Planetas rocosos podrían habitar un popular cúmulo estelar cercano

Se han hallado evidencias de planetas rocosos en uno de los cúmulos estelares más queridos por la humanidad.

Imagen a color compuesta del cúmulo estelar de las Pléyades y región de los alrededores producida por Inseok Song del Centro de Ciencia Spitzer. La imagen fue creada combinando imágenes en bandas B, R e I a partir de imágenes individuales de la Investigación Digital del Cielo en capas de imágenes azul, verde y rojo, respectivamente. La situación de HD 23514 se muestra con la flecha amarilla. Crédito: Inseok Song/Digital Sky Survey, interior: Gemini Observatory/Lynette Cook

Los astrónomos han señalado una gruesa nube de polvo alrededor de una estrella en las Pléyades, o “las Siete Hermanas”, especulan que los restos en el cúmulo estelar se crearon a partir de colisiones de embriones de planetas rocosos o planetas completamente formados.

“Nuestras observaciones indican que planetas terrestres similares a los que tenemos en nuestro Sistema Solar son, probablemente, bastante comunes”, dijo Benjamin Zuckerman, astrónomo en la Universidad de California en Los Ángeles, que estuvo implicado en el descubrimiento.

Los hallazgos se detallarán en un próximo ejemplar de Astrophysical Journal.

Usando el Observatorio Géminis y el Telescopio Spitzer de la NASA, los investigadores hallaron que el polvo alrededor de HD 23514, una estrella de las Pléyades que es ligeramente más masiva y brillante que nuestro Sol, es cientos de miles de veces más grueso que en nuestro Sistema Solar.

Aunque las estrellas muy jóvenes de 10 millones de años o menos están habitualmente envueltas en gruesas nubes de polvo, HD 23514 tiene aproximadamente 100 millones de años, y su polvo “primordial” debería haberse disipado hace mucho. Por tanto, el polvo que ven los astrónomos ahora es probable que se generase por restos de segunda generación provocados por la colisión de grandes objetos.

“En el proceso de creación de planetas terrestres rocosos, algunos objetos colisionan y crecen en planetas mientras otros se dispersan en polvo”, dijo el miembro del equipo de estudio Inseok Song de Caltech. “Estamos viendo ese polvo”.

El equipo calculó que los planetas terrestres o los embriones planetarios de las Pléyades colisionaron en los últimos cientos de miles de años y, tal vez, mucho más recientemente.

Las partículas creadas durante las colisiones podrían, con el tiempo, fusionarse para formar cometas y asteroides o incluso nuevos planetas.

Las Pléyades han sido bien conocidas durante todos los registros históricos de la humanidad. Los antiguos griegos las llamaron las Siete Hermanas por sus siete estrellas azules calientes más visibles; los aztecas en México y América Central basaron su calendario en las Pléyades; y el cúmulo mencionado en la Biblia, cuando Dios pregunta a Job, “¿Puedes unir las bellas Pléyades? ¿Puedes liberar las cuerdas de Orión?”

Las Pléyades contienen en realidad un total de 1400 estrellas. A 400 años luz de distancia en la constelación de Tauro, es uno de los cúmulos estelares más cercano a la Tierra.


Autor: Ker Than
Fecha Original: 15 de noviembre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. [...] Planetas rocosos podrían habitar un popular cúmulo estelar cercano [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *