¿Qué pasó con la conservación de la energía?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

La mayoría de soluciones de las que se habla para el calentamiento global implican energías alternativas, pero la línea más directa para reducir las emisiones de gases invernadero es usar menos energía, y punto.

“La energía más barata y más limpia es la que no usas”, dijo Jenny Powers del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC).

La idea se conoció como conservación de la energía, pero dio la impresión de estar sentado a oscuras en casa con tres jerseys para estar caliente. El término más favorable es “eficiencia”, el cual implica hacer más con menos.

Un informe realizado a principios de 2007 por McKinsey & Company, una firma de consultoría sobre gestión global, encontró que adoptando ciertas medidas de eficiencia podría recortarse el incremento de la demanda energética mundial en más de la mitad, sin sacrificar el crecimiento económico.

“No suena tan seductor como las energías solares o eólicas, pero la eficiencia es la piedra angular de la reducción de nuestro impacto medioambiental”, dijo Powers a Livescience.

No desperdiciar

El mundo consumió 422 quads de energía en 2003 (un quad son mi billones de Unidades Termales Británicas, o la energía de 180 millones de barriles de crudo). Sólo los Estados Unidos usaron 92 quads en el mismo año, siendo el mayor país consumidor de energía del mundo.

El informe, “Curbing Global Energy Demand Growth (Contener el Crecimiento de la Demanda Global de Energía)”, predice que el consumo global se incrementará un 2,2 por ciento anual, alcanzando los 613 quads en 2020. No obstante, haciéndonos más eficientes, el mundo podría frenar su creciente apetito, de tal forma que sólo necesitemos 478 quads en 2020.

Estos recortes no tienen por qué ser dolorosos. De hecho, muchos de los informes de propuestas de ahorro de energía pagarían por ellos en pocos años, pero el problema es que la mayor parte de la gente y las organizaciones no se dan cuenta del desperdicio que hacen.

Para concienciar al sector industrial, el Departamento de Energía tiene un programa llamado Ahorra Energía Ahora, el cual proporciona valoraciones gratuitas sobre energía a las mayores plantas de consumo energético del país. Hasta ahora, los asesores han visitado más de 300 plantas e identificado más de 600 millones de dólares en posibles reducciones de energía, lo que corresponde a 5,1 millones de toneladas de emisiones de CO2.

“Por esto es por lo que nos centramos en los mayores consumidores”, dijo el director del programa Bob Gemmer. “El ahorro en costes es un número que puedes abarcar”.

Los asesores se centraron en equipos de calefacción por fuego y sistemas de vapor, los cuales cuenta casi el 70 por ciento del uso de energía industrial. El Departamento de Energía ha recomendado un rango de mejoras de eficiencia desde añadir el aislamiento adecuado a instalar sistemas de energía y calefacción que usen calor residual para generar electricidad.

Las compañías no están obligadas a hacer estos cambios, pero Gemmer dijo a LiveScience que muchas de las plantas podrían recortar su factura energética en casi un 10 por ciento.

“Existe una creencia general de que la mejor forma de hacer dinero es generar más cosas”, dijo Gemmer. Pero algunas compañías podrían incrementar sus beneficios en un 50 por ciento simplemente reduciendo el coste de energía de sus plantas.

No querer

Aunque la industria cuenta con el 46 por ciento del consumo de energía, cada vez más energía global se usa en los hogares, lugares de trabajo y transporte, especialmente en las naciones desarrolladas.

“Los consumidores son cada vez más la fuerza que dirige el consumo de energía conforme la economía mundial se ha desplazado desde la industria hacia las industrias de servicio menos intensivas en energía”, de acuerdo con el informe de McKinsey.

Sólo China podría contar con un tercio del crecimiento total de la demanda energética, gracias en parte a su floreciente clase media y los deseos de la población de coches y electrodomésticos.

El informe encontró que el sector residencial global tenía la mayor oportunidad de reducir su demanda de energía implementando un mejor aislamiento, iluminación fluorescente compacta y calentamiento de agua de alta eficiencia.

Pero sorprendentemente una de las mayores ineficiencias en el hogar es la energía de “standby”: las pequeñas lucecitas y pantallas que permanecen encendidas cuando apagas algo. La energía de standby consume entre 20 y 60 vatios, lo cual puede que no parezca mucho, pero a lo largo del día resulta entre un 4 y un 10 por ciento del consumo energético del hogar.

“Los mayores culpables del standby son tu ordenador y televisión por cable”, dijo Powers.

Por qué no

Existe tecnología actualmente disponible que reduce la energía de standby a 1 vatio. De hecho, la mayor parte de las ideas de eficiencia — tales como los electrodomésticos de “Energía Estrella” y arquitecturas sostenibles — ya existen, al contrario que algunas energías alternativas, tales como paneles solares asequibles que aún están a años de distancia.

“Todo [en este informe] se encuentra dentro de lo que podemos alcanzar con la tecnología de hoy”, dijo la Presidenta de NRDC Frances Beinecke. “No se necesita inventar nada. No hay varitas mágicas. No se pedirá a los estadounidenses que vivan en árboles o cabañas de barro”.

Entonces, ¿qué nos detiene? Parte del problema es que la eficiencia no tiene el mismo impacto que un molino de viento o un vehículo con células de combustible, dijo Powers. “No puedes verlo, ni tocarlo, ni probarlo”.

Para incrementar la percepción, el informe recomienda que las compañías de servicios proporcionen una factura por elemento que permita a los consumidores ver cuánto cuesta cada electrodoméstico y cuánto podrían ahorrar instalando alguno más eficiente.


Autor: Michael Schirber
Fecha Original: 2 de enero de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *