X-43A, el Scramjet de la NASA, rompe el récord de velocidad

El vehículo experimental X-43A volvió a entrar en el libro de los records el martes, demostrando que un motor alimentado por aire puede volar casi a 10 veces la velocidad del sonido. Los primeros datos obtenidos por el vehículo experimental de alimentación scramjet demostraron que su revolucionario motor funcionó con éxito a casi Mach 9,8 o 7000 millas por hora (11 000 Km/h), mientras volaba a 110 000 pies (33 000 metros).

El vuelo que respondió a la máxima “a mayor riesgo mayor recompensa”, y que fue inicialmente planeado para el 15 de noviembre, tuvo lugar en el espacio aéreo restringido de un área sobre el océano Pacífico, al noroeste de Los Ángeles. Este vuelo fue el último y el más rápido de un total de 3 pruebas de vuelo no tripulado, efectuadas en el seno del programa Hyper-X de la NASA. El propósito de este programa es la exploración de una forma alternativa de alimentación en los cohetes de los vehículos espaciales.

“Este vuelo es la piedra angular y el paso fundamental hacia el futuro, abriendo posibilidades de producir propulsores que envíen al espacio cargas grandes y críticas de modo fiable, seguro y económico”, comentó Sean O’Keefe, Administrador de la NASA. “Este desarrollo mejorará también nuestra visión de la exploración espacial, y al mismo tiempo revolucionará la tecnología aeronáutica comercial”, añadió O’Keefe.

Los motores de combustión supersónica ramjet (scramjet) prometen más accesibilidad económica, flexibilidad y seguridad en las operaciones aéreas a velocidades ultra rápidas en el interior de la atmósfera y en las primeras etapas de la órbita terrestre. Las ventajas del scramjet comienzan una vez que ha sido acelerado hasta Mach 4 (mediante un motor convencional a chorro, o mediante un cohete propulsor) ya que entonces pude volar a velocidades hipersónicas, posiblemente hasta el Mach 15, sin necesidad de transportar pesados tanques de oxígeno, tal y como sucede con los cohetes actuales.

El diseño del motor, que no tiene partes móviles, comprime el aire que pasa a través del mismo, de modo que pueda producirse la combustión. Otra ventaja a favor del scramjet es que posee una válvula que puede regular el suministro de combustible tal y como hacen los aviones y al contrario que los cohetes, los cuales tienden a producir un empuje propulsor total mientras dura la combustión.

“El trabajo del equipo Langley-Dryden, y nuestro programa de sistemas de vehículos ha sido excepcional”, comentó J. Victor Lebacqz, Administrador Asociado de la NASA para Investigación Aeronáutica. “Ésto demuestra lo mucho que podemos conseguir cuando controlamos el riesgo y trabajamos en equipo en pos de un objetivo común. La NASA ha contribuido tremendamente al conjunto del conocimiento sobre aeronáutica gracias al programa Hyper-X, y al mismo tiempo ha hecho historia”.

”B-52B”

El vuelo se pospuso un día debido a la demora que produjo la reparación de un problema en los instrumentales del X-43A. Cuando el control previo al vuelo se reanudó, no quedaba tiempo suficiente para cumplir con el horario de lanzamiento antes de la hora límite, planeada por la Administración Federal de Vuelo (FAA) para las 7 p.m. EST.

Hoy, el X-43A, unido a su propulsor, un cohete Pegasus modificado, despegó desde el Centro de Investigación de Vuelos Dryden, en la base Edwards de las fuerzas aéreas (California), ubicado bajo las alas de una plataforma de lanzamiento B-52B. El propulsor y el X-43A fueron liberados por el B-52B a una altitud de 40 000 pies, momento en el que el propulsor entró en ignición, llevando al X-43A hasta su altitud y velocidad planeada. Luego el X-43A se separó de su propulsor y el empuje de su motor scramjet le aceleró, durante un breve vuelo, hasta casi el Mach 10.

El Centro de Investigación Langley, en Hampton (Virginia), y Dryde dirigen conjuntamente el Programa Hyper-X. La Junta Directiva de las Misiones de Investigación Aeronáutica de la NASA, en Washington, lo supervisa. ATK-GASL (antes Microcraft, Inc.) en Tullahoma (Tennessee), y Ronkonkoma (Nueva York), construyeron la nave X-43A y el motor scramjet, y la división Phantom Works de Boeing, en Huntington Beach (California), diseñó la protección térmica y los sistemas de a bordo. El propulsor es una modificación de la primera etapa de un cohete Pegasus construida por Orbital Sciences Corp. en Chandler (Arizona).


16 de noviembre de 2004

Para acceder a más información sobre el programa Hyper-X y sobre los vuelos del X-43A, visite:

http://www.nasa.gov/missions/research/x43-main.html

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. [...] de los más largos y rápidos vuelos hipersónicos de aspiración de aire fueron realizados por el X-43 de la NASA, un vehículo de 5 metros de largo propulsado por un motor scramjet que completó con éxito dos [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *