El goteo en el descubrimiento de planetas se convierte en inundación

Los mundos alienígenas, en un tiempo ocultos a nuestro conocimiento, ahora se descubren en manadas impresionantes a los astrónomos con sus características únicas y números auténticos. Los descubrimientos son tan comunes que ya empieza a dejar de informarse de los mismos fuera de los círculos científicos.

Imagen generada por ordenador que muestra a TrES-3 y su estrella madre, que es ligeramente más pequeña y fría que el Sol. El exoplaneta gaseoso gigante es dos veces más masivo que Júpiter. Crédito: Jeffrey Hall/Observatorio Lowell

Toma el anuncio a finales de mayo de un planeta masivo, apodado TrES-3, que “zumba” alrededor de su estrella sorprendentemente rápido, 31 horas, dando al planeta un año de 1,3 días. Los astrónomos emitieron una nota de prensa, pero podrías no haber oído hablar del mismo debido a que el descubrimiento fue oscurecido por el anuncio de otro planeta y apenas recibió cobertura mediática.

“Ahora es bastante rutinario”, dijo Alan Boss, teórico de formación planetaria en la Institución Carnegie de Washington. “La mayoría de los planetas que encontramos no se estima que valga la pena para una nota de prensa debido a que se convierten en algo del tipo “un planeta más”.

El total de planetas extrasolares confirmados se encuentra en más de 200. Y esta es la punta del iceberg en la búsqueda de planetas. Los astrónomos tienen más herramientas que nunca, y la tecnología está tan avanzada que el descubrimiento de planetas se ha convertido en algo casi mundano.

La regularidad en el descubrimiento de planetas, por suerte, se amortigua por la gran variedad de los mismos descubrimientos, incluyendo los siguientes contrastes: mundos nacientes de sólo un millón de años contra aquellos que tienen miles de millones de años de antigüedad; gigantes gaseosos calientes y helados orbes similares a Neptuno; planetas que orbitan alrededor de sus estrellas madre a velocidades cósmicas y otros que parecen arrastrase al paso de una babosa; y planetas que orbitan estrellas dobles, enanas rojas e incluso las llamadas estrellas fallidas.

Técnica del tránsito

Concepción artística del exoplaneta HD 189733b, que algunos han apodado el planeta “centro de la diana” debido al brillante “punto caliente” mostrado aquí. Crédito: David A. Aguilar/ Centro para Astrofísica

Los astrónomos apuntaron a TrES-3 como parte de la Investigación de Exoplanetas Transatlántica mientras buscaban planetas en tránsito, o aquellos que pasan directamente frente a su estrella madre desde el punto de vista de la Tierra. Se detectó con una red de telescopios en Arizona, California, y las Islas Canarias. Cuando TrES-3 pasó frente a su estrella madre, los telescopios registraron una ligera disminución de la luz estelar , aproximadamente un 2,5 por ciento. Los científicos usaron esta atenuación para estimar la masa del planeta, su tamaño y otras propiedades.

Está situado a 800 años luz de distancia en la constelación de Hércules a unos 10 grados al oeste de Vega, una de las estrellas más brillantes del cielo de verano en el hemisferio norte.

“También es un planeta muy masivo de aproximadamente el doble de la masa de Júpiter, el mayor planeta del Sistema Solar, y es uno de los planetas con el periodo orbital más corto conocido”, dijo el co-descubridor de TrES-3 Georgi Mandushev del Observatorio Lowell en Arizona.

La esfera gigante orbita tan cerca de su estrella madre, unos 50 veces más cerca de lo que está la Tierra del Sol, que los astrónomos estimaron que su temperatura se dispara hasta los 1 500 grados Kelvin.

Bamboleo estelar

Aunque el “método del tránsito” proporciona a los astrónomos la mejor información indirecta sobre un exoplaneta, hasta ahora sólo se han descubierto 20 planetas en tránsito.

Por esto es por lo que los equipos más exitosos (basándonos en el número de planetas descubiertos) han confiado en el llamado “método del bamboleo”, o técnica de radiovelocidad.

“Los equipos de velocidad radial son los más exitosos”, dijo Boss a SPACE.com. “Son víctimas de su propio éxito. Tienen a su disposición cada vez más tiempo de telescopio, dado que pueden probar a los comités de asignación que distribuyen el tiempo que ‘si me das más noches probablemente te encontremos más planetas’”, dijo Boss.

Añadió que, “El cuello de botella principal para encontrar más planetas es simplemente tener más tiempo de telescopio”.

Los primeros y los superlativos

Un planeta descubierto recientemente, HAT-P-1, está mucho más inflado de lo que predicen los teóricos con un radio de 1,38 veces el de Júpiter pero sólo la mitad de su masa. Crédito: David A. Aguilar/ Centro para Astrofísica

Además de encontrar nuevos mundos, el floreciente campo ha conseguido muchos primeros.

En 2001, un equipo liderado por David Charbonneau del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica usó el Telescopio Espacial Hubble y el Telescopio Espacial Spitzer de detección infrarroja de la NASA para detectar por primera vez la atmósfera de un planeta extrasolar del tipo Júpiter caliente llamado HD 189733b.

Otro Júpiter caliente, Ípsilon Andrómeda b, reveló por primera vez un exoplaneta con variaciones de temperatura en su superficie: una cara tenía temperaturas que rivalizaban con las profundidades de un volcán mientras que la otra cara se hundía bajo cero.

Los superlativos también abundan, con descubrimientos que consiguieron fama como el más ventoso, más pequeño, más masivo, y la órbita más rápida.

  • El periodo orbital más corto catalogado: HD 41004 B b completa una órbita completa en 1,328 días.
  • La órbita más larga: HD 154345 b necesita 13 100 días para orbitar a su estrella madre.
  • El planeta más ligero: Gliese 581 C pesa sólo cinco veces la masa de la Tierra.

Organizador de planetas

En un esfuerzo por seguir el rastro de la rápidamente incrementada lista de exoplanetas, un grupo de astrónomos publicó un catálogo de exoplanetas cercanos a 652 años luz de la Tierra en un número de 2006 de la revista Astrophysical Journal, aunque se han llevado a cabo actualizaciones, ésta será una necesidad rutinaria básica.

“Sin ninguna duda, el catálogo presentado estará desfasado antes de que se imprima”, dijeron los investigadores en el informe de publicación del catálogo.

Pero con tal muestra de planetas relativamente cercanos, los teóricos ahora tienen la oportunidad de probar sus teorías en el “mundo real”.

“Todo este tema de los planetas extrasolares ha sido una auténtica bendición para los teóricos debido a que hasta ahora sólo tenían un sistema planetario para estudiar, y era el nuestro”, dijo Mandushev en una entrevista telefónica.

Por ejemplo, cuándo un objeto deja de ser un planeta para convertirse en una estrella, un límite que la teoría establece en 15 veces la masa de Júpiter dado que más allá del mismo un objeto puede comenzar a fusionar hidrógeno para alimentar el brillo estelar.

El objetivo real

El objetivo final, dicen muchos cazadores de planetas, es encontrar planetas similares a la Tierra, aquellos planetas con masas similares, composición rocosa y órbita terrestre. Y más allá de encontrar atributos físicos similares a la Tierra estaría el encontrar vida. Hasta ahora, no se han identificado “Tierras”, aunque los observatorios están acercándose gracias a la sensibilidad para detectar objetos pequeños que orbitan lejos de sus estrellas madre, como lo hace nuestro planeta.

“La caza están aún sobre los planetas rocosos similares a la Tierra”, dijo Jason Wright, astrónomo de la Universidad de California en Berkeley, quien fue parte del equipo que compiló el catálogo de exoplanetas.

Los astrónomos han identificado el primer planeta similar a la Tierra que podría tener agua líquida y albergar vida. La “súper-Tierra”, Gliese 581 C, pesa unas cinco veces la masa de la Tierra y también es un planeta rocoso o cubierto completamente por océanos, según especulan los astrónomos.

Los sistemas multiplanetarios también son un objetivo. Hasta ahora se han identificado 25 sistemas multiplanetarios con dos de tales sistemas albergando cuatro planetas.

“Aún no hemos encontrado un clon del Sistema Solar”, dijo Boss. “Pero se han descartado sólo el 10 por ciento de las estrellas. El otro 90 por ciento podría tener análogos exactos del Sistema Solar y no lo sabríamos debido a que no hemos sido capaces de recopilar datos durante el suficiente tiempo para encontrar sus sistemas planetarios”.


Autor: Jeanna Bryner
Fecha Original: 11 de junio de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. [...] El goteo en el descubrimiento de planetas se convierte en inundaciónwww.cienciakanija.com/2007/06/12/el-goteo-en-el-descubrimien… por mezvan hace pocos segundos [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *