Extraña lluvia de meteoritos arroja luz sobre cometas peligrosos

Una extraña lluvia de meteoritos que golpeará la Tierra el 1 de septiembre daría a los astrónomos su segundo oportunidad de estudiar la corteza de un cometa antiguo. También podría ayudar a desarrollar un sistema de alarmas contra una insidiosa amenaza – un cometa que se dirija hacia la Tierra desde los oscuros límites del Sistema Solar.

La lluvia de septiembre, llamada alfa Aurígidas, sólo se ha visto tres veces con anterioridad, en 1935, 1986 y 1994. La razón para estas apariciones esquivas es el origen poco usual de la lluvia.

La mayoría de lluvias de meteoritos están causadas por cometas de periodo corto, sucias bolas de hielo que giran alrededor del Sistema Solar interno en órbitas que duran menos de 200 años, arrojando escombros cada vez que se aproximan al calor del Sol. Estos restos conforman una amplia banda a lo largo de la órbita del cometa. Cada año, cuando pasamos a través de ella, se incendia en la atmósfera y aparece como estrellas fugaces.

Las Aurígidas provienen de un cometa que necesita 2000 años para orbitar el Sol. Con unas visitas tan poco frecuentes, el Cometa Kiess no puede conformar una amplia banda de polvo; sólo genera una estrecha cola de restos cada vez.

Las lluvias tienen lugar cuando la Tierra pasa a través de una de estas colas de polvo, que fueron dejadas por el cometa en el año 83 a.C. “Es sólo una cola muy estrecha, y sólo cruza el camino de la Tierra una vez cada cierto tiempo”, dice Peter Jenniskens del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California, Estados Unidos.

Cree que la gravedad de Júpiter y Saturno controlan el camino de la cola de polvo, haciendo que forme ondas como una manguera de jardín, apuntando de forma ocasional hacia la Tierra. Junto a su colega Jérémie Vaubaillon de Caltech, Estados Unidos, Jenniskens ha calculado que la cola deberían apuntar hacia nosotros de nuevo el próximo año.

Corteza dura

Varios equipos de astrónomos observarán la lluvia, tanto desde tierra como desde dos naves que seguirán la sombra de la Tierra.

Esperan ver fragmentos de la antigua corteza del Cometa Kiess. Antes de que hace unos 4,5 mil millones de años algún accidente gravitatorio lo empujara hacia el Sistema Solar interior, Kiess iba a la deriva entre un vasto enjambre de cuerpos helados llamada Nube de Oort que se encuentra más allá de los planetas.

Durante todo ese tiempo, las partículas de alta energía llamada rayos cósmicos bombardearon al cometa, y los astrónomos sospechan que creó una corteza dura librándose de algunas de sus sustancias más volátiles.

Sólo una vez antes los astrónomos han observado a propósito una lluvia de un cometa de periodo largo, cuando Jenniskens predijo la aparición de alfa Monocerotis en 1995. Penetran inusualmente lejos en nuestra atmósfera, lo que sugiere que están hechos de un material relativamente duro, tal vez de tal corteza producida por los rayos cósmicos.

Esta vez, los astrónomos observarán la firma espectral de los meteoros en evaporación para comprobar esta teoría. “Ahora estamos mejor preparados, podemos hacer estudios más en profundidad para comprender las propiedades del material”, dijo Jenniskens a New Scientist.

Participa en las observaciones

También quiere saber si las lluvias de meteoros tales como esta podría advertir de un peligro planetario. A día de hoy, los astrónomos sólo pueden observar los cometas de periodo largo durante unos pocos años antes de que lleguen al Sistema Solar interior, lo que deja poco tiempo para rechazarlos si viniesen directos hacia la Tierra.

Pero si ya ha visitado antes el Sistema Solar interior, la lluvia de meteoros resultante podría usarse para rastrear la órbita del cometa y conseguir un aviso mucho más temprano. El tamaño y número de los meteoros Aurígidas dirá a los investigadores cuánto se han dispersado los restos a lo largo de la órbita y cómo evolucionan estas lluvias.

Están deseando que los aficionados contribuyan con sus observaciones. “Estamos interesados en saber cuál es la más brillante, la Aurígida mayor”, dice Jenniskens. “Alguien la observará, y es probable que no seamos nosotros”.

La mejor visión de los meteoros será desde el oeste de la costa de Norteamérica, antes del amanecer del 1 de septiembre. Basándose en lluvias anteriores, debería haber más de 200 meteoros brillantes por hora, y deben tener un inusual color verde-azulado.

La lluvia probablemente no volverá al menos en 50 años, de acuerdo con los cálculos de Jenniskens. “Es un evento que sólo pasa una vez en la vida”.


Autor: Stephen Battersby
Fecha Original: 8 de agosto de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. [...] Extraña lluvia de meteoritos arroja luz sobre cometas peligrososwww.cienciakanija.com/2007/08/23/extrana-lluvia-de-meteorito… por mezvan hace pocos segundos [...]

  2. [...] Extraña lluvia de meteoritos arroja luz sobre cometas peligrosos Una extraña lluvia de meteoritos que golpeará la Tierra el 1 de septiembre daría a los astrónomo… [...]

  3. Hola Kanijo, tengo uan pequeña duda, ¿que pasaria si un meteorito impactase contra la tierra?¿Se extinguirian tantas especies como para que eso causase un gran problema en la cadena alimentaria? ¿Seria eso un problema para los humanos?
    Saludos

    • Pues depende de distintos factores, como el tamaño del meteorito, la velocidad, su composición química etc.

      Dependiendo del supuesto en el que nos pongamos podría ser desde un evento casual sin incidencia (como podría ser el de Tunguska) a uno que afecte a grandes poblaciones y genere una extinción masiva, o incluso una aniquilación total de la vida en el peor de los casos.

      Un saludo

  4. [...] Extraña lluvia de meteoritos arroja luz sobre cometas peligrosos [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *