Primera experiencia extracorpórea inducida en un entorno de laboratorio

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Un neurocientífico que trabaja en el UCL (Colegio Universitario de Londres) ha desarrollado el primer método experimental para inducir una experiencia extracorpórea en participantes sanos. En un artículo publicado en Science, el Dr. Henrik Ehrsson, del Instituto de Neurología de la UCL, describe el método único por el cual se crea la ilusión y las implicaciones de este descubrimiento.

Una experiencia extracorpórea (OBE por sus siglas en inglés) se define como la experiencia en la cual una persona que está despierta ve su propio cuerpo desde una localización externa al propio cuerpo físico. Se ha informado de OBEs en condiciones clínicas en las que estaba comprometida la función cerebral, tales como apoplejías, epilepsia o abuso de drogas. También se ha informado de las mismas en asociación con experiencias traumáticas tales como accidentes de vehículos. Alrededor de una de cada diez personas afirma haber tenido una OBE en algún momento de su vida.

El Dr. Ehrsson dijo: “Las experiencias extracorpóreas han fascinado a la humanidad durante milenios. Su existencia ha generado preguntas fundamentales sobre la relación entre la consciencia humana y el cuerpo, y ha sido discutida ampliamente en la teología, filosofía y psicología. Aunque se ha informado de las experiencias extracorpóreas en un número de condiciones clínicas, la base neurocientífica de este fenómeno permanece poco clara”.

“La invención de esta ilusión es importante debido a que revela el mecanismo básico que produce el sentimiento de estar dentro del cuerpo físico. Esto representa un avance significativo debido a que la experiencia del propio cuerpo como centro de la conciencia es un aspecto fundamental de la auto-consciencia”.

Este descubrimiento sobre la inducción de OBE podría también tener aplicaciones industriales, como el Dr. Ehrsson explica: “Esencialmente es una forma de proyectarte a ti mismo, una forma de teletransporte. Si podemos proyectar a gente en un personaje virtual, de tal forma que responda como si estuviese verdaderamente en una versión virtual de sí mismo, sólo imagina las implicaciones. La experiencia de jugar videojuegos podría alcanzar un nivel completamente nuevo, pero podría irse mucho más allá. Por ejemplo, un cirujano podría realizar una operación a distancia, controlando su “yo virtual” desde una localización distinta”.

La configuración de las ilusiones es tal y como sigue: los participantes en el estudio se sientan en una silla llevando un par de dispositivos de video sobre sus cabezas. Éstas tienen dos pequeñas pantallas sobre cada ojo, que muestran una película en directo grabada por dos video cámaras situadas una junto a otra a dos metros por detrás de la cabeza del participante. La imagen de la cámara de video izquierda se presenta en el ojo derecho y la cámara derecha en el ojo izquierdo. El participante ve una imagen estereoscópica (3D), por lo que ve su propia espalda desde la perspectiva de alguien situado por detrás de él.

El investigador entonces se coloca al lado del participante (desde su punto de vista) y usa dos bastones de plástico para tocar simultáneamente el cuerpo real del participante y el pecho del cuerpo ilusorio, moviendo este segundo bastón hacia donde estaría situado este pecho ilusorio, justo por debajo de la visión de la cámara.

Los participantes confirmaron que habían experimentado estar sentados tras su cuerpo físico y observarse desde esa situación. El Dr. Ehrsson dijo: “Esto era una experiencia bastante extraña y fascinante para los participantes – fue un sentimiento absolutamente real para ellos y no pasaron miedo. Muchos de ellos rieron y dijeron ‘¡Guau, esto es muy raro!'”.

Para probar más la ilusión y proporcionar pruebas objetivas, el Dr. Ehrsson entones realizó un experimento adicional para medir la respuesta psicológica del paciente — específicamente el nivel de transpiración de la piel – en un escenario donde sentían que su cuerpo ilusorio estaba en peligro. Su respuesta corporal indicó inequívocamente que pensaron que la amenaza era real.

La creación de esta ilusión perceptual nace de una idea que el Dr. Ehrsson tuvo cuando era estudiante de medicina, cuando se preguntó qué pasaría con el “yo” si pudieses de alguna forma mover tus ojos hacia otra parte de la habitación, solo a unos metros de distancia, de forma que pudieses observarte desde una perspectiva exterior. ¿Seguiría el “yo” a los ojos y permanecería en el cuerpo?.

El Dr. Ehrsson añade: “La ilusión es distinta de cualquier otra que se haya publicado antes. Es la primera que involucra un cambio en la localización percibida de uno mismo, relativa al cuerpo físico. También es distinta de cualquier configuración de realidad virtual debido a que examina lo que sucede cuando te observas a ti mismo, y también existe una información multisensorial que dispara la ilusión. Anteriormente no se había inducido una OBE a personas sanas, aparte de algunos informes no comprobados en literatura oculta. Es un desarrollo muy excitante, y tiene implicaciones para un amplio rango de disciplinas, desde la neurología hasta la teología”.


Fecha Original: 24 de agosto de 2007
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *