Electricidad a partir del calor del cuerpo

¿Llamar desde un teléfono móvil sin batería, usando sólo el calor de tu mano? Tal vez no sea más que una quimera ahora mismo. Pero los nuevos circuitos ya están haciendo posible aprovechar el calor del cuerpo para generar electricidad.

Nuevos circuitos transforman el calor corporal – como el de una mano – en electricidad.

Numerosos elementos del equipo médico están sujetos al cuerpo de un paciente en la sala de cuidados intensivos. Monitorizan el ritmo de latido del corazón, la presión sanguínea, temperatura corporal, y pulso y ritmo respiratorio. Esto tiende a producir un revoltijo de cables, para todos estos dispositivos que requieren su propio suministro de energía. En el futuro, los sensores médicos podrían ser capaces de funcionar sin la energía de un enchufe. En lugar de esto, obtendrían la energía que necesitan del calor del cuerpo humano. Los datos respectivos serían enviados mediante una señal de radio a la estación central de monitorizado.

En colaboración con colegas del Instituto Fraunhofer para Técnicas de Medidas Físicas IPM y el Instituto Fraunhofer para Fabricado, Ingeniería e Investigación de Materiales Aplicados IFAM, científicos que investigan en el Instituto Fraunhofer para Circuitos Integrado en Erlangen han desarrollado una forma de aprovechar el calor natural del cuerpo para generar electricidad. Funciona sobre el principio de los generadores termoeléctricos, TEG para acortar, hechos a partir de elementos semiconductores. Los TEGs extraen simplemente energía eléctrica a partir de la diferencia de temperatura entre un entorno frío y otro cálido. Normalmente, se requiere una diferencia de varias decenas de grados para generar suficiente energía, pero la diferencia entre la temperatura superficial del cuerpo y su entorno en de sólo unos pocos grados. “Sólo se pueden producir voltajes bajos a partir de diferencias como estas”, explica Peter Spies, directos de este subproyecto en IIS. Un TEG convencional entrega aproximadamente 200 milivoltios, pero los dispositivos electrónicos requieren al menos uno o dos voltios. Los ingenieros han aparecido con una solución a este problema: “Combinamos un número de componentes de una forma totalmente nueva para crear circuitos que puedan funcionar con 200 milivoltios”, dice Spies. “Esto nos ha permitido construir sistemas electrónicos completos que no requieren una batería interna, sino que obtienen su energía sólo del calor corporal”. Los científicos están haciendo más mejoras a este sistema: Los circuitos que se “excitan” a 50 milivoltios ya existen. Peter Spies cree que en el futuro, cuando se hayan realizado aún más mejoras en los sistemas de conmutación, una diferencia de temperatura de sólo 0,5 grados será suficiente para generar electricidad.

Los científicos han puesto sus ojos en un amplio rango de posibles apliaciones: “La electricidad puede generarse a partir del calor de cualquier sitio donde haya una diferencia de temperatura”, afirma Spies. “Esto puede ser en el cuerpo, en radiadores para medir el costo de la calefacción, cuando monitorizamos la cadena de frío durante el transporte de alimentos refrigerados, o en los sistemas de aire acondicionado”.


Autor: Peter Spies
Fecha Original: 1 de agosto de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. [...] Electricidad a partir del calor del cuerpo [...]

  2. ricardo

    Esto es impresionante. Tengo que revolucionar y actualizar la foirma de enseñar la termodinámica a los alumnos de ingenieria quimica. Habia logrado tener caras calientes y caras frias a partir del efecto Peltier, pero esto de los termogeneradores de energía es romper paradigmas en las leyes generales de la termodinámica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *