Océano de Europa: ¿Delgado o grueso?

¿Cómo determinar el grosor de un océano que no puede verse, y mucho menos saber lo salado que es? Europa, el sexto satélite de Júpiter, se cree que tiene un océano líquido de agua bajo su superficie helada. Sabemos esto debido a su superficie extraordinariamente sin cráteres y la forma en que su campo magnético reacciona con el de Júpìter. Nuevos resultados que tienen en consideración la interacción de Europa con el plasma alrededor de Júpiter – además del campo magnético – nos da una mejor descripción del grosor y composición del océano. Esto ayudará a futuros exploradores robóticos a saber cómo de profundo tendrá que ser el túnel para alcanzar los océanos bajo la superficie.

“Sabemos a partir de las medidas gravitatorias realizadas por Galileo que Europa es un cuerpo diferenciado. Los modelos más plausibles para el interior de Europa’ tienen una capa de hielo de H2O de un grosor entre 80 y 170 km. Sin embargo, las medidas de gravedad no nos dicen nada sobre el estado de esta capa (sólido o líquido)”, dijo el Dr. Nico Schilling del Instituto para Geofísica y Meteorología de Colonia en Alemania.

El agua en el océano de Europa – así como el agua de nuestro océano – es un buen conductor de la electricidad. Cuando un conductor pasa a través de un campo magnético, se produce electricidad, y esta electricidad tiene un efecto sobre el propio campo magnético. Es lo mismo que sucede en el interior de un generador eléctrico. Este proceso es llamado inducción electromagnética, y la intensidad de la inducción ofrece mucha información sobre los materiales implicados en el proceso.

Pero Europa no sólo interactúa con el campo magnético procedente de Júpiter, sin embargo; también tiene interacciones electromagnéticas con el plasma que rodea a Júpiter, llamado plasma magnetosférico. Esto mismo sucede en la Tierra de una forma que es muy familiar: la Tierra tiene una magnetosfera, y cuando el plasma procedente del Sol interactúa con ella vemos el maravilloso fenómeno de las Auroras Boreales.

Este proceso, que sucede de forma intermitente cuando Europa orbita a Júpiter, tiene un efecto de campo de inducción en el océano de la subsuperficie de la luna. Combinando estas medidas con las medidas previas de la interacción entre Europa y el campo magnético de Júpiter, los investigadores fueron capaces de obtener una mejor imagen de cómo de grueso y cómo de conductivo es el océano de Europa. Sus resultados fueron publicados en un artículo titulado, Time-varying interaction of Europa with the jovian magnetosphere: Constraints on the conductivity of Europa’s subsurface ocean(Interacción variable en el tiempo de Europa con la magnetosfera joviana: Restricciones en la conductividad del océano subsuperficial de Europa), el cual apareció en la edición de agosto de 2007 de la revista Icarus.

Los investigadores compararon sus modelos de inducción electromagnética de Europa con los resultado de las medidas de campo magnético de Galileo, y encontraron que la conductividad total del océano era de aproximadamente 50 000 Siemens (una medida de la conductividad eléctrica). Esto es mucho más alto que los resultados previos, que situaban la conductividad en 15 000 Siemens.

Dependiendo de la composición del océano, no obstante, el grosor podría estar entre los 25 y 100 km, lo cual también es más grueso de lo que se estimó previamente con un límite inferior de 5 km. Cuando menos conductivo es el océano, más grueso debe ser para tener en cuenta la conductividad medida, y esto depende de la cantidad y tipo de las sales encontradas en el océano, lo cual aún permanece desconocido.

Tener en cuenta las interacciones con el plasma magnetosférico es importante cuando se estudia la composición de planeta y lunas.

Dijo el Dr. Schilling, “Las interacciones del plasma afectan a las medidas del campo magnético, pero no, por ejemplo, a las medidas gravitatorias. Por lo que en cada caso del sistema de Júpiter, donde se usaron las medidas de campo magnético para obtener información a partir del interior de las lunas, se tiene que tener en cuenta las interacciones del plasma. Un ejemplo es Ío, donde los primeros sobrevuelos sugerían que Ío podía tener un campo dinamo interno. Resultó que la perturbación del campo magnético medida no era un campo interno sino que estaba creado por las interacciones de plasma”.

Europa e Ío, sin embargo, no son el único lugar donde las interacciones del plasma y los campos magnéticos pueden decirnos cosas sobre la naturaleza del interior del planeta; este mismo método también se usó para detectar los géiseres de Encelado, una de las lunas de Saturno.

“Los primeros indicios de una región activa en el polo sur vinieron de unas medidas del campo magnético y las simulaciones de las interacciones del plasma, antes de que Cassini viese realmente los géiseres”, dijo el Dr. Schilling.

Con el descubrimiento de ecosistemas completas en el fondo de los océanos aquí en la Tierra – ecosistemas completamente aislados de la luz solar – el descubrimiento de los océanos en Europa da a los científicos esperanza de que pudiese haber vida allí. Y este nuevo descubrimiento ayuda a los científicos a comprender con qué tipo de océano están tratando.

Ahora, sólo tenemos que hacer un túnel a través de la capa de hielo superficial y mirar por nosotros mismos.


Autor: Nicholos Wethington
Fecha Original: 4 de diciembre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. [...] ¿Cómo determinar el grosor de un océano que no puede ver?www.cienciakanija.com/2007/12/10/oceano-de-europa-%C2%BFdelg… por mezvan hace pocos segundos [...]

  2. saque 20puntos ccon este oceano

  3. ambo

    y entonces cuanto mide la capa de hielo? 25km? 100km?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *