XO-3b: ¿Planeta supergigante o un oasis en el “desierto de enanas marrones”?

Esta imagen es de un planeta similar, XO-1b.

Astrónomos profesionales y aficionados encuentran uno de los planetas más extraños de los que se tiene conocimiento

El último hallazgo de un equipo internacional de astrónomos cazadores de planetas profesionales y aficionados es uno de los planetas extrasolares más extraños de los que se han catalogado – un colosal orbe de más de 13 veces la masa de Júpiter que orbita su estrella en menos de cuatro días.

Los investigadores del Proyecto XO con sede en los Estados Unidos hicieron público el descubrimiento del planeta XO-3b, en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Honolulu. Christopher Johns-Krull, astrónomo de la Universidad de Rice y presentador de los resultados del equipo, dijo, “Este es un planeta realmente extravagante. También es particularmente apropiado anunciar aquí este descubrimiento, dado que el núcleo del Proyecto XO son dos pequeños telescopios que operan aquí, en Hawaii”.

“De los más de 200 exoplanetas encontrados hasta ahora, XO-3b es una rareza en varios aspectos”, dijo el director del Proyecto XO Peter McCullough, astrónomo en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore. “Es el planeta de mayor tamaño y más masivo encontrado hasta ahora en una órbita tan cercana, y dada la proximidad de la órbita a la estrella, quedamos sorprendidos de que la órbita no fuese circular sino significativamente elíptica”.

Dadas todas sus excentricidades, XO-3b probablemente esté llamando la atención de los astrónomos que estudian la formación planetaria, dijo McCullough.

“Estamos intrigados de que su masa esté en el límite entre los planetas y las enanas marrones”, dijo Johns-Krull. “Aún hay un animado debate entre los astrónomos sobre cómo clasificar las enanas marrones”. Cualquier masa estelar que sea lo bastante grande como para fusionar hidrógeno – cualquier cosa mayor que unas 80 veces la masa de Júpiter — es una estrella. Las enanas marrones son objetos masivos que se quedaron cortas al ser estrellas.

“La controversia está en el final de la escala”, dijo Johns-Krull, profesor asistente de física y astronomía en Rice. “Alguna gente cree que cualquier cosa capaz de fusionar deuterio, lo que en teoría sucede alrededor de las 13 masas de Júpiter, es una enana marrón. Otros dicen que el tema no es la masa, sino si el cuerpo forma su propio sistema planetario o es parte de uno”.

En virtud de su masa, cualquier planeta lo bastante grande para competir con el estatus de enana marrón debería ser encontrado fácilmente por los cazadores de planetas. Esto se debe a que los astrónomos en realidad no buscan planetas cuando rastrean el cielo; generalmente buscan estrellas con un bamboleo debido al tirón gravitatorio de los planetas que orbitan a su alrededor. Cuanto más grande es el planeta, mayor tirón gravitatorio crea, por lo que los cazadores de planetas que usaban este método de “velocidad radial”esperaban encontrar gran cantidad de enanas marrones cuando empezaron a rastrear el cielo buscando estrellas bamboleantes hace una década. Esto no ocurrió, y la escasez de objetos supergrandes se ha conocido en este campo como el “desierto de las enanas marrones”.

Lo que también hace de XO-3b algo intrigante es el hecho de que es un “planeta en tránsito”, lo que significa que pasa frente a su estrella durante cada órbita. Hasta el momento se han identificado menos de una docena de planetas en tránsito, y XO-3b es el tercero encontrado por el Proyecto XO, que fue específicamente diseñado para buscarlos.

El Proyecto XO se beneficia de su sociedad entre astrónomos profesionales y aficionados. El Proyecto XO comienza su búsqueda con un telescopio situado en la cumbre del Haleakala operado por el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawaii. El telescopio se creó a partir de dos lentes comerciales de cámara de teleobjetivo de 200 milímetros. Usando el telescopio Haleakala, el equipo profesional de XO identificó primero las estrellas candidatas que se debilitaban ligeramente cada cierto tiempo. Los astrónomos aficionados de XO observan esas candidatas durante tiempo y buscan pruebas de que la atenuación es debida a un planeta en tránsito. Una vez que se tienen las pruebas suficientes, el equipo profesional usa telescopios de mayor tamaño – el Telescopio Harlan J. Smith de 2,7 metros y el Telescopio Hobby-Ebberly de 11 metros, ambos en el Observatorio McDonald de la Universidad de Texas en West Texas – para confirmar la presencia de un planeta en tránsito.

“Existen muchos sistemas astrofísicos allí fuera que imitan a los planetas en tránsito”, dijo McCullough. “La única forma de averiguar cuales son planetas reales y cuales no es observar las estrellas con más cuidado. El tiempo de observación de los grandes telescopios es escaso, y aquí es donde entran en juego nuestros socios aficionados, filtrando nuestras largas listas de candidatas a un tamaño más manejable que pueda observarse con grandes telescopios. El Proyecto XO se beneficia enormemente de los claros cielos de Haleakala y la disponibilidad de telescopios como el Hobby-Ebberly, Spitzer, y Hubble y su hábil personal para operarlos. El alcance global y dedicación de nuestros colaboradores aficionados es especialmente digno de mención.

“Me gustaría apuntar que los atletas Olímpicos también son aficionados”, dijo McCullough.

El Proyecto XO está principalmente patrocinado por la NASA y el Fondo Discrecional de la Junta de STScI.


Autor: Jade Boyd
Fecha Original: 30 de mayo de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *