Los perdurables misterios de los asteroides

Existen cientos de miles de asteroides orbitando nuestro Sol, todos los conocidos como “planetas menores”, restos de la formación del Sistema Solar. Mucho sobre ellos aún sigue siendo un misterio.

Resolver estos misterios podría arrojar luz sobre el pasado, presente y futuro de los impactos cósmicos en la Tierra. Entre otros misterios están:

Asteroides perdidos

Debería haber muchos más asteroides similares a Vesta, el segundo cuerpo más grande del cinturón de asteroides.

Las capas más externas de Vesta están compuestas mayormente de roca basáltica — el mismo tipo que forma gran parte de la corteza terrestre — y las teorías de formación de asteroides sugieren que más de la mitad de los mismos deberían estar en gran parte formados de basalto u otro mineral común en la Tierra, el olivino. Sin embargo, aproximadamente el 99 por ciento de estos asteroides predichos no aparecen.

Muchos de estos primos de Vesta podrían haber desaparecido cuando Saturno y Júpiter intercambiaron sus órbitas aproximadamente hace 4000 millones de años, con sus tirones gravitatorios “pulverizando estos asteroides entre sí, o lanzándolos contra la Tierra, la Luna y el resto del Sistema Solar interior”, explicó el científico planetario Christopher Russell, investigador principal de la sonda Dawn de la NASA.

Esta dispersión probablemente causó la serie de devastadores impactos conocida como el Bombardeo Pesado Tardío.

“Las actuales investigaciones sugieren que el actual cinturón de asteroides contiene sólo un 10 por ciento o menos del material que originalmente se formó entre Marte y Júpiter, y que la gran masa de material original se esparció por todo el Sistema Sola interior aproximadamente hace 3900 millones de años para formar el Bombardeo Pesado Tardío que llenó de cráteres los antiguos paisajes de la Luna, Mercurio y Marte”, dijo el científico planetario Jay Melosh de la Universidad de Arizona en Tucson.

Russell añadió que comparado con sus primos perdidos, “Vesta puede haber llevado una vida pacífica — muy cerca de ser el único superviviente”.

¿De dónde vinieron los meteoritos?

Un número de meteoritos de la Tierra son rocas expulsadas de la Luna y Marte. Aún así, la mayoría de meteoritos se piensa que procedían del cinturón de asteroides.

Durante años, los científicos tuvieron una situación difícil al imaginar de qué asteroides procedían los meteoritos. Aunque los investigadores pueden estudiar directamente de qué están hechos los meteoritos, durante mucho tiempo sólo pudieron inferir la composición de los asteroides usando telescopios, y hasta donde podían decir estas observaciones, la química de los asteroides y los meteoritos no encajaba.

Recientemente una sonda enviada directamente a los asteroides, tales como las sondas de la NASA Galileo y NEAR Shoemaker, ayudaron a arrojar luz sobre el misterio. Estos hallazgos sugieren que los meteoritos rocosos proceden de asteroides igualmente rocosos, y probablemente parecen químicamente distintos debido al clima que sufren los asteroides en el espacio debido a los impactos con otras rocas y la radiación.

Aún así, el científico planetario Dan Durda del Instituto de Investigación del Suroeste en Boulder, Colorado, dijo que se necesita mucho más trabajo sobre qué tipos específicos de asteroides arrojan clases concretas de meteoritos.

¿Por qué Vesta es tan brillante?

Vesta es el asteroide más brillante, su superficie es aproximadamente tres veces más brillante que la Luna de la Tierra. Su inusual brillo sugiere que tal vez posea un potente campo magnético, lo cual podría ayudar a desviar las partículas dirigidas por el viento solar que normalmente ensuciarían el asteroide, dijo Russell.

La sonda Dawn está actualmente aventurándose en los grandes cuerpos del cinturón de asteroides — Vesta y Ceres — pero carece de un magnetómetro para estudiar los campos magnéticos, lo que significa que se necesitará una futura misión para resolver el misterio del brillo de Vesta.

¿La Tierra está segura?

Gran parte del estudio de las rocas espaciales está dirigido, finalmente, a la misma cuestión: ¿Hay asteroides que se dirijan hacia nosotros? Por ahora, no existen asteroides conocidos en curso de colisión con nuestro planeta. Son las rocas desconocidas lo que preocupa a los científicos.

“Estadísticamente, si vas a apostar a Las Vegas, sabes que finalmente vas a perder, y de la misma forma, sabemos que con al menos los pequeños asteroides, uno finalmente golpeará la Tierra”, dijo Russell.

Aún así, Russell apuntó que proteger la Tierra de asteroides podría demostrarse trivial. “Podría ser tan simple como pintar un lado de blanco y otro de negro”, dijo. Esto haría que un lado del asteroide reflejase más luz solar que el otro, alterando su curso. “No es necesaria ninguna explosión nuclear”.


Autor: Charles Q. Choi
Fecha Original: 17 de diciembre de 2007
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (4)

  1. [...] | Ciencia kanija Articulos RelacionadosLos perdurables misterios de MercurioLos perdurables misterios de los [...]

  2. Luis

    ¿Habéis leído “El informe Phaeton”?

  3. Luis Fernando Herrera

    demasiado interesante este sitio tiene de todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *