La Tierra primitiva no era tan infernal

La nueva investigación de ANU establece un giro radical a la creencia convencional de que la Tierra primitiva era un planeta infernal carente de continentes.

Un grupo de investigación internacional liderado por el Profesor Mark Harrison de la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra analizó minerales únicos de 4 a 4,35 mil millones de años de antigüedad del interior de Asutralia y encontraron pruebas de que una teoría extremista que detalla el desarrollo de continentes durante los primeros 500 millones de años de la historia de la Tierra – el Eón (“Infernal”) Hadeano – tiene posibilidades de ser cierta.

Crédito de Imagen: NASA

La investigación, publicada en la última edición de Science, continúa a partir de los resultados publicados por el Profesor Harrison y sus colegas a principios de este año que confirmaban que nuestro planeta también había tenido, posiblemente, océanos durante la mayor parte del Hadeano.

“Está emergiendo una nueva visión de la Tierra primigenia”, dijo el Profesor Harrison. “Tenemos pruebas de que la superficie de la Tierra primitiva sustentó agua – el ingrediente principal para hacer nuestro planeta habitable. Y tenemos pruebas de que este agua interactuó con los magmas de los continentes en formación a la largo del Hadeano.

“Ahora tenemos pruebas de que estas masivas cantidades de corteza continental se produjeron casi inmediatamente tras la formación de la Tierra. La Tierra Hadeana puede haber tenido gran parecido a como es ahora, bastante más que nuestra imaginaria visión de un mundo seco carente de continentes”.

El Profesor Harrison y su equipo recopilaron estas pruebas a partir del zirconio, el mineral más antiguo conocido de la Tierra. Estos antiguos granos, normalmente del ancho de un cabello humano, se encuentran solo en la región de Murchison en Australia Occidental. El equipo analizó las propiedades isotópicas del elemento hafnio en unos 100 diminutos zirconios de 4,35 mil millones de años.

Convencionalmente, se creía que los continentes de la Tierra se desarrollaron lentamente en un periodo largo de tiempo comenzando hace unos 4 mil millones de años – o 500 millones de años tras la formación del planeta.

Sin embargo, las variaciones en el isótopo de hafnio producidas por el decaimiento radiactivo de un átomo de lutecio indica que muchos de estos antiguos zirconios se formaron en un asentamiento continental dentro de los primeros 100 millones de años de la formación de la Tierra.

“Las pruebas apuntan a un casi inmediato desarrollo de continentes seguido de un rápido reciclado en el manto a través de un proceso semejante al de las modernas placas tectónicas”, de acuerdo con el Profesor Harrison.

La huella isotópica dejada en el manto por las primeras fusiones se muestran de nuevo en los jóvenes zirconios – proporcionando pruebas de que han surgido de la misma fuente. Esto sugiere que la cantidad de manto procesado para hacer los continentes debió ser enorme.

“El resultado es consistente con la masa de corteza continental que contiene la Tierra hoy día y la de hace 4,5-4,4 mil millones de años”.

“Esto es un radical cambio respecto a la creencia convencional sobre la Tierra Hadeana”, dice el Profesor Harrison.

“Pero estos antiguos zirconios representan el único registro geológico que tenemos de este periodo de la historia de la Tierra y por tanto las historias que cuentan tienen preferencia sobre otros mitos que se elevan en ausencia de pruebas observacionales”.

“La explicación más simple para todas las pruebas es que esencialmente, desde su formación, el planeta cayó en un régimen dinámico que han perdurado hasta el presente”.


Fecha Original: 2005-11-19

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *