Investigadores de la Universidad de Florida prueban la terapia con células madre para pacientes de corazón

Los doctores de la Universidad de Florida trataron a su primer paciente integrado en un nuevo estudio diseñado para probar si inyectando células madre en el corazón se ayuda a restablecer el flujo sanguíneo del órgano al provocar el aumento de nuevos vasos sanguíneos.

Los investigadores de la Universidad de Florida planean probar la terapia experimental en personas con graves enfermedades de las arterias coronarias y con dolor habitual del pecho quienes no responden a la medicación tradicional o a los procedimientos quirúrgicos diseñados para restablecer el flujo sanguíneo, como la angioplastia o la cirugía de bypass.

“La idea general es que proporcionando estas células de origen de vasos sanguíneos, esperamos que puedan generar nuevos vasos a partir del crecimiento de la implantación de las mismas o estimular que el corazón regenere nuevos vasos a partir de las células que residen en él”, dijo el investigador del estudio el Dr. Carl J. Pepine, jefe de medicina cardiovascular del Colegio de Medicina de la Universidad de Florida. “No está completamente claro si son las células reales las que podrían hacer esto o sólo el entorno y las señales químicas que tienen lugar en las células podrían resultar en esto”.

Cada año, cerca de medio millón de estadounidenses con enfermedades de corazón experimentan severos dolores en el pecho porque las arterias coronarias y los vasos más pequeños que proporcionan sangre rica en oxígeno al músculo cardíaco se estrechan o se bloquean por depósitos de placa o coágulos. Estas obstrucciones pueden provocar mini ataques de corazón que, aunque sean muy pequeños como para notarse, con el tiempo el corazón se daña irreversiblemente – llevando a la discapacidad, progresiva insuficiencia cardiaca o incluso la muerte.

En el futuro, estudios de doble ciego y placebo-controlado, conocido como la Terapia Celular Autóloga CD34 – Ensayo de la Isquemia Miocárdica Crónica, o ACT34-CMI, los investigadores de la Universidad de Florida estudiarán a 15 pacientes del centro médico de la Universidad de Florida en Shands para determinar si las células madre de una persona pueden ser usadas con efectividad y seguridad para tratar reducciones crónicas del flujo sanguíneo del corazón, mejorando los síntomas y los resultados a largo plazo. También evaluarán si los participantes presentan mejoras en la calidad de vida y la tolerancia al ejercicio, y si el corazón funciona mejor.

Los participantes se someterán a análisis y entonces recibirán una serie de inyecciones de una proteína que libera las células madre desde la médula ósea al torrente sanguíneo. Las células, conocidas como células madre CD34+, ayudan a incitar el crecimiento del vaso sanguíneo y son recogidas por el paciente durante un procedimiento llamado aféresis, dice Chris Cogle, profesor adjunto de medicina en el Programa de Células Madre Biológicas y Medicina Regenerativa del Colegio de Medicina de la Universidad de Florida.

Los participantes serán entonces asignados al azar para recibir uno o dos niveles de dosis de las células, o un placebo.

“Los médicos usarán un sistema de trazado eléctrico con catéter-base para encontrar el músculo que piensan que todavía es viable pero no funcional”, dice R. David Anderson, un profesor asociado de medicina en la Universidad de Florida y director de cardiología intervencional. “Las células son inyectadas en los lugares viables del corazón, que tienen un flujo sanguíneo pobre, en el laboratorio de cateterización cardíaca del centro médico de la Universidad de Florida en Shands”.

Los pacientes serán evaluados periódicamente mediante ecocardiografías e imágenes de resonancia magnética durante el curso del año siguiente al procedimiento. Aunque hasta la fecha los sujetos de estudio han tolerado el procedimiento bien, los potenciales riesgos incluyen la infección, las reacciones alérgicas, las hemorragias, los coágulos de sangre y los daños al corazón o a los vasos.

La Universidad de Florida es uno de los 20 lugares de investigación que participan en el estudio nacional, los cuales evalúan a un total de 150 pacientes y son patrocinados por la Unidad de Negocio de Terapias Celulares de la Baxter Healthcare Corp. y tienen como investigador principal al Dr. Douglas Losordo, de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste. Baxter creó el equipo de ordenamiento celular usado para aislar las células de la sangre.

Pendientes de la aprobación de la Administración de Alimentos y Fármacos, los investigadores de la Universidad de Florida, a través del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre – financiado por la Red de Investigadores de Terapia con Células Cardiovasculares- están preparándose para fundar otros tres centros de estudio dentro de los próximos meses que usen otros tipos de células madre de los propios pacientes.

Un ensayo se centra en los pacientes que han tenido un ataque al corazón en la semana anterior a la inscripción en el estudio, otro en pacientes cuyo ataque al corazón ocurrió en las dos o tres semanas anteriores, y el tercero en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva o con dolor de pecho crónico que no han respondido al tratamiento tradicional.

Estos estudios usarán células madre tomadas directamente de la médula ósea del paciente en lugar de células madre aisladas del torrente sanguíneo, dijo Pepine, y probarán si varias terapias con células pueden mejorar el riego del corazón para ayudar a reparar los vasos sanguíneos o formar unos nuevos y reforzar el músculo cardíaco perfeccionando su habilidad de bombear eficientemente.

El Dr. Douglas E. Vaughan, jefe de la división de medicina cardiovascular en el Centro Médico Universitario Vanderbilt, dijo que el estudio es importante y aborda a un grupo importante de pacientes que necesitan nuevas opciones.

“Hay mucho entusiasmo en la comunidad cardiovascular por el potencial de las terapias basadas en células para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares”, dijo Vaughan, “y hay una mayor experiencia en todo el mundo en el uso de células madre derivadas de médula ósea en pacientes con enfermedades cardiacas. Hay una creciente confianza en que van a ser una forma segura de terapia, pero hay cuestiones sin resolver acerca de cómo será de efectivo y que impacto tendrá en los pacientes individuales”.


Autor: Melanie Fridl Ross
Fecha Original: 4 de octubre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. [...] Investigadores de la Universidad de Florida prueban la terapia con células madre para pacientes de … [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *