Torre de caida libre de la QUT atrae a la comunidad científica global

”Ted

Científicos de la NASA, Europa y Australia tomarán el camino hacia el campus Carseldine de la Universidad de Tecnología de Queensland cuando la única torre de microgravedad del hemisferio sur esté terminada este año.

La torre de microgravedad permitirá a los científicos estudiar, en un entorno de gravedad reducida, muchos fenómenos diversos en muchos campos, incluyendo nanomateriales, nuevos materiales, seguridad contra incendios, metalurgia, biotecnología y combustión.

El arquitecto de la torre, el Profesor Asociado Ted Steinberg de la Escuela de Ingeniería de Sistemas de la QUT, dijo que cuando esté finalizada, la torre sería una de las únicas tres o cuatro instalaciones de este tipo en el mundo y que pondría a la QUT a la cabeza mundial en la investigación de los efectos de la gravedad en muchas disciplinas de investigación.

“La torre de microgravedad ya ha atraido muchos socios de investigación tanto en la industria como en el gobierno de varios lugares de Europa y los Estados Unidos”, dijo el Profesor Steinberg.

“Unos importantes programas de investigación propuestos relacionados con el apoyo al desarrollo del Vehículo de Exploración Tripulado (CEV) que reemplazará a la Lanzadera Espacial”.

Pintada de verde y con una altura de 30 metros – “la misma altura que los árboles gomeros característicos del campus de la QUT ” – la discreción de la torre oculta su verdadero valor para la investigación, dice.

La torre funciona colocando el material experimental dentro de una “cápsula de caida” que, cuando se deja caer desde lo alto de la torre, permite al experimento estar en caida libre (o gravedad cero) durante dos segundos, tiempo suficiente para que los científicos hagan cruciales observaciones sobre los fenómenos que estudian.

La cápsula de caida se lleva al reposo en un airbag inflado que permite al experimento decelerar y poder usarse para otro lanzamiento Los científicos son capaces de analizar el resultado cuando la caida se completa”, dijo el Profesor Steinberg.

Dijo que la torre de microgravedad sería una alternativa barata y atractiva a los métodos usuales de probar la gravedad cero.

“Hacer este tipo de investigación sin torre de microgravedad a menudo es bastante caro y consume mucho tiempo debido a que los investigadores tienen que enviar sus experimentos al espacio en una lanzadera o usar un avión de cero G, un jet de la NASA que cambia de altitud rápidamente, para eliminar los efectos de la gravedad”, comentó.

“Los investigadores pueden pagar grandes cantidades para realizar un experimento que pese sólo unos pocos kilos en las lanzaderas espaciales mientras que la instalación de la QUT costará mucho menos por lanzamiento. También podemos realizar muchos lanzamientos por día y el sistema experimental puede pesar cientos de kilogramos y ser bastante grande”.

El Profesor Steinberg dijo que las pruebas en gravedad reducida podrían dar a los científicos pistas sobre los fenómenos que no pueden estudiarse en la gravedad normal debido a los efectos de flotabilidad, sedimentación y otras perturbaciones convectivas no presentes en la gravedad.

“Por ejemplo, se ha demostrado que la formación de ciertos nanomateriales de silicio mejoran enormemente si se producen en gravedad reducida, lo que lleva a unos mejores materiales ya que la solidificación de metales en entornos de gravedad reducida produce estructuras más fuertes que los formados en gravedad normal”.


Enlaces Relacionados: La ciencia que no puede hacerse en la Tierra

Autor: Niki Widdowson
Fecha Original: 07 June 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *