20 de julio de 1969: “Un pequeño paso para el Hombre…”

Con el 50 aniversario del vuelo espacial el próximo 4 de octubre – el día en que la antigua Unión Soviética lazó el Sputnik 1 en órbita – las noticias espaciales han estado echando la vista atrás a los principales hitos de las últimas cinco décadas. Aquí, Clinton Parks destaca la histórica misión lunar de la NASA Apolo XI, que llevó a los primeros humanos a la superficie de la Luna hace hoy 38 años.

Seis años después del asesinato del Presidente John F. Kennedy, la tripulación del Apolo XI aterrizó en la Luna, completando la promesa de poner un estadounidense allí antes del final de la década y que retornase sano y salvo a la Tierra.

Más de 500 millones de personas de todo el mundo observaron como el comandante Neil Armstrong y el piloto del módulo lunar Edwin “Buzz” Aldrin salían del módulo lunar Eagle y daban un paso sobre la superficie de la Luna. En aquellos momentos la frase de Armstrong – “Este es un pequeño paso para el hombre; un salto gigante para la humanidad” – quedó arraigada en la mente estadounidense.

El Apolo XI, con Aldrin, Armstrong y el comandante del módulo de mando Michael Collins a bordo, fue lanzado en un cohete Saturno V el 16 de julio con una multitud de dignatarios y medios de comunicación observando. Setenta y seis horas más tarde del lanzamiento la tripulación estaba en órbita lunar, y 24 horas más tarde, el Eagle se desacopló del módulo de mando Columbia.

Collins permaneció en el Columbia. Preocupado de que el Eagle descendiera en un cráter del tamaño de un campo de fútbol, Armstrong dirigió manualmente el aterrizador y tomó tierra a salvo en otra parte del Mar de la Tranquilidad.

Durante su caminata lunar de 2,5 horas, Aldrin y Armstrong plantaron una bandera estadounidense, ejecutaron pruebas científicas y recolectaron 21,6 kilogramos de rocas y polvo. Portaban equipos de comunicaciones y de soporte vital que pesaban sólo 6,4 kilogramos en la menor gravedad lunar.

La pareja retornó a bordo del Eagle y se reunió con el Columbia tras 22 horas en la Luna.

El Apolo XI amerizó a salvo en el Océano Pacífico el 24 de julio, a 434 kilómetros de distancia de su lugar original de aterrizaje para evitar una tormenta.

Tras pasar el periodo de cuarentena, los astronautas fueron homenajeados con una plétora de desfiles y apariciones personales.

Más allá de los méritos de sus triunfos técnicos, el aterrizaje lunar fue un logro de gestión y logística. Globalmente, el proyecto Apolo fue uno de los esfuerzos más caros de los Estados Unidos con un coste de 25,4 mil millones de dólares. Se puede comparar en el mismo ámbito que el Proyecto Manhattan Project y la excavación para el Canal de Panamá. Pero lo verdaderamente significativo de este primer aterrizaje lunar fue que dio a una nación hundida en mitad de una guerra en el extranjero y con trastornos sociopolíticos en el interior una razón para sentirse orgullosa.

El compromiso de Kennedy con el aterrizaje lunar fue dirigido por el deseo de alterar la percepción de que los Estados Unidos iban a la zaga de la Unión Soviética en la carrera espacial. Pero cambiar tal percepción también comenzó a cambiar la realidad de los Estados Unidos, no sólo como líderes en el espacio, sino en la ciencia en general.


Autor: Clinton Parks
Fecha Original: 20 de julio de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. me gusto pero lo que buscaba era el dia de la indepencia

  2. jack

    Llegaron con vida….por k cancelaron los viajes ala luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *