillante del Sol asomará alrededor del extremo lunar. En lugar de una media luna, el sol aparecerá como anillo ardiente.

Un eclipse solar parcial será visible el 31 de Mayo desde los lugares limitados por líneas rojas. La región rosa en forma de D muestra donde se puede ver un eclipse anular. [más]

Los astrónomos han tomado muchas imágenes de eclipses anulares a través de telescopios asegurados con filtros. Son magníficas. Más raro, quizás, podría ser una fotografía de un rayo solar en forma de anillo filtrado a través de las ramas de un árbol frondoso. O un anillo de color arco iris arrojado por las aristas de una ventana de cristal labrado.

Las imágenes proyectadas por el Sol son más que una simple forma de observar nuestra estrella. Son arte. Se curvan alrededor de las esquinas, alargándose a lo largo de las mesas. Bailan bajo los árboles cuando sopla el viento.

Curiosamente, los humanos tienen proyectores solares en su complexión: manos y dedos. Coloca una mano sobre otra, entrecruzando los dedos. Deja el suficiente espacio entre los dedos para formar una rejilla de cuadraditos. Puedes arrojar una colección de imágenes solares en casi cualquier cosa: perros, niños, paredes. Deja que tu imaginación sea tu guía.

Y disfruta. Es solo un eclipse parcial, después de todo.


Visita la Página Principal del Eclipse de NASA para más información acerca de éste y otros eclipses solares. SpaceWeather.com mostrará imágenes del eclipse el 31 de mayo y durante las siguientes semanas.

Fecha original : 2003-05-30

Eclipse lunar

Observadores de del Norte y Sur de América serán favorecidos con un eclipse lunar el 15/16 de Mayo de 2003

28 de Mayo de 2105: La escotilla se deslizó hacia un lado y Jack salió a la Luna.

El polvoriento suelo estaba brillante, reflejando la luz del Sol. Con los ojos entrecerrados Jack escudriñó el horizonte curvado. Allí: una mancha difusa en la distancia. ‘Perfecto’, pensó cuando se dirigía hacia allí, haciendo un salto Apolo.

“Bien, Jack”, la radio tuvo interferencias durante un momento. “Lo mejor es que te detengas y estés preparado. El eclipse comenzará en pocos minutos”.

“Papá… sé lo que hago”, transmitió, con su brusca voz de 14 años. Para probarlo, realizó un salto más y se detuvo. Jack no quería perderse nada.

Gruñendo, alcanzó detrás de su espalda – no tan fácil en un traje espacial presurizado – y tiró de unas correas de velcro. Un hábil gesto y ya lo tenía: la silla de campo de su bisabuelo. Durante casi 100 años, fabricada en lona verde y tubos de aluminio, la familia de Jack atesoró esa antigüedad.

Jack apretó la silla contra el polvo lunar, maniobrando alrededor y retorciendo el fondo de su traje espacial entre los estrechos apoyabrazos. Pulsando un botón en su guante, envió una corriente eléctrica a través de su visor, el cual se oscureció como unas gafas de soldador. “Me encantan estos materiales avanzados”, dijo sonriendo. Mirando fijamente en dirección al Sol, sus ojos estarían a salvo.

Durante la siguiente hora esperó pacientemente, observando el disco solar deslizarse tras algo grande y oscuro: La Tierra. Desde la Luna, la Tierra se veía tres veces y media más ancha que el Sol. A veces la Tierra estaba asombrosamente brillante, azul con nubes blancas. Aunque hoy, la cara nocturna del planeta estaba frente a la Luna.

Finalmente, el Sol desapareció. Es lo que había estado esperando…. Iluminada desde atrás, la atmósfera terrestre comenzó a brillar alrededor de su borde, rodeando el oscuro planeta con todos los colores de un atardecer. Y desde allí surge la aureola Solar: blanco pálido, sobresaliendo como el pelo de la hermana de Jack cuando sacudía sus pies en la alfombra de vuelta en el hábitat lunar.

Jack limpió su visor para disfrutar la visión.

El suelo a su alrededor no brillaba más. Estaba tenue y rojo oscuro – encendido con la luz del sol filtrada a través del borde de la atmósfera de la Tierra. De pronto todo el atardecer de la Tierra brillaba sobre Jack.

“Apuesto a que le encantaría ésto”, dijo Jack. Estaba pensando en su bisabuelo, Don Pettit, el oficial científico de la primera Estación Espacial Internacional. Don habría amado mirar puestas de sol y el rojo borde de la atmósfera terrestre desde la órbita. Cuando su servicio en el espacio terminó, el solía sentarse en esta vieja silla junto a la hoguera y contarle a sus chicos todo sobre eso, o eso contaba el padre de Jack.

La radio crepitó de nuevo: “¿Jack, estás viendo eso?”

“Por supuesto, papá, gracias”. Olvidó por completo ser brusco.

12 de Mayo de 2003: La astronomía en esta historia es real. El resto es ciencia-ficción – al menos por ahora.
Algún día los colonos lunares saldrán a las afueras a disfrutar tales eclipses. Éstos tienen lugar alrededor de dos veces al año siempre que la Tierra pasa directamente entre el Sol y la Luna. La sombra de nuestro planeta oscurece la Luna, mientras la luz del sol filtrada a través del borde de nuestra atmósfera la vuelve roja.

Aquí en la Tierra los llamamos eclipses lunares – y uno de ellos está cerca de producirse. El 15 y 16 de Mayo la Luna se deslizará a través de la sombra terrestre por primera vez este año.

El eclipse comenzará a las 10:00 p.m. EDT (7:00 p.m. PDT) en la tarde del Jueves, 15 de Mayo, o 0200 Universal Time (UT) del viernes por la mañana, del 16 de Mayo.

El fotógrafo canadiense Dominic Cantin capturó esta imagen de la Luna dentro de la sombra terrestre el 10 de Enero de 2000.

Al principio la Luna se verá blanca y brillante, como es habitual. Durante la hora siguiente, sien embargo, se sumergirá en la parte más oscura de la sombra de nuestro planeta – una región que los astrónomos llaman “penumbra”. Jack estaba en la penumbra cuando vio el rojo atardecer rodeando la Tierra. El 15 de Mayo la Luna estará en la penumbra aproximadamente 52 minutos, desde 11:14 p.m. a 12:06 a.m. EDT (8:14 a 9:06 p.m. PDT) o 0314 a 0406 UT del 16 de Mayo.

Cómo de oscura y roja aparecerá la Luna durante este intervalo depende de lo que esté flotando en la atmósfera terrestre. Las tormentas de polvo y erupciones volcánicas pueden llenar el aire de partículas que enrojezcan el atardecer y eclipsen la Luna del mismo modo. A veces la Luna está tan oscura que es casi invisible. Otras veces es una bonita sombra de brillo cobrizo.

Los observadores del cielo del Norte y Sur de América serán los favorecidos. Excepto en Alaska y algunas remotas áreas de Canadá, el eclipse será visible desde todas las partes de estos dos continentes. En Europa y África, las primeras fases del eclipse serán visibles solo durante un momento justo antes del amanecer del 16 de Mayo.

15/16 de mayo de 2003, mapa de visibilidad del eclipse lunar. [más]

El eclipse no será visible desde Australia o la mayor parte de Asia. O desde la Luna, pero solo porque no hay nadie allí para verlo… no aún.


Visita la Página Principal del Eclipse de NASA para más información acerca de éste y otros eclipses.

Fecha original : 2003-05-12

Líquidos en pausa

Experimentos en la ISS ayudarán a los ingenieros a aprender como manipular fluidos supercongelados

La estructura molecular de sólidos normales contra amorfos. Imagen cortesía Liquidmetal Technologies

Palos de golf de alto rendimiento. Cuchillos ultra afilados. Fibra óptica mejorada para telecomunicaciones. Incluso, materiales livianos para futuras astronaves.

¿Qué tienen todas estas cosas en común? Pueden ser fabricadas usando líquidos “supercongelados”: materiales líquidos que son enfriados bajo el punto de congelación normal y mediante un método especial son mantenidos en estado líquido.

Evitando la congelación normal, se puede conseguir que el líquido se transforme en distintas clases de sólidos. En la congelación normal, las moléculas del líquido se colocan ordenadamente en una red cristalina, como soldados en formación. Así es como el hielo, los metales normales, y de hecho la mayoría de los sólidos están formados. Los líquidos supercongelados solidifican de diferente forma.

Con el enfriamiento, se espesan y finalmente dejan de fluir – como un líquido “en pausa”. El resultado es un sólido cuyas moléculas se mantienen mezcladas en una red amorfa semi-aleatoria. Esta estructura molecular, más comúnmente encontrada en cristales de ventanas pero posible en metales, también, tiene propiedades especiales. La aleación de metales amorfos, por ejemplo, puede ser dos veces más fuerte y tres veces más elástico que el acero.

Hay un gran potencial para los productos realizados a partir de estos líquidos, pero son notoriamente difíciles de fabricar.

Un líquido supercongelado es un delicado e inestable estado de la materia. Él desesperadamente “quiere” cristalizar en un sólido normal. Todo lo que necesita es un lugar donde comenzar la cristalización – tal como la superficie cristalina de un muro de contención o incluso una mota de polvo – y el líquido de pronto se congelará en un sólido. En otras palabras, trabajar con líquidos supercongelados es como jugar con fuego: son propensos a “romperse” de pronto y arruinar el número.

Una muestra de las cosas que los fabricantes pueden mejorar usando fluidos supercongelados. Imagen cortesía Liquidmetal Technologies

Increíblemente, fabricantes de la Tierra han conseguido hacer algunos productos a partir de estos líquidos a pesar de todo: componentes de ordenadores, palos de golf, raquetas de tenis. Hay incluso un colector de viento solar a bordo de la astronave Génesis de NASA fabricado con metales amorfos supercongelados.

Estos elementos son solo el principio. Cuando los ingenieros aprendan más acerca de la física básica y propiedades de los fluidos supercongelados, estarán capacitados para hacer más cosas con ellos. Y aquí es donde la Estación Espacial Internacional (ISS) puede ayudar. En la ingravidez de la órbita terrestre, es posible estudiar los fluidos sin mantenerlos en contenedores que podrían disparar cristalizaciones prematuras.

Edwin Ethridge, un científico de materiales del Centro de Vuelo Espacial Marshall de NASA, y el Prof. William Kaukler de la Universidad de Alabama en Huntsville están trabajando en un modo de medir la viscosidad de los fluidos no contenidos en ningún recipiente a bordo de la ISS. Su idea es simple: Si dos gotas flotantes de un líquido se tocan entre sí, se fundirán para formar una única gota mayor. La velocidad de esta unión está parcialmente controlada por la viscosidad – el agua se unirá mucho más rápido que la miel, por ejemplo. Por esto, mirar esta velocidad permitirá a los científicos medir la viscosidad del líquido.

Unas buenas medidas de viscosidad son críticas para trabajar con fluidos supercongelados, los cuales se espesan radicalmente cuando se enfrían. La fricción entre moléculas en uno de estos fluidos enfriados puede dispararse más de mil billones de veces (1015) que si solidifica. Sin un gráfico trazado de cómo ocurre este espesamiento con relación a las temperaturas de enfriamiento, los ingenieros no pueden fácilmente moldear estos líquidos en formas útiles.

La velocidad a la cual las gotas se unen depende de su viscosidad.

Para comprender el porqué, imagina qué ocurriría si diseñas un molde con cantidad de rincones y grietas para que este trabaje bien con líquidos supercongelados del espesor del aceite vegetal. Pero cuando se vierte el líquido supercongelado en el molde, enfriándolo ligeramente, causa una inesperada complicación con mil pliegues – transformando el líquido en espeso como la miel. El objeto producido a la vista es más similar al arte moderno que a productos vendibles.

Obtener los datos para hacer las curvas de viscosidad contra temperatura es la última etapa de la investigación de Ethridge y Kaukler. Su próximo experimento, llamado Medidas de Viscosidad de Fluidos Fusionados (en inglés Fluid Merging Viscosity Measurements FMVM), es una prueba del concepto. Esto mostrará cómo las medidas de viscosidad de fluidos no contenidos en recipientes pueden ser realizadas en el entorno de microgravedad de la ISS.

La física es bastante dura, pero los científicos tienen que superar otro problema también: debido a que las salas para envío de equipo de investigación hacia la estación están limitadas mientras la flota de la lanzadera está en tierra, los investigadores tenían que encontrar una forma para hacer sus experimentos usando cosas que puedan ser introducidas dentro del cohete de suministros Russian Progress o que ya se encontrara a bordo de la estación.

“He seleccionado 8 líquidos para probar”, dice Ethridge. “Han sido cargados en jeringuillas que serán lanzadas en un cohete Progress hacia la estación espacial”. Uno de ellos es miel normal. Aunque ésta solo cristaliza muy lentamente, la miel es en realidad un líquido supercongelado. Funciona perfectamente para probar que este método de “gotas flotantes” puede medir con precisión la viscosidad de un líquido.

La fuerza y elasticidad de los sólidos amorfos (‘Glassy Alloys’ en el dibujo) son superiores a la mayoría de otros materiales.

El experimento se desarrollará así: La miel (o alguno de los otros líquidos) será extraída de su jeringuilla y colocada como finos hilos. “En la estación espacial están disponibles hilos de Nomex y pueden ser usados para confinar y controlar las gotas de líquido en órbita. El hilo de soldar fino puede ser usado también para manipular las gotas”, comenta Ethridge. Con una gota aferrada a cada hilo o a cada dos, un miembro de la tripulación podría acercarlas lentamente, permitiendo a las gotas tocarse suavemente y fundirse. Una video cámara guardada a bordo de la estación grabará qué sucede cuando las gotas lentamente forman una figura de cacahuete y finalmente una sola esfera.

De vuelta en la Tierra, los investigadores examinarán la secuencia fotograma a fotograma para determinar exactamente cómo de rápido se funden las gotas. Debido a que la viscosidad de las muestras de prueba es ya conocida, los investigadores pueden comparar el valor medido con el valor real para ver si están en la pista correcta.

Los investigadores actualmente planean llevar el experimento FMVM algún tiempo durante la Expedición 8, la cual está programada para comenzar a finales de Octubre. Su trabajo podría concluir en una nueva forma de conocer la viscosidad de líquidos supercongelados. Y después de esto… no se sabe, pero los palos de golf y los artículos de cocina son sólo el comienzo.


Fecha original : 2003-10-16

Un extraño “El Niño”

“El Niño” 2002-03 se ha resistido a estereotipos con su conducta impredecible

¿Lluvias e inundaciones? Esta vez no. El Sur de California ha estado cálido y seco gran parte del invierno de “El Niño” 2002. Copyright Michael Pole, todos los derechos reservados

“Cada “El Niño” tiene una personalidad propia, y el último ha sido bastante estrafalario”, dice Patzert, quien trabaja en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de NASA. Aquí en el Sur de California esperamos que “El Niño” traiga copiosas lluvias. Pero el tiempo este invierno ha tenido una división de personalidad, alternando entre meses cálidos y secos con otros muy fríos y húmedos.

Extraño. Pero no es solo en el Sur de California. Otras partes del mundo han tenido tiempo raro de “El Niño” también.

“El Niño” es una perturbación climática global que aparece cada 4 a 7 años cuando cambian los vientos que soplan a través del Océano Pacífico debilitándose o incluso invirtiéndose. (Por qué sucede esto, no se sabe).

Normalmente estos vientos soplan de América hacia Australia, empujando las superficies de agua calentadas por el sol de Este a Oeste. “Las aguas templadas se acumulan cerca de Australia en una región que llamamos ‘la piscina templada’”, dice Patzert.

¿Qué sucede cuando los cambios de vientos fallan? Que las aguas cálidas chapotean en dirección este hacia atrás a través del Océano Pacífico. Podemos ver en satélites de NOAA y NASA mapas de la temperatura y altura de la superficie marina: una banda de agua más templada y alta estirándose a lo largo del Ecuador desde el Pacífico Medio a las costas de Perú y Ecuador.

Una comparación de la franja de temperatura de “El Niño” en Dic. 1997 y Dic. 2002. Las anomalías en la temperatura de la superficie marina en estos mapas fueron computadas desde medidas de la temperatura de la superficie marina tomadas por el sensor AVHRR o los satélites polares en órbita de NOAA. [más]

Esta franja cálida tiene múltiples influencias en los patrones globales de humedad y viento. Por ejemplo, desvía el curso de la corriente — un “cinturón de transporte” para las tormentas – las cuales en consecuencia afectan al tiempo sobre gran parte del globo, especialmente el continente Norte Americano.

En términos de temperaturas de superficie marina, “El Niño” 2002-03 ha sido más templado que el descomunal “El Niño” de 1997-98. Recientes imágenes del satélite de NASA/CNES Jason-1 muestra que el Pacífico Medio-Ecuatorial estaba solo 2°C más cálido que la media en 2002, comparado con el enorme, eterna lengua de agua que estuvo hasta 5°C más cálido que la media se apiló a lo largo de la costa de América en 1997.

Pero no podemos llamar a este “El Niño” débil. Es más complicado que eso. En algunos lugares sus efectos han sido inusualmente severos. “Toma Australia, por ejemplo”, dice Patzert. El Niño normalmente causa sequías allí – y este año no es una excepción. Lo que es curioso es que la sequía de 2002 (cuando “El Niño” fue moderado) es peor que la sequía de 1997 (cuando “El Niño” fue más duro)

Mientras tanto en Ecuador y Perú, países donde “El Niño” normalmente descarga lluvias torrenciales e inundaciones, “El Niño” de 2002 ha tenido poco efecto. Nueva Inglaterra también ha sufrido tiempo contrario: El invierno de “El Niño” de 1997 fue inusualmente templado. Este invierno ha sido terriblemente frío.

Los colores de esos mapas representan anomalías en la temperatura – diferenciadas de la temperatura de la superficie marina media durante las fases cálida y fría de la PDO. [más]

“Este “El Niño” definitivamente tiene un personalidad diferente al de 1997-98″, dice Patzer.

Patzert especula que el “El Niño” 2002 es ambas cosas más moderado y extraño que el último debido a algo llamado “La Década de Oscilación del Pacífico” (PDO) La PDO es un sutil patrón de temperatura de la superficie marina en el Océano Pacífico. “Parece una herradura tan grande como el Océano Pacífico mismo, lentamente cambiante entre fases cálidas y frías cada 20-30 años”.

Este mapa de temperatura de superficie marina de Feb. 2003 muestra aguas más frías emergiendo cerca de la costa de América del Sur. ¿Un signo distintivo de “La Niña”? Bill Patzert lo piensa.

De algún modo –no se conocen los detalles – la PDO influye en “El Niño”: Si “El Niño” comienza durante una fase fría de la PDO, “El Niño” tiende a ser más moderado y menos predecible. “El Niño” que comienza durante una PDO cálida es más fuerte “de mejor comportamiento, en el sentido que podemos predecir sus consecuencias”, comenta él.

En 1997-98 la PDO estuvo en una fase cálida –de ahí la fuerza de “El Niño”. Desde entonces la PDO se ha enfriado. “Las temperaturas de la superficie oceánica tropical alrededor de la zona cálida de “El Niño” ahora lo son menos que en 97-98 y más de lo que fueron durante los 50, 60 y principios de los 70 – la última vez que la PDO estuvo en una fase fría y “El Niño” fue relativamente suave”, dice Patzert.

¿Qué es lo siguiente?

Patzert, sin embargo, piensa que este “El Niño” esta cerca de su final. “La última temperatura de superficie marina y mapas de nivel del mar desde el espacio muestran una tendencia al enfriamiento en el Pacífico Ecuatorial”. LA franja cálida de “El Niño” está dando paso a una banda fría de agua que podría anunciar a “La Niña”.

“Cuando los vientos cambiantes retornen, retornarán con una venganza”, explica él. No solo hará el empuje de aguas cálidas superficiales de vuelta a Australia, también arrastrará aguas más frías de lo usual desde las profundidades. “Esto es a lo que llamamos “La Niña”. Tiene patrones de tiempo propios. En este caso “La Niña” podría probablemente traiga continuas sequías a lo largo de gran parte del Oeste de Estados Unidos”, dice Patzert.

La Niña a veces, pero no siempre, sigue a “El Niño”. En 1998 la transición sucedió en el mes de Mayo. Esta vez parece que sucederá en Marzo – de nuevo, extraño.

“Tenemos que esperar y observar”, advierte Patzert. “El Niño” de 2002 podría tener más sorpresas guardadas. Nada más no sería típico.


Fecha original : 2003-03-14

Una extraña lluvia de meteoritos

La Tierra se aproxima a unos restos de cometa que podrían desatar una inusual lluvia de meteoritos

Jim Young fotografió esta bola de fuego Leónida en 1966. [más]

“¡Sentimos que necesitábamos ponernos cascos de seguridad! El cielo estaba absolutamente repleto de meteoros”, recuerda el astrónomo Jim Young del Observatorio Table Mountain del JPL. La Tierra acababa de sumergirse en un grupo de restos depositados por el cometa Tempel-Tuttle; dando como resultado una tormenta de meteoritos, las Leónidas de 1966, fueron literalmente deslumbrantes.

Este fin de semana podría suceder de nuevo.

El 1 de Marzo, 2003, alrededor de las 21:54 hora universal (UT), nuestro planeta encontrará un grupo de restos polvorientos del cometa “sólo a 12 000 km de La Tierra. Lo cual es más cercano que el grupo de restos de Leónidas de 1966″, dice Bill Cooke del Centro de Vuelos Espaciales Marshall del Equipo de Entornos Espaciales de NASA.

La fuente del polvo esta vez es el Cometa Bradfield (C/1976 D1) – un cometa de poco brillo descubierto en 1976 por Bill Bradfield de Australia. Este se desplaza por el interior del Sistema Solar aproximadamente cada 1000 años.

“Nunca antes hemos observado un meteoro estallando desde el cometa Bradfield”, dice Cooke. Esto no es una sorpresa: La órbita del cometa está inclinada por esto la lluvia es solo visible desde zonas lejanas del hemisferio sur de nuestro planeta. Los puntos de mejor visión están cerca de la costa de la Antártida… “y a bordo de la Estación Espacial Internacional”, añade Cooke.

Los meteoritos que llegan desde el cometa Bradfield caerán en el hemisferio sur de La Tierra. Estos tres fotogramas describen La Tierra vista desde el grupo de meteoritos una hora antes (izquierda), durante (centro) y una hora después (derecha) del esperado estallido. Crédito de la imagen: Peter Jenniskens de NASA Ames.

Los investigadores están interesados en esta remota lluvia debido a su fuente: un cometa de periodo largo.

La mayoría de lluvias de meteoritos como las Leónidas, están causadas por cometas de periodo corto que circulan el Sol cada pocos años o décadas. Estos visitantes frecuentes son fáciles de encontrar rutinariamente rastreados por astrónomos. Los cometas de periodo largo, por otra parte, pasan la mayor parte del tiempo en oscuros huecos del espacio más allá de Plutón; la enorme mayoría aún permanecen sin descubrirse. Con poco cuidado uno podría lanzarse en picado desde el exterior del Sistema Solar y pasar incómodamente cerca de nuestro planeta.

Peter Jenniskens del NASA Ames Research Center y del Instituto SETI piensa que la lluvia de meteoritos podría proporcionar un sistema distante de alerta prematura para tales objetos. Él y su colega Esko Lyytinen recientemente examinaron las órbitas del polvo de todos los cometas de periodo largo conocidos e identificaron cinco nuevas lluvias potenciales durante los próximos 50 años – incluyendo la de este fin de semana. Aunque el cometa Bradfield no representa una amenaza para La Tierra, dice Jenniskens, podría mostrarnos como sería una “lluvia de meteoritos de periodo largo”.

El oficial científico de la estación espacial Don Pettit mira hacia abajo La Tierra a través de la ventana del Laboratorio Destiny.

Jenniskens está viajando a Cape Town, Sudáfrica. “Intentaré observar esta explosión con la ayuda de los miembros de la Sociedad Astronómica de Sudáfrica, encabezada por Tim Cooper”, comentó. Incluso en el extremo Sur de África, los meteoros serán difíciles de ver. La lluvia caerá en la constelación Tucana, el Tucán, la cual pasa sobre nuestras cabezas a latitud de -64º S. Tucana estará justo 14º por encima del horizonte de Cape Town durante el momento esperado, esta baja altitud reduce enormemente el número de meteoros visibles. “Me sentiré feliz si me es posible ver alguno”, dice Jenniskens.

Los astronautas tienen una vista mejor. “La estación Espacial Internacional estará sobre el hemisferio sur en una excelente posición para ver los meteoros de este evento”, dice Cooke. Mirando hacia fuera de la ventana de la estación, los miembros de la tripulación podrían observar meteoros desintegrándose bajo ellos en la atmósfera. “Aunque se transformase en una lluvia de meteoritos veloces, lo cual dudo, no habría peligro para la pesadamente reforzada estación”, comenta Cooke. LA tripulación puede relajarse y disfrutar el espectáculo. (Lectura recomendada: Ciencia@NASA “Estación Espacial Lluvia de Meteoros“.)

Ésta no es la primera estela de polvo de un cometa de largo periodo que Jenniskens ha estudiado. En 1995, miembros de la Sociedad de Meteoros Holandesa lo ayudaron triangulando meteoritos de una espectacular explosión de alfa-Monocerotid sobre España ese año. Demostraron que el polvo estuvo en un largo periodo de órbita (mucho más largo de 150 años). “Esta lluvia probó que los cometas de periodo largo tienen estelas de polvo”, dijo él. “Y muestra aspectos peculiares tales como meteoros pobres en sodio con una inusual alta densidad”.

¿Son estos los signos indicadores de un cometa de periodo largo? La explosión de este fin de semana podría proporcionarnos datos valiosos. O no. Puede que nadie vea meteoros del cometa Bradfield porque no haya nada que ver. Jenniskens no necesita una deslumbrante tormenta como las Leónidas de 1966 para enterarse de lo que quiere conocer. Aunque unas pocas estrellas fugaces el uno de Marzo podrían ser un gran evento.


Nota del Editor: Tras la Antártida y la ISS, los siguientes mejores sitios para observar esta lluvia son Sudáfrica y la costa suroeste Australiana. Debido a que la lluvia se espera breve, es importante mirar en la hora correcta: entre 20:54 y 22:54 UT del 1 de Marzo de 2003.

Fecha original : 2003-02-28

La ciencia que no puede hacerse en la Tierra

La lanzadera espacial Columbia despegó hoy en una misión dedicada a la investigación científica

Evangelista Torricelli – ¿el primer investigador espacial? [más]

El año es 1643. Evangelista Torricelli, un ayudante de Galileo, vertió un poco de mercurio en un tubo de vidrio y colocó su pulgar sobre un extremo. Entonces intentó verter el mercurio fuera, pero no sucedió nada. Se había formado un pequeño vacío entre su pulgar y el mercurio; de alguna manera ésto sostenía al pesado líquido en su sitio.

Había descubierto el vacío.

Hoy en día, los niños en los restaurantes hacen rutinariamente lo mismo usando pajitas y agua o leche, pero en los tiempos de Torricelli la noción de vació fue radical. Aristóteles mismo había declarado que la naturaleza aborrecía los vacíos. Los científicos, sin embargo, pronto aprendieron a amarlos.

Una cámara de vacío de laboratorio es como un trozo de espacio exterior en la Tierra. Es un maravilloso lugar para hacer experimentos que serían imposibles en la espesa atmósfera de nuestro planeta. La investigación del vacío y presión de aire ha llevado a las bombillas, circuitos integrados, comidas liofilizadas, aceleradores de partículas, microscopios electrónicos – incluso previsión del tiempo y vuelos humanos. Torricelli estaría sorprendido.

Pequeñas bolas de fuego fotografiadas a bordo de la lanzadera espacial Columbia en 1997. [más]

Se podría decir que el trabajo de Torricelli marcó el comienzo de la investigación espacial. “Pero hay muchos aspectos del espacio que no podemos imitar en la Tierra”, dijo el Dr. John Charles del Centro Espacial Jonson de la NASA en Houston. “Podemos bajar la presión del aire en un laboratorio con cámaras de vacío y bombardear muestras con radiación similar a la del espacio. No podemos eliminar la gravedad, si bien, podemos despreciarla desde arriba”.

Algunos experimentos simplemente no se pueden realizar en La Tierra. Por esta razón la NASA está construyendo la Estación Espacial Internacional, un laboratorio de investigación permanente de baja gravedad. También por esto la NASA programa misiones de lanzaderas espaciales dedicadas a investigación científica.

Una de tales misiones comenzó esta mañana cuando la lanzadera espacial Columbia (STS-107) despegó llevando más de 80 experimentos científicos. Alrededor de la mitad son comerciales, patrocinados por empresas que esperan situarse con ventaja ante el próximo gran negocio.. El resto es pura ciencia. “Estamos haciendo experimentos de Física Fundamental, biología, seguridad contra el fuego, medicina, clima… la variedad es impresionante”, dijo Charles, quien es el científico de la misión STS-107.

“El espacio es un verdadero entorno alien”, dijo Charles. “Muchas cosas se comportan de forma distinta aquí arriba”.

La mayoría de los experimentos a bordo del STS-107 tendrán lugar dentro de un módulo SPACEHAB dos veces mayor que el que se muestra aquí en el área de carga de la lanzadera espacial Discovery in 1998. [más]

Las llamas son un buen ejemplo. Sobre la Tierra, las llamas tienen una forma de lágrima causada por el aire caliente elevándose en un campo gravitatorio. A bordo de una nave espacial, sin embargo, las llamas se dispersan en pequeñas bolas que se mueven alrededor como OVNIs. Se queman casi sin usar combustible – algo que los investigadores intentan replicar en motores de automóviles con ahorro de combustible. Uno de los experimentos en STS-107, llamado SOFBALL-2, quemará algunas bolas de fuego y medirá sus propiedades. Los científicos esperan aprender como arden y que mantiene la llama.

El cerebro humano es otro ejemplo. Un astronauta que acaba de colocarse en órbita tiene algunos grandes cambios que hacer: No hay “arriba o “abajo”. Si dejas caer algo esto no cae. Y solo intenta capturar una pelota lanzada por un compañero! El cerebro se adapta a la ausencia de peso construyendo “un modelo” o subrutina mental que dice al cuerpo como interpretar estas experiencias tan inusuales. En poco tiempo, dormir boca abajo no es problema. No se sabe como el cerebro construye tales modelos, pero los neurocientíficos quieren llegar a saber ya que muchos creen que este modelado es la llave para el aprendizaje diario humano. Científicos de la NASA estudiarán este proceso entre los miembros de la tripulación del STS-107.

¿Cómo de diferente es el espacio? Ni siquiera las flores huelen igual. El gigante de la industria de la perfumería International Flavors and Fragrances (IFF) descubrió esto en 1998 cuando enviaron una rosa de pitiminí llamada “Overnight Scentsation” en órbita a bordo de la lanzadera espacial Discovery (STS-95). La flor desarrolló un ‘aroma florar de rosa’ algo distinto de su olor natural en La Tierra. La nueva fragancia desde entonces ha sido incorporada en “Zen”, un perfume producido por la compañía Japonesa Shiseido. En esta ocasión en el STS-107 IFF los científicos enviarán dos flores en órbita – una rosa de pitiminí y una flor asiática del arroz. Esperan que el par junto produzca aromas aún más exóticos que los anteriores.

“Estos son solo tres ejemplos”, dice Charles. “Hay alrededor de 77 experimentos más a bordo del Columbia – todos igualmente excitantes”.

Dirigir tantos experimentos es un gran trabajo. Para llevarlo a cabo, el la tripulación del Columbia estará formada por siete miembros que serán divididos en dos grupos, Azul y Rojo, que trabajarán turnos de 12 horas. Esto permitirá investigar para usar 24 horas al día durante los 16 días de misión completos.

Todas las investigaciones a bordo del Columbia alguna meta específica tal como mejorar motores de automóviles o descubrir nuevos aromas. Pero los grandes premios, dice Charles, son desconocidos. “Nadie en el siglo XVII podría haber predicho donde nos llevaría el simple experimento de Torricelli. De igual forma, nadie puede predecir a donde nos llevará a nosotros la investigación de la baja gravedad”.

“Ésto es casi seguro, aunque, lo que nosotros predecimos desde nuestra rudimentaria experiencia será solo una pequeña fracción de los beneficios finales”.


Nota del Editor: Al contrario de la creencia popular, hay gravedad en la órbita de La Tierra. De otra forma la lanzadera volaría hacia el espacio en lugar de orbitar nuestro planeta. Los astronautas (y sus experimentos científicos) experimentan ausencia de peso porque la lanzadera está en caida libre. La próxima semana publicaremos un artículo acerca de diminutas desviaciones de ausencia de peso desde STS-107, y como esto afecta a algunos de los experimentos de a bordo.

Fecha original : 2003-01-16

Astrobiólogos encuentran evidencias de las primeras formas de vida en tierra

Científicos del instituto de Astrobiología de la NASA han descubierto evidencias de que la vida microbiana emergió a la tierra hace entre 2600 y 2700 millones de años, mucho antes de lo que se pensaba previamente.

Científicos del Instituto de Astrobiología de la NASA han descubierto restos fosilizados de materia microbiana que se desarrolló en tierra hace entre 2600 y 2,7 millones de años en el distrito Este de Transvaal de Suráfrica.

Este importante descubrimiento presenta la más fuerte evidencia a día de hoy de que la vida en tierra tuvo lugar en una etapa mucho más temprana en la historia de la Tierra de lo que previamente creían la mayoría de científicos. Esto también sugiere que una capa de ozono y una atmósfera rica en oxígeno ya existían en la Tierra hace 2600 millones de años, ambas condiciones necesarias para que la vida emergiera a la tierra. El resultado fue publicado el 30 de Noviembre de 2000, en un artículo de la revista Nature.

“Esta importante investigación emprendida por un grupo de NAI incluida dentro de la estrategia de la NASA para usar análogos terrestres, particularmente análogos presentes en los primeros momentos de la Tierra, como modelo para testear la hipótesis de que la vida existe, o haya existido, en Marte o en alguna parte en en Universo”, dijo Dr. Baruch Blumberg (Nobel ‘76), director del consorcio de investigación de NAI. “El principal objetivo del NAI es encargarse de la ciencia básica que es necesaria para el desempeño de la NASA y las misiones de ciencia espacial”.

El descubrimiento también ha tenido otras implicaciones importantes para la NASA. “La sugerencia de que una capa de ozono existía tan pronto como hace 2600 millones de años estimulan nuestras opciones en la búsqueda de vida en planetas que orbiten otras estrellas”, dijo Dr. Michael Meyer, científico de la disciplina de astrobiología en el cuartel general de la NASA, Washington, D.C. El ozono podría ser fácilmente detectable por el Buscador de Planetas Terrestres, un proyecto de misión de interferometría en el Programa de Orígenes de NASA
La materia microbiana descubierta por los investigadores está compuesta principalmente por cianobacterias, el principal organismo que genera oxígeno a partir de agua y dióxido de carbono atmosférico usando la luz del sol.

“Este hallazgo es similar al que los científicos hicieron con los organismos marinos”, dijo el Dr. Hiroshi Ohmoto, co-autor del artículo de Nature, miembro del NAI, director del Centro de Investigación Astrobiológica y miembro facultativo en el departamento de Geociencias en la Universidad de Pennsylvania State . “Algunos científicos pensaban que ningún organismo viviente existió en los océanos terrestres antes de hace 500 millones de años. Entonces ellos estudiaron la materia carbónica en antiguas rocas sedimentarias depositadas en los océanos y hallaron que vivieron organismos en los océanos hace al menos 3800 millones de años”, dijo él.

Una variedad de datos geoquímicos y paleontológicos sugieren que los microorganismos florecieron en los océanos Terrestres hace al menos 3800 millones de años, pero los científicos son incapaces de ponerse de acuerdo en cuando colonizó la tierra el primer microorganismo.. El más antiguo resto indiscutible de organismos terrestres son actualmente microfósiles de 1200 millones de años descubiertos en 1994 en Arizona por Dr. Paul Knauth, miembro del NAI y del equipo de astrobiología de la Universidad de Arizona State. Sin embargo, muchos científicos creen que la superficie de la tierra fue estéril hasta hace 500 millones de años aproximadamente, cuando aparecieron las primeras plantas vesiculares.

Ohmoto notó que la materia orgánica encontrada en Suráfrica apareció principalmente como vetas paralelas en los antiguos lechos de 2600 millones de años. Esto sugiere que el las vetas orgánicas son restos de biomateria que se desarrolló en la superficie terrestre fue atrapada mientras se formaba la tierra. El equipo descubrió los “adecuados” ratios de elementos químicos esenciales para la vida( carbono, hidrógeno, nitrógeno and fósforo) en la materia carbónica del Este de Transvaal. Esto provee una fuerte evidencia de que la materia carbónica es algo más que un origen abiótico, de acuerdo con Ohmoto.


Fecha original : 2001-01-18

La danza de los planetas gigantes

Un equipo de cazadores de planetas anunció el 9 de Enero un descubrimiento que ayudará a los investigadores a entender la migración planetaria y como influye el empuje gravitacional de unos planetas en otros.

Un equipo de cazadores de planetas anunció el 9 de Enero un descubrimiento que ayudará a los investigadores a entender la migración planetaria y como influye el empuje gravitacional de unos planetas en otros. El descubrimiento fue anunciado en el encuentro de la Sociedad Astronómica Americana en San Diego.

Los “detectives de planetas” de la Universidad de California en Berkeley, NASA y otras instituciones descubrieron el par planetario cerrado el cual parece tener órbitas “resonantes”, moviéndose en sincronía alrededor de la estrella con periodos orbitales de 60 y 30 días. Debido a esta razón de 2 a 1, el planeta interno gira alrededor de la estrella dos veces por cada órbita del externo. Gravitacionalmente tiran cada uno del otro para mantener esta sincronización.

“La resonancia entre los planetas orbitantes está entre los más excitantes descubrimientos en detección de planetas hasta la fecha”, dijo el Dr. Jack Lissauer, científico del Centro de Investigación Ames de la NASA y miembro del Instituto de Astrobiología de la NASA. Una “resonancia” es similar a la vibración armónica producida por el punteo de dos notas en un instrumento de cuerda. Este Pas de Deux(*) gravitacional entre los dos planetas es común entre lunas y asteroides, pero no entre planetas. Los recortes de las órbitas elípticas de los dos planetas recientemente detectados también parecen estar cercanos a un alineamiento perfecto.

Lissauer y Eugenio Rivera, estudiante graduado es la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook, usaron un modelo numérico para demostrar la estabilidad de las órbitas cercanas gemelas alrededor de la estrella conocida como Gliese 876, una tenue enana roja a 15 años luz de la Tierra en la constelación de Acuario. “Las cuestiones sobre la migración planetaria y la influencia gravitacional están aún muy poco claras”, comentó Lissauer.

“Este descubrimiento es significativo por varias razones”, dijo Lissauer. “Este es el primer sistema planetario extra-solar en mostrar una fuerte resonancia. Es además la estrella conocida más pequeña en tener planetas orbitando, mucho menos dos”, dijo Lissauer.

Los dos planetas unidos gravitacionalmente tienen masas de al menos 0.5 y 1.8 veces la masa de Júpiter, dijo el. El compañero planetario interno no fue reconocido al principio debido a que la resonancia de la órbita permitía al par de planetas enmascararse como un planeta simple con una órbita alargada.

Los dos planetas orbitantes están localizados relativamente cerca el uno del otro, entre 0.08 Unidades Astronómicas (la distancia entre la Tierra y el Sol) entre ellos, menos de un tercio de la distancia de la Tierra a su vecino
más cercano, Venus.

En nuestro Sistema Solar, la única resonancia conocida entre un par de planetas es Plutón, el cual orbita al sol dos veces por cada tres órbitas de Neptuno al Sol.

Junto a Lissauer, el equipo de cazadores de planetas que descubrieron el sistema incluye a Drs. Geoff Marcy y Debra Fischer de la Universidad de California en Berkeley; Dr. Paul Butler de la Institución Carnegie de Washington; y Dr. Steve Vogt de la Universidad de California en Santa Cruz.

Aunque significante e inusual, el descubrimiento requerirá más modelado antes de que los investigadores puedan determinar que significa la resonancia que descubrieron.

El equipo basó ambos conjuntos de sus conclusiones en 6 años de precisas medidas Doppler y obsevaciones hechas desde el telescopio Keck I desde Mauna Kea en Hawaii y en el telescopio del observatorio Lick en California. La investigación es parte de un proyecto multianual para buscar planetas entre 1100 estrellas en un rango de 300 años luz de la Tierra. El proyecto está financiado por la NASA, la Fundación Nacional de Ciencia y Sun Microsystems.


(*)Nota del Traductor: Pas de Deux es un tipo de danza, haciendo referencia al título del artículo.

Fecha original : 2001-01-16

Centrales eléctricas terrestres

Una curiosa proteína llamada bacteriorodopsina convierte la luz en energía metabólica. Tras 30 años de investigaciones, esta proteína ha revelado finalmente algunos de sus secretos.

Dada la importancia de la chispa eléctrica para toda la vida celular, una extraña proteína, entre otras – llamada bacteriorodopsina – transforma la luz en energía metabólica. Este proceso ha estado siempre rodeado de misterio, pero tras 30 años de investigaciones esta proteína ha revelado algunos de sus secretos. Como informó el boletín del 10 de Agosto de la revista Nature, tres piezas de este puzzle biológico comienzan a encajar.|

La bacteriorodopsina es una proteína con un color morado intenso encontrada en microbios que viven en medios ambiente extremos tales como lagunas y pantanos salados. Esta proteína fotosensitiva provee de energía química a estos microbios – a veces llamados Halobacterias. También da a las Halobacterias su característico brillo en colores rojo y morado.

Cuando los nutrientes son escasos, la membrana celular que es rica en bacteriorodopsina entra en acción. Sirven como enzimas fotoconversoras que mantienen en ciclo de vida del organismo en funcionamiento. Específicamente, en respuesta a la luz la bacteriorodopsina bombea protones a través de la membrana, transportando iones cargados dentro y fuera de la célula. De esta forma, la bacteriorodopsina es una central eléctrica de proteína que se conecta en tiempos de escasez, cambiando el color de morado a amarillo cuando está absorbiendo luz.

Tal y como resalta el artículo de Nature, esta función de la bacteriorodopsina se puede comprender mejor analizando su estructura atómica. Este tipo de análisis ha mostrado que cuando la bacteriorodopsina absorbe un fotón de luz, esta pasa a través de un ciclo de cambios estructurales. Cada cambio en la estructura molecular es llamado “intermedio”.

Es sabido desde hace tiempo que la bacteriorodopsina atraviesa distintos intermedios durante el ciclo de bombeo de protones. Estas fases han sido marcadas como K, L, M, N, y O cada una de ellas fácilmente identificable debido a que la bacteriorodopsina cambia de color en cada fase del proceso.

En cambio la transición entre las fases no ha sido fácil de estudiar. Las proteínas de membrana como la bacteriorodopsina no se comportan de forma predecible en soluciones acuosas (algunas como aceite y agua mezcladas) y de este modo no pueden ser estudiados en transición o como fotogramas estáticos.

Par estudiar algo tan pequeño como moléculas de proteina, los científicos usan normalmente la difracción de rayos X. Cristalizar las líneas de proteínas colocándolas en una matriz regular. El cristal es entonces colocado en un chorro de rayos X. Esto produce un patrón difuso que muestra un dibujo de la proteína. El dibujo es similar a una sombra proyectada a través de un vallado – el contorno de la sombra indica que el bloque estructural básico de la valla es un tablero rectangular. Pasando los rayos X a través de un cristal de proteína indica la forma de la proteína, donde está localizada, y finalmente como quizás trabaje.

Sin embargo, la estructura cristalina de la bacteriorodopsina no ha sido fácil de obtener. No sólo es en general difícil de cristalizar proteínas de la membrana, sino que a la bacteriorodopsina no le gusta ser atrapada en estos estados inestables intermedios. Estas dificultades técnicas solo han podido ser superadas a lo largo del último año. La proteína fue cristalizada en órbita a bordo de la lanzadera espacial por un grupo de científicos de la Universidad Justus-Liebig de Glessen, Alemania y el Instituto de Química Fisiológica de Hamburgo. Las condiciones de microgravedad de la órbita espacial mejoraron el proceso del crecimiento del cristal para proteínas de membrana con dificultades como la bacteriorodopsina. La forma cúbica de los cristales espaciales muestran un volumen 20 veces mayor comparados con su homólogo generado en la tierra. El gran volumen de los cristales generados en el espacio ayudará a los científicos a leer el cianotipo de la proteína y entender su funcionamiento.

Los datos publicados por distintos laboratorios están de acuerdo: La luz recibida es convertida en algún tipo de carga eléctrica o diferencia alcalino-ácida (pH) entre el interior y el exterior de la membrana de una célula viva.

La mayoría de vida biológica depende de este tipo de mecanismos para el transporte de iones, neurotransmisores, encimas, residuos y otras biomoléculas. Gran parte de la vida en sí misma está íntimamente ligada al éxito y eficacia de la transformación de luz, directamente como en la fotosíntesis o indirectamente a través de procesos químicos como en la digestión.

El estudio de la bacteriorodopsina nos ayuda a comprender mejor a las primeras formas de vida microbianas conocidas como Archaea (arqueobacterias). Estos organismos viven en algunos de los más extremos medios ambientes de La Tierra, afrontando agua hirviendo, alcalinos, ácido, o aguas muy saladas, terrenos de alta radiación y metales pesados. Las arqueobacterias, sin embargo, no están restringidas solo a entornos extremos, también podemos encontrarlas de formas abundante en el plancton del mar abierto. Estudiando tales técnicas de supervivencia podríamos ayudar a los investigadores a producir nuevas teorías sobre la evolución en la tierra, y quizá también en otros planetas.

¿Qué es lo siguiente?

La bacteriorodopsina ha atraído la atención de científicos interesados en el uso de materiales biológicos que lleven a cabo funciones tecnológicas. Parte de la atracción de los materiales naturales es que muchos llevan a cabo funciones muy complejas que no pueden ser fácilmente sintetizadas. La evolución ha perfeccionado estas funciones a lo largo de mil millones de años, llevándolas a cabo mucho mejor de lo que los materiales diseñados por el hombre nunca podrían.

En los últimos 25 años, la bacteriorodopsina ha suscitado un gran interés entre bioquímicos, biofísicos y mas recientemente entre compañías que buscan construir baterías de larga duración. En caso de ser controlables, las proteínas de cambio rápido como la bacteriorodopsina podría ser también usada en algún tipo de escritura electrónica.

Además de esto, las propiedades fotoeléctricas de las proteínas podrían ser usadas para fabricar fotodetectores. La bacteriorodopsina es también un material atractivo para ordenadores portátiles de funcionamiento con luz debido a las dos formas estables de la proteína, una morada y otra amarilla.

Iluminando con dos lásers de distinta longitud de onda alternativamente sobre la proteína intercambiamos ambos colores. Algunos grupos de investigación han usado ya bacteriorodopsina como memoria de ordenador y como elemento fotosensitivo en retinas artificiales.


Investigador Principal: Torsten Rothaemel, Gottgried Wagner, Universidad Justus-Liebig, Departamento de Biología, Senckenbergstrasse 17, 35390 Giessen, Alemania

Co-investigadores: Christian Betzel, Markus Perbandt, Instituto de Química Fisiológica, c/o DESY, Geb. 22a, Notkestrasse 85, 22603 Hamburgo, Alemania

Fecha original : 2001-01-07

La misión de búsqueda de planetas Kepler seleccionada para programa de investigación

La NASA ha seleccionado al telescopio espacial Kepler como uno de los tres candidatos para la próxima misión de la NASA en su programa de investigación. Kepler buscará planetas habitables de tamaño similar al de la Tierra en estrellas cercanas mas allá de nuestro Sistema Solar.

La NASA ha seleccionado para nuevos estudios una propuesta del Centro de Investigaciones Ames para buscar planetas de tamaño similar al de la Tierra en estrellas cercanas mas allá del Sistema Solar.

La misión Kepler, que usará un telescopio espacial específicamente diseñado para buscar planetas habitables, es uno de los tres candidatos para la próxima misión de la NASA en su programa de investigación. Si es seleccionado, Kepler será lanzado en el año 2005.

“La misión Kepler, por primera vez, permitirá a los humanos buscar en nuestra galaxia planetas de tamaño similar al de La Tierra o incluso menores”, dijo el principal investigador William Borucki de Ames. La misión podría encontrar planetas habitables en órbitas similares a las de la tierra en un periodo de 4 años a partir del lanzamiento, dijo Borucki.

A día de hoy, se han descubierto alrededor de 50 planetas extrasolares. Sin embargo, estos son planetas gigantes similares a Júpiter, el cual está probablemente compuesto por hidrógeno y helio. Ninguno tiene apariencia de ser habitable. Hasta ahora, ninguno de los métodos de detección de planetas usados tenía la capacidad de encontrar planetas habitables de tamaño similar al de la Tierra – esos que son de 30 a 600 veces más pequeños que Júpiter y tienen agua líquida en su superficie.

El método Kepler es diferente, buscará “tránsitos” de planetas. Un tránsito ocurre cada vez que un planeta cruza la línea de visión entre el observador y la estrella madre del planeta. Cuando esto sucede, el planeta bloquea parte de la luz estelar, lo que produce una atenuación periódica, la cual es usada para detectar el planeta y determinar su tamaño.

Tres tránsitos de la estrella, todos con un periodo regular, cambios de brillo y duración, proveerán un riguroso método de detección y confirmación de planetas. Y tres valores – órbita, temperatura y tamaño, serán usados para determinar si el planeta es habitable.

Para medir pequeños cambios de luminosidad, la misión Kepler buscará planetas usando un telescopio especializado de un metro de diámetro llamado fotómetro que será puesto en órbita alrededor del Sol, lejos de los efectos distorsionadores de la atmósfera terrestre. El contador de luz dentro de una cámara es otra clase de fotómetro.

La clave tecnológica en el corazón del fotómetro es un conjunto de dispositivos cargados acoplados (CCDs) que miden el brillo de cientos de miles de estrellas al mismo tiempo. Los CCDs son chips de silicio fotosensitivos usados hoy en día en cada cámara de televisión, video cámara o cámara digital. Kepler observará muchos miles de estrellas simultáneamente, partiendo de que la posibilidad de que algún planeta se alinee a lo largo de la línea de visión es solo alrededor del 0,5 o 1 por ciento.

“De la observación de 100 000 estrellas similares a nuestro sol durante cuatro años, el equipo de la misión Kepler espera encontrar alrededor de 640 planetas terrestres”, dijo David Koch de NASA Ames, el principal investigador ayudante de la misión. “Si se encuentran muchos planetas, entonces la vida podría estar generalizada en nuestra galaxia. Si se encuentran pocos la vida será escasa, o quizá estemos solos”.

La misión Kepler cubrirá una cantidad de cielo equivalente al tamaño de una mano elevada con el brazo estirado, o equivalente a un área de dos “cucharadas”(*) de cielo tomadas con la constelación de la Osa Mayor.

El equipo de la misión Kepler también incluye investigadores de 15 instituciones de los Estados Unidos y Canadá. La compañía asociada para el desarrollo del hardware es la Ball Aerospace & Technologies Corporation.

El programa de investigación de la NASA está diseñado para proporcionar frecuentes accesos espaciales a bajo coste para misiones planetarias y misiones de búsqueda de planetas en otras estrellas. Las misiones científicas seleccionadas deben estar preparadas para comenzar antes del 30 de Septiembre de 2006, dentro del tope para el programa de investigación para cada misión de la NASA de 299 millones de dólares.


* Nota del Traductor: La Osa Mayor, Gran Cazo en inglés, de ahí las “cucharadas”.

Fecha original : 2001-01-08

Microimanes marcianos


Una imagen de un microscopio de transmisión de electrones (TEM) de cristales de magnetita del meteorito.



El meteorito Allan Hill (ALH84001), que los científicos creen que proviene de Marte. El cubo negro tiene un ancho de 1 cm.[más información]



Un ejemplo de bacteria magnetotáctica (productora de magnetita). Observe la línea de los cristales de magnetita ligeramente alargados bajo el centro de la bacteria. Estos cristales actuan como una brújula, alineando a las bacterias con el campo magnético de la Tierra.Imagen cortesía del Dr. Dennis Bazylinski de la Universidad del Estado de Iowa.



Un dibujo artístico comparando los campos magnéticos actuales de Marte y la Tierra. El campo magnético de la Tierra es generado por un dinamo activo – un núcleo caliente de metal fundido. El campo magnético rodea la Tierra y se considera global(imagen B).Los diversos campos magnéticos marcianos (imagen A) no abarcan todo el planeta y son locales. El dinamo marciano está extinguido, y sus campos magnéticos son “fósiles” residuo de sus antiguos campos magnéticos globales.[más información]


El meteorito Allan Hills de Marte está salpicado con diminutos cristales magnéticos que en nuestro planeta son fabricados sólo por bacterias.

El tema de la vida antigua en Marte reaparece con más fuerza que nunca tras que los científicos anunciaran la pasada semana que habían descubierto cristales magnéticos en un meteorito marciano – cristales que, aquí en La Tierra son producidos solamente por microscópicas formas de vida.

El compuesto magnético, llamado magnetita o FE3O4, es bastante común en nuestro planeta. Está presente, por ejemplo, en videos domésticos y cintas de audio. Pero solo ciertos tipos de bacterias terrestres, las cuales pueden ensamblar los cristales átomo a átomo, producen estructuras de magnetita que son puras químicamente y libres de defectos.

Los científicos han encontrado ahora estos cristales en el interior del meteorito Allan Hills (también conocido como ALH84001). El meteorito es una roca de 4 000 millones de años de antigüedad procedente de Marte, que cayó sobre la Antártida hace 13 000 años aproximadamente.

“El encontrar este tipo de cristal magnético en un material procedente de otro planeta es un asombroso e importante descubrimiento”, dijo el Dr. Dennis Bazylinski un geobiólogo de la Universidad de Iowa State. Bazylinski dirige uno de los pocos laboratorios capaces de cultivar estas bacterias magneto-productoras, las cuales son comunes en muchos entornos de agua dulce y salada sobre La Tierra.

Bazylinski fue uno de los nueve investigadores que dirigieron el proyecto durante cuatro años, el cual fue financiado por el Instituto de Astrobiología de la NASA. Un informe sobre esta investigación puede encontrarla en la publicación de Diciembre de la revista “Geochimica et Cosmochimica Acta”.

“No estamos afirmando que esto sea una prueba de la vida en Marte”, dijo el Dr. Everett Gibson, un astrobiólogo del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas, el cual también participó en el estudio.

“Lo que estamos afirmando es que estas magnetitas (las del meteorito) son básicamente indistinguibles de ciertas magnetitas biogénicas (producidas biológicamente) de La Tierra. Y además, no conocemos otro mecanismo para producirlas, ni en La Tierra ni en Marte”, dijo Gibson.

Los científicos creen que estos cristales viajaron desde Marte en el meteorito, bastante antes de que fueran producidas en La Tierra por las bacterias que contaminaron el meteorito tras su llegada a la Antártida.

“Esto era una verdadera preocupación, — en caso de que (los cristales de magnetita) pudieran tener contaminación terrestre”, dijo Gibson. Pero varios hechos apoyan su origen marciano, incluyendo la profundidad a la que estaban incrustados los cristales en el material carbónico del meteorito y la preferencia de las bacterias magneto-productoras por entornos bajos en oxígeno, haciendo poco probable que tales bacterias pudieran vivir en el lugar donde el meteorito fue encontrado.

“Lo estudiamos cuidadosamente y nos convencimos de que la magnetita debía ser de Marte”, dijo Gibson. “Nadie (en la comunidad científica) realmente cuestiona esto”.

Este meteorito, — llamado el meteorito Allan Hills por la capa de hielo antártico donde fue encontrado — es el mismo que causó un revuelo en 1996 por proveer la primera evidencia potencial de vida similar a las bacterias en Marte. Estos cristales de magnetita eran una de las cuatro piezas de las pruebas que proporcionaron el anuncio de 1996. Pero entonces había poco conocimiento acerca de las características específicas de las bacterias productoras de magnetita.

“En este punto, solo sabemos que ahí estaban diminutos cristales de magnetita fabricados por bacterias y no sabíamos mucho acerca de ellas”, dijo Gibson. “Y ahora hemos estudiado (los cristales) con detalle, y se sabe que las hechas por bacterias tienen las mismas propiedades (que las del meteorito)”.

Los cristales creados por bacterias magneto-productoras son químicamente puros y libres de defectos en su estructura cristalina. Estos están ligeramente alargados a lo largo de un particular eje cristalino y su rango en tamaño está entre 35 y 120 nanómetros (un nanómetro es una millonésima de metro). También muestran un patrón particular de superficie – como un diamante cortado. Estas propiedades son tan inusuales que solo han sido vistos en cristales de magnetita producidos por procesos biológicos.

Los investigadores descubrieron que aproximadamente uno de cada cuatro cristales de magnetita en el meteorito tenían estas propiedades exactas. Los otros tres de cada cuatro cristales se asume que han sido formados geológicamente, dicen los científicos.

Las bacterias son capaces de hacer cristales con tal precisión porque controlan la construcción del cristal a un nivel atómico.

“Las magnetitas crecen átomo a átomo en el interior de la bacteria. La bacteria forma una pequeña membrana alrededor del cristal que controla el crecimiento de la magnetita y bombea los átomos de hierro dentro de la membrana y forma estos cristales (los cuales están formados por átomos de hierro y oxígeno). Controlando con cuidado el crecimiento del cristal con la membrana, la bacteria retiene el crecimiento del cristal en una dirección y le permite crecer en otro”, dijo Gibson.

La dirección en la cual la bacteria alarga los cristales maximiza la fuerza magnética de la magnetita. La bacteria, las cuales son mayormente del género Magnetospirillum, entonces alinea algunos de estos cristales en un conjunto como una barra magnética lo cual permite a la misma bacteria alinearse con el campo magnético de La Tierra.

Porqué querría una bacteria alinearse con el campo magnético de La Tierra?. La respuesta es que tal conducta puede ayudar a que un microbio acuoso encuentre agua con una correcta mezcla de oxígeno. Generalmente, las distintas concentraciones de oxígeno en un cuerpo de agua están organizadas en capas horizontales como las plantas de un edificio. Las líneas de campo magnéticas terrestres, que por añadidura apuntan hacia el polo, también crean un ángulo vertical con el suelo. Estas líneas proveen una ordenación similar a un elevador que ayuda a la bacteria a buscar las “plantas del edificio”; las cuales pueden ser más eficientes que una búsqueda sin orden.

Pero esta brújula interna podría no ser usada por una bacteria marciana a menos que Marte tenga un campo magnético natural como el de La Tierra.

La revista Science recientemente publicó la investigación mostrando evidencias de capas de sedimentos generalizadas en Marte, lo cual los investigadores interpretaron como el producto de antiguos lagos que una vez salpicaron la superficie de Marte. Debido a que estos lagos quizá hayan provisto un hábitat para bacterias, este descubrimiento apoya la posibilidad de que las bacterias tal vez hayan existido en Marte, dijo Bazylinski.

Examinando la nueva evidencia del meteorito Allan Hills no prueba que haya existido alguna vez vida en Marte, Gibson dijo que, “Creemos que esta prueba es difícil de explicar por cualquier otra hipótesis”.

Además de Bazylinski y Gibson, los científicos involucrados en esta investigación son Kathie Thomas-Keprta, Simon Clemmet and Susan Wentworth de Lockheed Martín en el Centro Espacial Jonson, David McKay en JSC, Joseph Kirschvink en el Instituto de Tecnología de California, H. Vali en la Universidad McGill, Montreal; y Christopher Romanek en el Laboratorio Ecológico Savannah River.


Fecha original : 2001-01-04