¿Pudo la adenina del polvo interestelar haber disparado la vida en la Tierra?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Algunos de los elementos necesarios para dar soporte a la vida en la Tierra son ampliamente conocidos – oxígeno, carbono y agua, por nombrar algunos. Tan importante en la existencia de la vida como cualquier otro componente es la presencia de adenina, una molécula orgánica esencial. Sin ella, los ladrillos básicos de la vida no se unirían. Los científicos han estado intentando encontrar el origen de la adenina en la Tierra y dónde podría existir en el Sistema Solar. El investigador de la Universidad de Missouri-Columbia, Rainer Glaser, puede tener la respuesta.

La vida existe en la Tierra debido a una delicada combinación de ingredientes químicas. Usando un modelo teórico, Glaser lanza la hipótesis de la existencia de la adenina en las nubes de polvo interestelar. Esas mismas nubes pueden haber bañado con adenina a la Tierra joven cuando comenzó a enfriarse hace miles de millones de años, y podría potencialmente tener la clave para iniciar un proceso similar en otro planeta.

“La idea de que cierta molécula venga del espacio no es descabellada”, dijo Glaser, profesor de química en la Facultad de Artes y Ciencias de la MU. “Puedes encontrar grandes moléculas en meteoritos, incluyendo adenina. Sabemos que la adenina puede formarse en cualquier parte del Sistema Solar, por lo que ¿por qué deberíamos considerar imposible formar los ladrillos de la vida en algún lugar del polvo interestelar?”

Glaser cree que los astrónomos deberían buscar nubes de polvo interestelar que tengan cianido de hidrógeno altamente concentrado (HCN), lo cual indica la presencia de adenina. Encontrar tales bolsas estrecharía el espectro de dónde podría existir la vida dentro de la galaxia de la Vía Láctea.

“Hay una gran cantidad de cielo con unas pocas áreas que tienen nubes de polvo. En esas nubes, unas pocas de ellas tienen HCN. Unas pocas de ellas tienen el suficiente HCN para dar soporte a la síntesis de las moléculas de la vida. Ahora, tenemos que buscar altas concentraciones de HCN, y ahí es donde tienes que buscar si quieres encontrar adenina”, dijo Glaser. “La química del espacio y la “química normal” pueden ser muy distintas debido a que las concentraciones y procesos de intercambio de energía son distintos. Estas características hacen que el estudio de la química en el espacio sea emocionante y un reto académico; se debe pensar en ello verdaderamente sin prejuicios”.

Esta teoría que describe la fusión de los compuestos químicos que formaron la vida primigenia se presenta en el último ejemplar de la revista “Astrobiology” y son coautores de la teoría Brian Hodgen (Universidad de Creighton), Dean Farrelly (Universidad de Manchester) y Elliot McKee (Universidad de St. Louis). El artículo,“Adenine Synthesis in Interstellar Space: Mechanisms of Prebiotic Pyrimidine-Ring Formation of Monocyclic HCN-Pentamers (Síntesis de adenina en el espacio interestelar: Mecanismos de formación de anillos de pirimidina prebiótica de pentámeros HCN monocíclicos)”, describe la asusencia de una barrera medible que impediría la formación de un esqueelto necesario para la síntesis de adenina. El artículo también figura en el ejemplar del 6 de agosto de “Chemical & Engineering News”.


Fecha Original: 3 de octubre de 2007
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *