Puntos calientes radiactivos en las playas de la Tierra pudieron ser la chispa de la vida

Hemos oído hablar que la vida se creó en un charco de la sopa química primordial, iniciada por los impactos de rayos, o por moléculas orgánicas que cayeron a la Tierra procedentes de cometas o planetas, tales como Marte. Pero ahora existe una alternativa. La joven Tierra era radiactiva; la Luna también tenía una órbita más baja, generando fuerzas de marea más potentes. Debido a la cercana proximidad a abundante agua, las playas radiactivas pueden haber tenido todos los ingredientes esenciales para los compuestos orgánicos, y finalmente la vida.

Una investigación de la Universidad de Washington en Seattle, sugiere que tal vez el entorno altamente radiactivo de la Tierra hace 4 mil millones de años puede haber sido ideal para la formación de la vida. La órbita de la Luna también es una parte implicada en esta teoría poco convencional.

Gracias a las potentes fuerzas de matea de la Luna que orbitaba mucho más cerca de la Tierra de lo que hoy lo hace, los elementos radiactivos acumulados en las playas pudieron ser ordenados gravitatoriamente. La energía química en estos puntos calientes de las playas fue probablemente lo bastante grande para permitir procesos de fisión autosostenibles (lo cual tiene lugar en concentraciones naturales de uranio). El producto principal de esta fusión es el calor, alimentando de esta forma los procesos químicos y la generación de compuestos orgánicos que darían lugar a la vida.

“Los aminoácidos, azúcares y fosfatos solubles pueden ser producidos simultáneamente en un entorno de playa radiactiva”, dijo Zachary Adam, astrobiólogo en la Universidad de Washington en Seattle.

Esta es una teoría difícil de comprender, es bien conocido que la radiactividad rompe las moléculas orgánicas y provoca un sinfín de problemas para las criaturas basadas en el carbono como nosotros. Pero en la joven Tierra, carente de planetas y animales, los procesos radiactivos pudieron haber proporcionado energía para que se iniciase por primera vez la vida.

Esta teoría también explica parcialmente por qué la vida puede ser un evento muy extraño en el universo: debe haber la concentración adecuada de elementos radiactivos en la superficie dominada por el agua del planeta en desarrollo y fuerzas de marea proporcionadas por un cuerpo estelar que orbite cerca. La Tierra, después de todo, puede ser única.


Autor: Ian James O’Neill
Fecha Original: 12 de enero de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. [...] http://www.cienciakanija.com Articulos RelacionadosSondas cometarias revelan posible origen extraterrestre de la vidaEncelado, [...]

  2. [...] Puntos calientes radiactivos en las playas de la Tierra pudieron ser la chispa de la vida [...]

  3. Puntos calientes radiactivos en las playas de la Tierra pudieron ser la chispa de la vida…

    Hemos oído hablar que la vida se creó en un charco de la sopa química primordial, iniciada por los impactos de rayos, o por moléculas orgánicas que cayeron a la Tierra procedentes de cometas o planetas, tales como Marte. Pero ahora existe una alternati…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *