Una investigación explora el papel del peróxido de hidrógeno en la salud celular

El peróxido de hidrógeno, el mismo ácido suave que muchas personas usan para desinfectar sus cocinas o tratar sus cortes y abrasiones, es también producido por el cuerpo para mantener la salud de las células. Ahora, investigadores de Colegio de Medicina de la Universidad Wake Forest han solucionado cómo funciona parte de este complejo proceso.

Presentado en el ejemplar del 3 de enero de Nature, un equipo conducido por el Doctor W. Todd Lowther, desarrolló una imagen tridimensional de cómo dos proteínas producidas por las células interactúan para regular los niveles de peróxido de hidrógeno.

Por ejemplo, cuando el sistema inmune se activa en respuesta a una bacteria, grandes cantidades de peróxido de hidrógeno son producidas por ciertas células para luchar contra la infección. Lowther y sus colegas estudiaron cómo una molécula conocida como peroxiredoxina (Prx) ayuda a controlar los niveles del agente. El papel de la Prx es importante porque si los niveles de peróxido de hidrógeno se vuelven demasiado altos, el ADN de las células y otras proteínas pueden ser dañadas. Los científicos sospechan que éste y otros procesos similares son los que conducen al cáncer, a la diabetes y a otras enfermedades.

La Prx realmente tiene un doble papel en el proceso. Su trabajo habitual es eliminar el exceso de peróxido de hidrógeno de las células para convertirlo en agua. Pero si los niveles llegan a ser peligrosamente altos – y la Prx necesita ayuda – se desactiva de su trabajo de “conversor” y en cambio se convierte en un “indicador”, diciendo a la célula que produzca o active otras proteínas que ayuden a eliminar el exceso.

“Básicamente actúa como un sensor y advierte a la célula de que los niveles son demasiado altos y que la célula necesita una respuesta”, dice el Doctor Thomas J. Jönsson, autor principal, y profesor de post-doctorado de Wake Forest. “Una vez que la amenaza desaparece, la Prx necesita volver a su estado normal”.

Pero ¿cómo hace la Prx para volver a su trabajo normal y volverse a activar de nuevo, de modo que esté disponible para una nueva oleada de peróxido de hidrógeno? En 2003, los científicos informaron de que una proteína conocida como sulfiredoxina (Srx) estaba implicada en el proceso. El objetivo del equipo de Lowther era usar cristalografía asistida por rayos X para aprender exactamente qué ocurre.

“Esta tecnología nos da una imagen tridimensional de cómo interactúan las proteínas, dice Lowther. “Nosotros queríamos conocer cómo la Prx cambia su estructura para ser reparada”.

Los científicos saben que la reparación de la Prx podría implicar la unión con la Srx. Además saben que la estructura de la Prx necesitaría cambiarse debido a la porción de la molécula que es reparada por la Srx cuando está en la forma inactiva en principio está oculta.

“Descubrimos la proteína desplegada, enrollada y junto a la parte trasera de la Srx, conocida como un “abrazo”, dice Lowther. “Básicamente pone sus brazos alrededor de su compañera, lo que ayuda a llevar la reparación de la proteína en el lugar”.

Jönsson dice que la unión de la Srx causa una reacción química que repara a la Prx. “El cambio en la estructura es drastico y nosotros descubrimos que es crítico para que tenga lugar la reparación”, comentó.

Los científicos dijeron que comprender este mecanismo de protección que mantiene a la célula saludable puede algún día ayudar a revelar cómo funciona el proceso durante una enfermedad. Continuarán la investigación estudiando cómo los cambios estructurales pueden afectar a cómo el Prx interactúa con otras proteínas.


Fecha Original: 2 enero de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. [...] Una investigación explora el papel del peróxido de hidrógeno en la salud celular [...]

  2. javier

    No os dejeis engañar, buscar informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *