Misteriosas señales apuntan a un océano en la subsuperficie de Titán

La detección provisional de ondas de radio de baja frecuencia en la helada luna de Saturno, Titán, podría señalar un océano de agua líquida bajo la superficie, según dice un nuevo estudio. Si es así, serían buenas noticias para la posibilidad de vida bajo la superficie de este extraño mundo.

La sonda Huygens parece haber detectado ondas de radio de baja frecuencia cuando cayó en paracaídas sobre la superficie de Titán en enero de 2005 (Ilustración: ESA/D Ducros)

Se piensa que la corteza de Titán está hecha en su mayor parte de agua helada, en lugar de roca dura gracias a la temperatura de superficie habitual de -178° Celsius. Pero los modelos teóricos del interior de la luna sugieren que el agua rica en amoniaco de las profundidades bajo la superficie podría estar líquida, tal vez formando un océano global.

Ahora, unos científicos liderados por Fernando Simoes del Centro de Estudios Terrestres y Planetarios en Saint Maur, Francia, puede tener la primera prueba observacional de tal océano. Su investigación está basada en una enigmática señal de radio detectada por la sonda Huygens de la Agencia Espacial Europea cuando descendió sobre la superficie de la luna tras ser lanzada desde la nave Cassini en 2005.
La señal de radio fue detectada sólo en una rango de frecuencia muy estrecho alrededor de los 36 Hercios. El equipo de radio de Huygens lo notó justo unas pocas horas más tarde del descenso de la sonda y han estado trabajando en su origen desde entonces.

Efecto eco

En la Tierra, los rayos producen unas señales de radio de similar baja frecuencia. Las ondas de radio rebotan adelante y atrás entre el suelo y las capas superiores de nuestra atmósfera. Este efecto de eco aumenta algunas frecuencias y aniquila otras, dando como resultado unas señales con frecuencias definidas con gran precisión, similares a las que se detectaron en Titán.

El agua helada que forma el exterior de Titán es un mal reflector de ondas de radio, por lo que si la señal viene del efecto eco como en la Tierra, tendría que haber un material más reflectivo bajo la superficie. Un océano de agua líquida bajo la superficie podría hacer esta tarea, dice el equipo.

“No se necesita un océano en la subsuperficie pero se requiere un reflector bajo la superficie”, dijo Simoes a New Scientist. “Si existe tal océano, la interacción sólido-líquido sería un buen reflector”.

Efectos instrumentales

Los investigadores no pueden decir a qué profundidad está el reflector, y están extrañados por algunos aspectos de la señal. Por una parte, no se han detectado rayos en Titán hasta ahora, y la señal es aproximadamente 10 veces más potente que las vistas en la Tierra.

Estos problemas hacen que el equipo sospeche que la señal pueda deberse a una interferencia de otras partes de la sonda, pero los experimentos de laboratorio con copias de los instrumentos han descartado esta posibilidad.

El equipo también ha comprobado su hay partes de los instrumentos de la radio que pudiesen vibrar a 26 Hercios para producir la señal. Hasta ahora no parece ser el caso, aunque aún deben hacer estas pruebas a las bajas temperaturas que prevalecen en Titán.

“En la presente etapa estamos convencidos [de que sea] lo que sea, al menos no es un artefacto obvio”, dice Simoes.

Enterrado en la profundidad

El miembro del equipo científico de Cassini Ralph Lorenz del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland, Estados Unidos, que no participó en el estudio de Simoes, dice que probablemente haya un océano líquido bajo la superficie del planeta.

“Se espera que haya en Titán un océano de agua subsuperficial casi con toda certeza, probablemente con un 10% o más de amoniaco que actúa como anticongelante”, dijo a New Scientist. “Probablemente estaría a unos 50 kilómetros bajo la corteza de hielo”.

Dice que para un océano subsuperficial es posible crear ecos de radio, pero dice que no tiene la suficiente familiaridad con este fenómeno como para saber su lo que vio la Huygens es una prueba lo bastante sólida para tal océano.

Jonathan Lunine de la Universidad de Arizona en Tucson, Estados Unidos, que tampoco participó en el estudio, dijo que es escéptico sobre que las ondas de radio pudiesen penetrar los 50 kilómetros o más necesarios para reflejarse en la superficie del océano y crear la señal que vio la Huygens.

Apretada y estirada

Pero dice que las pruebas de tal océano podrían venir en futuras pasadas de la nave Cassini sobre Titán. El equipo de Cassini intentará usar datos de estas pasadas para medir la forma en que titán se aprieta y estira debido al inconstante tirón gravitatorio de Saturno, lo que podría proporcionar pruebas de un océano, comenta.

“No se espera una conclusión hasta 2009″, comentó a New Scientist. “Pero la conclusión que obtengan podría ser la definitiva”.

La investigación sugiere que la vida puede ser capaz de mantenerse sobre la luna gigante – en 2000, Andrew Fortes del University College en London, Reino Unido, publicó un estudio diciendo que la vida podría sobrevivir en un océano subsuperficial en Titán.


Autor: David Shiga
Fecha Original: 11 de junio de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. [...] Misteriosas señales apuntan a un océano en la subsuperficie de Titán [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *