El legado científico del Sputnik

Hace cincuenta años el Diseñador Jefe del Sputnik, Sergei Korolyov, observaba como un misil ruso modificado era lanzado al espacio desde las solitarias estepas de Kazajstán portando una carga muy especial.

El Sputnik 1 (“compañero de viaje” en ruso) tenía aproximadamente el tamaño de un balón de baloncesto y pesaba unos 80 kilos. Estaba equipado con dos radio transmisores y cuatro largas antenas que emitían un “bip” constante mientras orbitaba la Tierra durante 21 días.

El lanzamiento del Sputnik asombró al mundo y , también, lo cambió. Anunció de una forma dramática una nueva “era espacial”, creó una crisis de identidad en los Estados Unidos, llevó a la creación de la NASA y comenzó una agitada carrera entre las dos superpotencias mundiales para colocar un humano en la Luna.

El Sputnik tocó todos los aspectos de la vida. Para los políticos, su lanzamiento proporcionó una nueva y poderosa forma de elevar el patriotismo. Vencer la carrera espacial no era sólo materia de seguridad nacional, dijeron, sino de orgullo nacional.

Para los ingenieros, la era espacial representó un nuevo conjunto de obstáculos tecnológicos a solventar. Los ingenieros fueron el grupo encargado de inventar máquinas capaces de escapar de la gravedad terrestre y alcanzar la Luna, así como las formas de mantener a los humanos vivos en el espacio y comunicarse con ellos desde tierra.

Para los militares, el Sputnik representó una amenazadora e impresionante nueva forma de proseguir con la guerra. La misma tecnología necesaria para enviar a un satélite al espacio podía adaptarse para lanzar una cabeza nuclear a tu enemigo cruzando medio mundo.

Para los ambientalistas, las fotografías de nuestro planeta que llegaron de la era espacial fueron una poderosa herramienta propagandística. La imagen “Mármol Azul” tomada por la tripulación del Apolo XVII dio para escribir volúmenes sobre la fragilidad de la Tierra y la interconexión entre la vida y la humanidad.

Pero todas estas cosas vendrían más tarde. Podría decirse que los primeros en darse cuenta del significado global del Sputnik y explotar su tecnología fueron los científicos para los que aquella bola de metal representó una nueva y radical forma de estudiar nuestro planeta y el universo.

Los científicos realizaron su primer gran descubrimiento de la era espacial apenas tres meses tras el lanzamiento del Sputnik. El científico estadounidense James Van Allen convenció a los ingenieros para acoplar al primer satélite estadounidense, el Explorer 1, un contador Geiger que había diseñado, para lanzarlo el 31 de enero de 1958. El experimento confirmó la existencia del campo magnético de la Tierra detectando una región en forma de rosquilla de partículas de alta energía rodeando el planeta. Los científicos saben ahora que la Tierra tiene dos de tales “Cinturones de Van Allen” los cuales pueden ser peligrosos tanto para satélites como para astronautas.

Impulso para la ciencia

El lanzamiento del Sputnik’ forzó a los estadounidenses a repensar la idea de que eran la nación más avanzada tecnológicamente del mundo. “Muchas personas quedaron asombrados de que los rusos, entre todo el mundo, pudieran hacerlo”, recuerda William Burrows, autor de This New Ocean (Este nuevo océano), una crónica detallada de la era espacial.

“Los comunistas se jactaban de que habían inventado el aeroplano, la televisión, los cohetes etc. y los estadounidenses hacían bromas sobre que probablemente también tenían el crédito sobre el béisbol y el chicle”, dijo Burrows. “Nos reíamos y los ridiculizábamos. Entonces llegó el Sputnik. ¡POW! Nos golpearon verdaderamente fuerte”.

Lo que siguió fue un impulso sin precedentes en los Estados Unidos para educar a la juventud de la nación en ciencia y matemáticas. En 1958, el Congreso aprobó el Decreto de Educación de Defensa Nacional para proporcionar becas de estudio a los aspirantes a científicos, ingenieros y matemáticos.

“El Sputnik hizo que todo el mundo pensara en la ciencia y la tecnología más seriamente”, dijo David Thompson, astrofísico en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland.

Aspirantes a astrónomos

El empujón del gobierno de los Estados Unidos a la educación científica se facilitó de muchas formas gracias al Sputnik. El satélite fue una maravilla tecnológica que inspiró a toda una generación de estudiantes – y no sólo aspirantes a ingenieros. Algunos astrónomos inician si interés en el espacio gracias a la era del Sputnik.

“Todo el mundo salía a la calle a intentar ver esos satélites que se acababan de lanzar y yo salí y dije ‘¿Sabes?, esas otras cosas del cielo son más interesantes’”, dijo Thompson. “Hay estrellas y planetas allí fuera”.

“Era un niño y sonaba muy excitante”, dijo Mario Livio, astrónomo en el Instituto del Telescopio Científico Espacial en Maryland. “En aquella época, el primer nombre que recuerdo para eso era ‘luna artificial’. Por supuesto eso tenía su propia carga sentimental: ‘Los humanos habían creado su propia luna artificial’”.

Legado duradero

Para muchos científicos, el mayor legado del Sputnik es el de los observatorios espaciales tales como Hubble para los que allanaron el camino.

Los telescopios espaciales “abrieron las puertas a nuevos regímenes de longitudes de onda o mejoraron las capacidades en un régimen dado en un factor de diez ” comparado con los telescopios terrestres, dijo Livio a SPACE.com.

“Los estudios del fondo de microondas del espacio empezaron con COBE y continuaron con WMAP”, dijo Steven Weinberg, premio Nobel de física que trabaja en la Universidad de Texas en Austin. “Realmente ha llevado a la cosmología a ser una ciencia de precisión y a darnos la mejor prueba de la inflación”.

Otros creen que las contribuciones del Sputnik a la ciencia son más sutiles. La era espacial también animó a los científicos de todas las disciplinas a considerar nuevas ideas, dijo el historiador de los vuelos espaciales Roger Launius, Presidente de la División de la Historia Espacial del Museo Nacional del Aire y el Espacio de la Institución Smithsoniana en Washington, D.C.

“En el pasado no teníamos idea, hasta que comenzó la exploración del espacio, de los peligros potenciales así como de las oportunidades que había allí afuera”, dijo Launius. “¿Cuándo se desarrolló la teoría de que los dinosaurios habían sufrido una extinción masiva como resultado del impacto de un meteorito? Si no hubiésemos flotado en el espacio, nunca habríamos considerado tal posibilidad”.

Nota del Traductor: Con este artículo no sólo hago un pequeño homenaje al 50 aniversario del lanzamiento del Sputnik, hoy 4 de octubre de 2007, sino que aprovecho una efeméride tan importante para celebrar los 500 artículos de Ciencia Kanija. Gracias a todos por estar al otro lado del monitor.


Autor: Ker Than
Fecha Original: 02 de octubre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (11)

  1. Y que sean otros 50.000 más ;) A cuidarse, Kanijo!

  2. Felicidades por los 500 artículos, estas haciendo un trabajo genial.
    Un saludo.

  3. slurki

    A nombre de todos los eslurkers que te leemos mucho pero nunca opinamos, un aplauso y felicitacion.

    Enhorabuena!

  4. shevek

    Me sumo a las felicitaciones, a los deseos de que continúe y añado que para mí es una auténtica gozada poder leerte.

  5. Muchas gracias a todos amigos.

  6. Sigresman

    Pues enhorabuena.

    Ya solo me faltan por leer 499.
    A ver si no traduces tan rapido que yo leo muy lento y se me acumulan.

  7. Me sumo a los miles que te leemos y no opinamos, pero que agradecemos silenciosamente tu trabajo de recopilación. Felicitaciones ….

  8. [...] El equipo de Vasile presentó sus hallazgos recientemente en el Observatorio Jodrell Bank en Macclesfield, Reino Unido, como parte de las celebraciones del 50 aniversario del lanzamiento del Sputnik. [...]

  9. Manuel

    Por curiosidad: ¿qué ha sido del sputnik? ¿Sigue en órbita?¿Sigue en el espacio? ¿Se ha desintegrado?

    Gracias. Un saludo.

    For curiosity: What has been the sputnik? Are you still in orbit? Still in space? Have you broken?

    Thank you. A greeting.

  10. Leviatán

    Manuel,

    El Sputnik 1 fue lanzado el 4 de Octubre 1957; el 3 de Enero de 1958 realizó su reentrada en la atmósfera terrestre, momento en el cual se incineró.

    Saludos

  11. Manuel

    Hola Leviatán: Muchas gracias por la info, ya me imaginaba algo de eso.
    Ayer estuve viendo WALL-E, y en una de las escenas, al salir de la tierra se le engancha un Sputnik en la cabeza; me sorprendió. No se qué mensaje subliminal habrán querido dejar. Me temo lo peor, son de lo que no hay.
    Por eso he estado buscando información pero no la encontraba en ningún sitio.
    Gracias de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *