El peculiar púlsar en la Nebulosa del Cangrejo

En 1054, los astrónomos árabes y chinos notaron una nueva estrella brillando con fuerza en el cielo. Esta fue una de las primeras observaciones registradas de una supernova, y los restos de la explosión son lo que hoy conocemos como la Nebulosa del Cangrejo. La nebulosa aún interesa hoy día a los astrónomos, además de por su espectacular belleza, alberga un púlsar con curiosas propiedades que pueden cambiar drásticamente nuestra comprensión de la física de los púlsares.

Un equipo liderado por el Dr. Jean Eileck y Tim Hankins en la Universidad Tecnológica de Nuevo México observó el púlsar del cangrejo en el espectro de radio usando el Conjunto Muy Grande (VLA) y el telescopio de Arecibo, descubriendo, para su sorpresa, que las emisiones de radio del púlsar son mucho más complejas de lo que habían pensado en un principio.

Su artículo, What makes the Crab pulsar shine? (¿Qué hace brillar al púlsar del Cangrejo?, apareció en las actas de la reunión de Forty Years of Pulsars: Millisecond Pulsars, Magnetars and More (Cuarenta años de púlsares: Púlsares de milisegundos, magnetares y más).

El pulsar del cangrejo – una estrella de neutrones de giro rápido que emite radiación a través de sus polos magnéticos como un faro – en realidad emite dos pulsos distintos; uno es llamado pulso principal, y el otro, que está a unos 160 grados del principal en la rotación, es llamado interpulso.

Observaron pulsos individuales en periodos de tiempo muy cortos para separar sus propiedades, y encontraron que el interpulso difiere en tres formas significativas del pulso principal en ciertas frecuencias de radio: produce luz más polarizada – las longitudes de onda de la luz están más alineadas – el interpulso dura más, y la radiación emitida está más dispersa.

“Dado que una física similar debería conducir a procesos de emisión similares, estos modelos sugieren que el pulso principal y el interpulso deberían ser iguales en sus cantidades observables. Quedamos – y seguimos – bastante sorprendidos cuando resultó que esto no sucedía en el púlsar del cangrejo”, escribió Eileck.

En otras palabras, es curioso que el interpulso tenga propiedades distintas, dado que se creía que provenía del mismo mecanismo que el pulso principal. Esto genera gran cantidad de preguntas sobre nuestro conocimiento de la física de los púlsares: ¿Hay otros púlsares como este? ¿Cómo crean los púlsares emisiones de radio tan distintas?

“El Cangrejo es especialmente claro dado el número de componentes de su perfil medio, y también por el hecho de que tiene un número mayor de pulsos muy brillantes que la mayoría de púlsares (esos pulsos “gigantes” son los que brillan lo bastante para permitirnos estudiarlos de forma individual). Pero nadie sabe si esto significa que la física de sus emisiones es especial, o común … aún hay debate sobre eso”, escribió Eileck en respuesta a un correo electrónico.

El equipo de Eileck planea observar otros púlsares con el objetivo de contestar esta pregunta, entre la multitud de ellas que ha generado su investigación.


Autor: Nicholos Wethington
Fecha Original: 23 de octubre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. [...] El peculiar púlsar en la Nebulosa del Cangrejowww.cienciakanija.com/2007/10/30/el-peculiar-pulsar-en-la-ne… por mezvan hace pocos segundos [...]

  2. Manlio E. Wydler

    Si “algunos” nos permiten conjeturar- Parece que solo a mi no me está permitido- yo diría que debería buscarse en las proximidades de alguno de los polos un posible magnetar, que con su magnetismo enorme , no produzca estas diferencias de emisión.

  3. [...] de partículas de alta enrxía nunha área de fragmentos en expansión coñecida como Nebulosa do cangrexo. Este é o mesmo proceso que sufrirá a nosa estrela, o Sol, dentro duns cinco mil millóns de [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *