El caos de los gigantes gaseosos continuará siendo un misterio por ahora

Algo tan trivial como el paso de un cometa podría tener un descomunal efecto en el futuro movimiento de un planeta gaseoso gigante como Júpiter, pero que no podemos saber por el momento, afirma un físico de los Estados Unidos. Realizando simulaciones por ordenador, Wayne Hayes de la Universidad de California en Irvine ha demostrado que se requiere un conocimiento más preciso de las posiciones de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno antes de que los científico puedan determinar si existe el caos en las trayectorias de los planetas (publicación online avanzada de Nature Physics).

¿Predecible?

Los físicos han sabido durante algún tiempo que los movimientos de Plutón y los planetas interiores eran caóticos. Esto significa que una pequeña fuerza externa sobre un planeta, podría, con el tiempo, provocar un gran cambio en la posición del planeta dentro de su órbita. Aunque no es probable que los planetas colisionen o sean expulsados del Sistema Solar en algún momento cercano, el caos significa que las órbitas de estos planetas no pueden preverse con fiabilidad a largo plazo.

Si las órbitas de los gigantes gaseosos son caóticas, sin embargo, hay menos certeza — algunas simulaciones por ordenador han encontrado caos mientras que otras no. Una causa de esta confusión podría ser los “artefactos numéricos” — errores espurios que se acumulan, por ejemplo, cuando un ordenador redondea los resultados de cálculos sucesivos.

Pero de acuerdo con Hayes la discrepancia es realmente un resultado de la falta de certeza en el conocimiento de los astrónomos de las actuales condiciones de los planetas, que son introducidos como datos en las simulaciones. Aunque a partir de las observaciones conocemos las posiciones orbitales de los gigantes gaseosos con un precisión de unas pocas partes en 10 millones, incluso esa diminuta cantidad de incertidumbre puede crear la diferencia entre la regularidad y el caos en un sistema, comenta.

Hayes llegó a su conclusión realizando sus propias simulaciones del Sistema Solar, simplificando el Sol y los planetas interiores como una única masa y calculando las trayectorias de los gigantes gaseosos dentro de mil millones de años. Para evitar la posibilidad de artefactos numéricos que aumenten o atenúen el caos, realizó los cálculos usaron tres algoritmos de integración distintos.

Hayes encontró que comenzando con las simulaciones en distintos puntos dentro de un rango de incertidumbres observacionales podría terminar con una progresión caótica tras tiempos entre 2 y 230 millones de años — o ninguno en absoluto. Esto significa que seremos incapaces de determinar si los movimientos de los gigantes gaseosos son caóticos hasta que no se realicen mejores observaciones, aunque Hayes dijo a physicsworld.com que no sabe cuando será esto.

Algunos físicos creen que la existencia de caos en el movimiento de los gigantes gaseosos podría tener efecto en nuestra capacidad para predecir con precisión ciertas propiedades de los planetas interiores. Uno de ellos es la inclinación de la Tierra, que tiene un gran impacto en el clima.


Autor: Jon Cartwright
Fecha Original: 24 de septiembre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *