Los doctores podrían estar dando la dosis incorrecta de adrenalina en una emergencia por el etiquetado

Un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge revela que los doctores que tratan emergencias con riesgo para la vida tales como ataques de alergia podrían dar dosis incorrectas de adrenalina (epinefrina) por una etiqueta poco clara.

La adrenalina es almacenada en agua salada en ampollas de cristal que se rompen para abrirlas cuando el fármaco es necesario. La cantidad de adrenalina contenida en la ampolla es expresada normalmente en ambas dosis (1 mg de fármaco por 1 ml de agua salada) y una proporción (1 parte de fármaco por cada 1000 partes de agua salada) en la etiqueta.

El ratio requiere emplear la aritmética para resolver cuánto fármaco dar. Por eso, los doctores entienden mucho mejor (y más rápido) las dosis que las proporciones. El Dr. Daniel Wheeler de la Universidad de Cambridge concluyó que su investigación sobre tener que hacer cálculos extra para resolver cuánta adrenalina dar a una persona en una emergencia podría conducir a errores y retrasos que son comunes en la administración del fármaco.

El Dr. Wheeler dijo: “Está bien documentado que comúnmente se da a los pacientes dosis erróneas de adrenalina”.

A fin de determinar si el etiquetado efectivamente fue la causa de los altos números de errores de dosificación, los investigadores establecieron escenarios simulados. Programaron un maniquí médico que pareciera estar teniendo una reacción alérgica con riesgo para la vida. Entonces daban a los doctores las ampollas de adrenalina y les decían que trataran la emergencia.

A la mitad de los doctores se les asignaba al azar las ampollas con etiquetas que tenían la dosis de adrenalina. A la otra mitad se les asignaba al azar las ampollas con etiquetas que tenían la cantidad de adrenalina expresada como una proporción. Los investigadores entonces midieron la cantidad de fármaco que los doctores daban y cuánto tiempo les tomaba administrarlo.

Todos menos 2 doctores de los 14 con ampollas con etiquetas que expresaban la cantidad de adrenalina como una proporción sobredosificaban a sus pacientes. Debido a que tenían que resolver cuánto fármaco dar, los doctores que usaban ampollas etiquetadas con una proporción necesitaban cerca de 1,5 minutos más para hacerlo.

“Las conclusiones podrían ser diferentes si los doctores tuvieran que tratar a una persona real. En realidad, las etiquetas tienen dosis y proporciones, no lo uno o lo otro”, dice el Dr. Wheeler. “Sin embargo, esto nos da un entendimiento del problema y una solución bastante fácil – creemos que expresar la concentración del fármaco exclusivamente como dosis mejoraría la seguridad del paciente”.



Fecha Original: 1 de enero de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. Me parece increible que un médico necesite tanto tiempo y esfuerzo a calcular una dosis. Vale que hay que facilitar las cosas, pero no estaría de más enseñarles reglas de tres, proporciones y como funciona el tema de las concentraciones… si me tiro yo 1.5 minutos calculando algo en mi laboratorio mi jefe me prende fuego :P

  2. Los médicos trabajamos mecánicamente. Cuando ya sabes como funciona algo no te paras a pensar, cojes la ampolla, llenas la jeringa y punto. Si de repente la jeringa cambia o la ampolla es distinta empieza la duda. No puedes confiar de tu memoria para todo, sobre todo si hace un mes que no pones una dosis de algo, un solo 0 y puedes equivocarte. Microgramos o miligramos, mililitros o una línea de la jeringa pequeña (antes las de insulina eran de 0,2, ahora son de 0,1) la toxina botulínica varía según la marca un calculo mental y tal vez te equivoques, mejor consultar una tabla. Al final tienes que consultarlo, la PDA, el manual, internet, el vademecum. Es difícil responder a una pregunta concreta. ¿qué pasa si la PDA me dice algo en % de una disolución pero mi ampolla dice solo la cantidad total? En el laboratorio, si haces algo rutinario ya sabes hacerlo, aqui no hay rutina. En el laboratorio si te equivocas vuelves a empezar o diluyes más, puedes volver a calcular y añadir más agua, pero aquí no. No manejamos un solo fármaco sino algunos cientos de ellos entre miles disponibles y a recordar, cada uno con sus dosis, por kg de peso, para un paciente de 70 kilos, por dosis habitual. Aveces pasan meses desde la última vez que utilizaste alguno, y el tamaño del envase ha cambiado, la marca también. No es tan fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *