El halo de la Vía Láctea está dividido en dos

La Vía Láctea es un punto de encuentro icónico del cielo nocturno para los australianos, pero observarla et hace sentir mareado, esto podría ser debido a que distintas partes de la misma giran en diferentes direcciones.

El descubrimiento ha sido realizado por un equipo internacional de astrónomos incluyendo a dos de la Universidad Nacional Australiana. Su artículo publicado en el ejemplar del 13 de diciembre de la revista Nature describe cómo la Vía Láctea exterior es una mezcla de dos componentes distintos que giran en direcciones opuestas.

El hallazgo demuestra lo que los astrónomos han sospechado durante 30 años – que el halo de la Vía Láctea no se ensambló de una vez, sino que sucedió a lo largo del tiempo. Esto podría hacer más fácil localizar las estrellas más antiguas y más primitivas químicamente en la galaxia, proporcionando pistas de las propiedades de las estrellas que se formaron en los primeros mil millones de años tras el Big Bang.

El equipo internacional incluye a Daniela Carollo, investigadora en el Observatorio de Torino en Italia actualmente realizando su tesis doctoral en el Observatorio del Monte Stromlo y el astrónomos de la ANU el profesor John Norris. Realizaron el descubrimiento tras estudiar 20 000 estrellas observadas por el Explorador Digital del Cielo Sloan (SDSS-II).

“Examinando delo movimiento y composición química de las estrellas, podemos observar que los halos interior y exterior son bastante distintos y probablemente se formaron de diferente forma en distintas épocas”, dijo Ms Carollo, autora principal del informe.

“Aunque una vez fue considerado como una estructura única, un análisis de las estrellas de SDSS-II muestra que el halo es claramente divisible en dos componentes ampliamente solapados. El descubrimiento nos da una descripción mucho más clara de la formación de los primeros objetos en nuestra Galaxia y de todo el Universo”, añadió.

“Esto demuestra que hay dos partes principales en la estructura del halo – la interior y la exterior”, dijo el Profesor Norris. “El halo interior es una parte de la galaxia que está rotando ligeramente. La parte donde vivimos – el disco galáctico – galopa a ritmo constante, mientras que el componente interno va en la misma dirección, pero mucho más lentamente. El halo exterior rota, aunque ligeramente, en la dirección opuesta”.

El descubrimiento también revela que los componentes de los dos halos tienen distintas composiciones químicas. Es más, de acuerdo con Carollo, las estrellas del halo interior contienen tres veces más elementos pesados que las estrellas del halo exterior.

El Profesor Norris ha pasado más de dos décadas buscando las estrellas más primitivas químicamente de la galaxia. Estos fósiles de los inicios del universo son extremadamente raros, explicó Norris, por lo que encontrarlos sigue siendo un clásico problema de “una aguja en un pajar”. Pero añadió que el descubrimiento de un halo exterior químicamente distinto, “nos da una forma mucho mejor de buscar en el pajar”.


Autor: Martyn Pearce
Fecha Original: 13 de diciembre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. [...] Vía Cienciakanija.com Articulos RelacionadosEl halo de la galaxia, repartidoHuyendo de la Vía LácteaFoto compuesta del centro de nuestra galaxiaChandra descubre un “cañón cósmico”Nuevas observaciones de las Nubes de Magallanes Comparte este artículo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages. [...]

  2. Manlio E. Wydler

    Este tema deberá ser muy estudiado, porque las implicancias son enormes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *