Profesor de la UCF encuentra el planeta extrasolar más caliente medido hasta ahora con 2000 grados

Imagen de NASA/JPL-Caltech. Concepto artístico del planeta más cálido, la fuente de la última investigación del Profesor de la UCF Joseph Harrington.

El Profesor de Física de la Universidad Central de Florida Joseph Harrington y su equipo han medido el planeta más caliente hasta el momento a una temperatura de 2000 grados Celsius.

“HD 149026b es simplemente el planeta más exótico y extravagante”, dijo Harrington. “Es bastante pequeño, verdaderamente denso y ahora sabemos que extremadamente caliente”.

Usando el telescopio espacial infrarrojo Spitzer de NASA, Harrington y su equipo observaron que el diminuto planeta desaparecía tras la estrella y reaparecía. Aunque el planeta no puede verse separado de la estrella, la atenuación de la luz que llega a Spitzer le dijo a los científicos cuanta luz emite el calor del planeta. A partir de esto dedujeron la temperatura en el lado del planeta que mira hacia la estrella. Los hallazgos del equipo serán publicados en la edición online de Nature de hoy.

Descubierto en 2005, HD 149026b es un poco más pequeño que Saturno, haciendo del mismo el planeta extrasolar más pequeño con un tamaño medido. Sin embargo, es más masivo que Saturno, y se sospecha que tenga un núcleo entre 70 y 90 veces más masivo que toda la Tierra. Tiene más elementos pesados (materiales que no son hidrógeno ni helio) de los que hay en todo nuestro Sistema Solar, excluyendo al Sol.

Existen más de 230 planetas extrasolares, pero éste es sólo uno de los cuatro a los que se ha medido su temperatura directamente. Es simple explicar la temperatura de los otros tres planetas. Sin embargo, para llegar a los 2000 grados de HD 149026b, debe absorber esencialmente toda la luz estelar que recibe. Esto significa que la superficie debe ser más negra que el carbón, lo que no tiene precedente en un planeta. El planeta también tendría que re-irradiar toda la energía en el espectro infrarrojo.

“El alto calor haría que el planeta brillase ligeramente, por lo que parecería una brasa en el espacio, absorbiendo toda la luz entrante salvo la que irradia en un rojo mate”, dijo Harrington.

Drake Deming, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de NASA en Greenbelt, Maryland, y coautor del artículo de Nature, cree que los teóricos van a tener muchos quebraderos de cabeza con este planeta.

“Este planeta está fuera de la escala de temperatura que esperamos para los planetas, por lo que no sabemos en realidad qué está pasando”, dijo Deming. “Podríamos tener más sorpresas en el futuro”.

El equipo de Harrington en este proyecto también incluye a Statia Luszcz del Centro de Radiofísica e Investigación Espacial de la Universidad de Cornell, quien es un estudiante graduado de la Universidad de California en Berkeley. Sara Seager, teórica en el Departamento de Tierra, Atmósfera y Ciencias Planetarias y Física del Instituto Tecnológico de Massachusetts, y Jeremy Richardson, observador del Laboratorio de Astrofísica steñar y Exoplanetas en NASA Goddard, completando el equipo.

Harrington no es un extraño en el tema de hallazgos significativos. Su investigación se publicó en la revista Science en octubre de 2006 y en Nature en febrero de 2007. En aquellos primeros artículos, el equipo de Harrington usó el Spitzer para hacer las primeras medidas de la variación de temperatura entre el día y la noche en un distinto planeta extrasolar. Esta investigación encontró que un gigante gaseoso similar a Júpiter que orbitaba muy cerca de su estrella estaba tan caliente como el fuego en un lado y potencialmente tan frío como el hielo en el otro, una condiciín que podría mantenerse para HD 149026b.

La publicación de febrero documentó un logro de referencia. En un proyecto liderado por Richardson, el grupo captó la suficiente luz de un exoplaneta para dispersarla en un espectro y hallar las firmas de las moléculas en la atmósfera del planeta – un paso clave hacia ser capaces de detectar vida en mundos alienígenas.

El equipo de Harrington salió bien parado de la dura competición de este año de tiempo de observación de la instalación infrarroja orbital de NASA. Observarán HD 149026b usando todos los instrumentos de Spitzer en el año próximo, para obtener una mejor comprensión de la atmósfera del planeta.

Harrington es profesor en el creciente programa de la UCF de ciencias planetarias.

El Laboratorio de Propulsión a Chorro de NASA en Pasadena, California, derige la misión del Telescopio Espacial Spitzer para el Consejo de la Misión Cienctífica de NASA. Las operaciones científicas se llevan a cabo en el Centro de Ciencia de Spitzer en en Instituto de Tecnología de California. Caltech dirige el JPL para NASA.


Autor: Zenaida Gonzalez Kotala
Fecha Original: 9 de mayo de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (0)

  1. javier

    bueno! si tenemos telescopios que alcanzan distancias de miles de años luz, entonces porque no lo ponen directo al planata marte que esta mas cerca así se apreciaria si habria una pulga en el planeta rojo. que no!!

  2. Hola Javier, en la mayoría de los casos los telescopios que alcanzan esas distancias no trabajan con la luz visible sino que recopilan la información a través de rayos-X o ultravioletas.

    Por otra parte haz un pequeño experimento, coloca un libro a medio metro de tu cara y léelo, se lee bien ¿verdad? Ahora colócalo a 2 centímetros, ¿sigues leyéndolo bien? No siempre el aumento mejora la visión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *