Las evidencias solares apuntan a causas humanas para el cambio climático

El ritmo del cambio climático no parece natural.

Se hace cada vez más difícil culpar al Sol del incremento gradual de las temperaturas globales que estamos viendo actualmente en el registro climático, dicen los científicos.

En un simposio hoy sobre el papel potencial de la variabilidad solar — en incremento de calor procedente del Sol — que tuvo lugar en Boston en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, los expertos en ciencia solar, modelado del clima y ciencia atmosférica exploraron los temas alrededor de quién o qué está detrás de la rápida razón de cambio.

Existen distintas posibilidades, pero la más probable respuesta es que la industria humana — es decir, calefactores, refrigeradores, humos de automóviles, producción de manufacturas y generación de energía — es el principal culpable. Tales actividades dependen en gran parte de quemar gas, petróleo y carbón a escala masiva, y el resultado final incluye dióxido de carbono, uno de los conocidos como gases invernadero que atrapa el calor irradiado desde el suelo, evitando que escape al espacio.

“Estoy buscando la escala en milenios de variabilidad solar”, dijo la astrónomo Sallie Baliunas, investigadora del Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica en Cambridge. Añadió que “los registros muestran variabilidad”, tales como cambios en la abundancia de carbono-14 radiactivo y de isótopos de berilio en los sedimentos que sugieren cambios en la emisión solar. “¿Causó el Sol lo que vemos en el terreno?”, preguntó. “Parece que no es así. Pero los datos no están muy claro, lo cual sugiere que podría serlo o no. La respuesta no se conoce actualmente”.

Lo que empieza a conocerse ahora, especialmente a partir de los modelos por ordenador de clima global, es bastante pesimista. El calentamiento, del que se tuvo noticia por primera vez en los años 60 se ha incrementado de forma regular, y está probablemente vinculado a las actividades humanas.

Los científicos sospechan que los cambios en la cantidad de berilio-10 y carbono-14 encontrados en distintas capas de sedimentos reflejan la actividad solar, debido a que las perturbaciones magnéticas asociadas con las manchas solares tienden a bloquear el flujo normal de rayos cósmicos que alcanzan la Tierra desde el espacio. Los rayos cósmicos colisionan con átomos de la atmósfera terrestre, creando los inusuales isótopos; el carbono y el berilio sirven por tanto como “firma” de los rayos cósmicos y la actividad solar.

“Nuestra estrella, el Sol, es una estrella variable”, dijo David H. Hathaway, especialista en manchas solares del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Hunstville, Alabama. “Varía aproximadamente un 0,1 por ciento” en su emisión de energía. Pero “hay sugerencias sobre que el Sol ‘varía’ más de eso, porque vemos que ha pasado por algunos periodos, como el mínimo de Maunder”. Durante el mínimo de Maunder, el cual duró desde 1645 a 1715 y es conocido como la Pequeña Edad de Hielo, tuvo una ausencia casi completa de manchas solares y el norte de Europa experimentó inviernos especialmente fríos.

Baliunas también ha basado su investigación en el estudio de la actividad de superficie que es detectable en las estrellas distantes que son parecidas al Sol. Existe una considerable variabilidad en las 60 estrellas similares al Sol que ha examinado, comenta, dependiendo de cómo de rápido rota cada una y otros factores. Desafortunadamente, añade, “no existe un modelo para explicar la actividad superficial del Sol en una escala temporal de siglos a milenios”, los cambios a largo plazo en la emisión solar necesita más estudio.

De acuerdo con Casper M. Ammann, modelador del clima en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica en en Boulder, Colorado, en los años desde 1950, “no hay tendencia observada” en la radiación solar. El ciclo de manchas solares de 11 años no ha sido significativamente anormal. Esto es justo parte de la razón de la dificultad para determinar la influencia del Sol en el clima de la Tierra. Ammann explicó que “durante los últimos 150 años la gente ha intentado ver si los monzones están vinculados al ciclo solar de 11 años”, pero sin éxito.

En esencia, añadió, está ahora muy claro que los cambios atmosféricos que vemos actualmente — el calentamiento global — “no tiene nada que ver con la actividad solar. Son los gases invernadero. No es el sol lo que causa esta tendencia del clima”.

La atmósfera e la Tierra — y su relación que la emisión de energía del Sol — es tan compleja que incluso cuando comenzó el calentamiento, “no fue hasta 1960 cuando lo apreciamos”. Pero ahora, dijo, desde que se ha confirmado el calentamiento, los científicos climáticos del mundo “probablemente no están sobreestimando el problema. Es probablemente peor de lo que estiman”.

De hecho, dice, el calentamiento global está teniendo lugar a una razón increíblemente rápida, más rápida que cualquier otro episodio de cambio climático conocido en los datos paleo-climáticos.

Ammann añadió, sin embargo, que hay una razón para esperar que se eliminen las consecuencias más dañinas. Aunque está claro que es muy parte para evitar el calentamiento de la atmósfera de la Tierra, “podemos reducirlo sustancialmente” reduciendo severamente las cantidades de dióxido de carbono que se emiten al aire. “Es absolutamente posible”, dijo — si las sociedades de mitad de siglo pueden generar suficiente voluntad para hacer los cambios necesarios.


Autor: Robert Cooke
Fecha Original: 16 de febrero de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. A ver si se ponen ya de una puñetera vez en serio con la fusión nuclar. Que no nos mareen con lo de reducir las emisiones.

    http://diariodeunaolla.blogspot.com

  2. [...] Las evidencias solares apuntan a causas humanas para el cambio climáticowww.cienciakanija.com/2008/02/23/las-evidencias-solares-apun… por .hF hace pocos segundos [...]

  3. mvr1981

    Bueno…. ya lo habia dicho James Lovelock.. pero claro.. “esta loco”… “Gaia no existe”…

  4. [...] Las evidencias solares apuntan a causas humanas para el cambio climático [...]

  5. [...] oportuno señalar que, como afirma la mayoría de los climatólogos, el cambio climático que estamos padeciendo actualmente es por causas antrópicas. Más concretamente, los estudios recientes indican que éste empezó a partir de la primera [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *