El lanzamiento de Columbus pone a prueba las leyes espaciales

¿Qué leyes se aplicarán cuando el laboratorio espacial europeo Columbus se una en diciembre a la Estación Espacial Internacional liderada por Estados Unidos? Y qué pasará si astronautas de distintos países se enzarzan en una pelea? Estas fueron dos de las preguntas planteadas en una reunión en Viena el mes pasado para examinar las contribuciones realizadas por las humanidades a la exploración del espacio.

Laboratorio Columbus

Está planeado que Columbus se lance en órbita a bordo de la lanzadera espacial Atlantis de los Estados Unidos el 6 de diciembre. Se convertirá en par de la Estación Espacial Internacional (EEI) y en el módulo más importante proporcionado por la Agencia Espacial Europea (ESA).

La conferencia Humans in Outer Space – Interdisciplinary Odysseys (Humanos en el espacio exterior – Odiseas interdisciplinarias) que tuvo lugar el 11 y 12 de octubre, fue catalogada como “el primer diálogo exhaustivo trans-disciplinario sobre humanos en el espacio exterior”. Reunió a científicos espaciales cara a cara con eruditos de las humanidades incluidos expertos en leyes espaciales. Se organizó de forma conjunta por la Fundación Europea de Ciencia (ESF), la ESA y el Instituto Europeo de Política Espacial (ESPI) con sede en Viena.

La Dra. Ulrike Bohlmann, del departamento legal de la ESA, dijo en la conferencia que las leyes espaciales estaban basadas en el Tratado del Espacio Exterior de 1967 el cual describió como “la Carta Magna del vuelo espacial”. Ha sido ratificado por 98 estados. Siguiendo la tradición de las leyes marítimas, el tratado reconoce que los estados tienen una jurisdicción legal dentro de las naves registradas por ellos.

El Dr. Frans von der Dunk, del Instituto Internacional de las Leyes del Aire y el Espacio de la Universidad de Leiden, dijo que la estación espacial acarrearía nuevos problemas legales cuando se ensamblasen módulos proporcionados por los Estados Unidos, Rusia y Japón además de la ESA.

Los socios rechazaron una propuesta inicial de que las leyes estadounidenses deberían prevalecer en la estación espacial.

“Hubo acuerdo sobre que cada estado registraría sus propios elementos por separado, lo que significa que tienes un trozo de Estados Unidos anexo a un trozo de Europa anexo a un trozo de Japón en el espacio exterior, legalmente hablando”.

Pero esto no solucionaba el problema de Columbus. Como un proyecto colaborativo europeo no podía registrarse a ningún estado dado que no hay una entidad “Europa” que pueda ejercer una jurisdicción legal. Por lo que los socios debían encontrar algunas soluciones novedosas

La primera se encontró en la ley penal – ¿qué sucede si un astronauta se pelea con otro? “Decidieron que si alguien realiza una actividad que pueda considerarse penal, es en primera instancia su propio país el que ejerza dicha jurisdicción”, explicó el Dr. von der Dunk.

Otra solución se encontró en la ley de patentes. Un invento creado en la EEI será patentado por el país que tenga jurisdicción sobre el módulo en el que se realizó el trabajo. Para Columbus el inventor tendrá la opción de patentarlo en Alemania o Italia, los principales contribuyentes al módulo. En la práctica, dados los acuerdos de patentes europeos, no importa mucho en qué país se archive la patente.

Los socios también acordaron una nueva aproximación a la responsabilidad civil. ¿Qué sucede si un astronauta daña el equipo en la parte europea de la estación espacial? “La idea básica es que todos aceptamos nuestros propios riesgos”, dijo el Dr. von der Dunk. “Estamos todos juntos en esto, todos tenemos el mismo propósito de hacer de la EEI un gran éxito y no queremos que tal actitud, tal mentalidad, se vea perturbada por la amenaza de que un socio demande a otro”.

Yendo más allá, ¿qué ley se aplicará si se establecen bases en la Luna o incluso en Marte? El Tratado del Espacio Exterior dice que ninguna nación puede reclamar la Luna. “El espacio exterior, incluyendo la Luna y otros cuerpos celestes, no está sujeto a la apropiación nacional por reclamo de soberanía, a través de uso u ocupación, o por cualquier otro medio”, dijo la Dra. Bohlmann.

Descartó los esquemas de inversión que proponen la venta de derechos de propiedad en otros planetas. “No puedes comprar un trozo de la Luna ni de Marte, no están sujetos a apropiación y no pueden venderse. Obtienes un precioso certificado pero no tienes derechos de propiedad sobre ningún cuerpo celeste. Es como si te estuviesen vendiendo la Torre Eiffel”.

La jurisdicción sobre la Luna no está cubierta por los tratados existentes, dijo el Dr. von der Dunk. “No es posible la jurisdicción sobre una base territorial. Una base en la Luna nunca puede cualificarse como un territorio de algún país del mundo, por lo que debemos encontrar otros términos”.

Tampoco está claro qué nacionalidad legal tendría un niño nacido en la Luna.

Con muchas naciones ahora activas en el espacio, y el proyecto de aventuras comerciales tales como el turismo o incluso la minería, la necesidad de un claro marco de unión legal para gobernar las actividades espaciales es más importante que nunca. La probabilidad de próximos acuerdos internacionales sobre leyes espaciales parecen remotos, no obstante, en el actual clima político. El Acuerdo Luna de las Naciones Unidas de 1979 establece cómo deberían comportarse los estados cuando exploren la Luna y otros planetas pero sólo ha sido ratificado por 13 países, ninguno de los cuales tiene los medios para ir a la Luna.

Hasta hace poco las humanidades tenían poco entrada en la política espacial europea la cual había sido dominada por la política y la industria así como por consideraciones científicas. La conferencia está desarrollando las “Visiones de Viena sobre los humanos en el espacio exterior” la cual establecerá una voz clara para una nueva y más amplia circunscripción para contribuir al futuro de los seres humanos en el espacio.


Autor: Dr. Monique van Donzel
Fecha Original: 5 de noviembre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (8)

  1. Muy interesante. La verdad es que yo pienso que la ONU debería tener un papel más importante… pero que ni se plantee da una idea de lo utópico de mi pensamiento

    http://www.juzamdjinn.blogspot.com

  2. [...] ¿Qué sucede si un astronauta se pelea con otro? … y otras preguntas sobre leyes espacialeswww.cienciakanija.com/2007/11/07/el-lanzamiento-de-columbus-… por mezvan hace pocos segundos [...]

  3. Creo que lo más lógico ahora mismo si naciera un niño en la Luna ( aunque “ahora mismo” no creo que dejen a una embarazada viajar al espacio, por las consecuencias que esto podría tener para el feto) sería que le dieran al menos la nacionalidad de la madre ( o las de la madre y el padre) a fin de que el cósmico crío estuviera sujeto a un código terrestre de leyes ( ya veis que ni en el espacio se libra uno :P )

  4. Mark

    Muy interesante =D

    Aunque ahora parezca una simple curiosidad de aquí a unas décadas será un tema que dará mucho que hablar…

  5. josep m. fernández

    3: ¿Y si se desconoce la identidad de los padres? Ponte que lo abandonan a las puertas de un convento :-)

  6. [...] El lanzamiento de Columbus pone a prueba las leyes espaciales [...]

  7. [...] van Donzel (noviembre de 2007). «Columbus launch puts space law to the test » (en inglés), traducción al español . Consultado el 29 de abril de [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *