Se culpa a una gigantesca colisión de los misterios de Venus

La atmósfera de Venus tomada por la Cámara de Monitorización de Venus (VMC) durante la órbita 465 de Venus Express el 30 de julio de 2007. Crédito: ESA/ MPS/DLR/IDA

Venus está hecho de la misma materia que la Tierra, pero está completamente seco, lo bastante caliente para derretir plomo y tiene una atmósfera asfixiantemente gruesa. Incluso gira en sentido contrario.

Los astrónomos han pasado décadas intentando explicar las misteriosas propiedades de Venus. Ahora un científico cree que la formación del planeta puede explicarlo todo: Dos enormes cuerpos protoplanetarios colisionaron frontalmente y se fusionaron para formar a nuestro vecino planetario, pero en el proceso se eliminó casi todo el agua.

“La probabilidad de que dos protoplanetas colisionaran para formar Venus no es del tipo implausible”, dijo John Huw Davies, geodinámico de la Universidad de en el Reino Unido que ha desarrollado la idea.

La mayor parte de los científicos creen que la Luna de la Tierra se formó cuando un protoplaneta del tamaño de Marte impactó al planeta en cierto ángulo. Davies cree que Venus nació de un choque de trenes cósmico mucho peor.

“¿Qué pasaría si la colisión de la Luna terrestre no es tan grande en términos planetarios?”, dijo Davies a SPACE.com. “Un impacto frontal entre dos cuerpos de tamaños similares sería aproximadamente el doble de energético”.

Los astrónomos han tenido poco tiempo para reaccionar a la propuesta de Davies, que se detalla en un reciente ejemplar de la revista Earth and Planetary Science Letters, pero ya hay ciertas dudas. A pesar de las cautelosas respuestas de otros científicos, Davies cree que merece la pena explorar su idea.

Sobrecalentado

La Tierra alberga un enorme volumen de agua, incluso en su abrasado interior. La molécula de la vida surge como vapor en la lava fundida, portando con ella un gas radiactivo conocido como argón-40. El isótopo es generado a partir de los depósitos de potasio radiactivo dentro de nuestro planeta, así como en Venus.

Davies cree que la cantidad relativamente baja de argón detectada en la atmósfera de Venus – aproximadamente 400 veces menor que en la Tierra – es un signo de que el agua nunca se filtró fuera del planeta cubierto de volcanes.

“La única forma en que el agua podría haberse filtrado es que lo hiciese en una época muy reciente en la historia de Venus”, dijo Davies. “El argón-40 nos da una escala temporal del agua abandonando el terreno debido a que se produce a lo largo del tiempo, y sólo un se libera una pequeña cantidad del mismo”.

Una mega-colisión entre dos cuerpos de aproximadamente el mismo tamaño podría haber proporcionado la energía suficiente para dividir el agua, que está hecha de hidrógeno y oxígeno, en trozos. El hidrógeno escaparía al espacio mientras que el oxígeno se uniría al hierro y se hundiría hacia el núcleo del planeta.

Aunque la Tierra sufrió un impactó catastrófico que formó la Luna, Davies explicó que el proceso no secó ambos cuerpos.

“No fue tan energético, limitando la reacción de hierro y agua”, dijo.

Deuterio diabólico

Tobias Owens, científico planetario de la Universidad de Hawaii, cree que Davies ha “barrido el deuterio bajo la alfombra”. Esta forma de gas de hidrógeno, explicó Owens, puede formarse en las capas altas de la atmósfera del planeta cuando la luz ultravioleta del Sol rompe las moléculas de agua.

“Cuando recibimos las lecturas del deuterio en el planeta por una sonda enviada a Venus, todos quedamos asombrados”, dijo Owens sobre una misión de un aterrizador ruso en Venus. “Había una gran porción de deuterio, 150 veces mayor de lo que vemos en la Tierra. Tienes que explicar eso”.

Owens y otros científicos argumentan que a 447 grados C, la superficie de Venus habría sobrecalentado instantáneamente el agua en vapor y lo habría lanzado a la atmósfera superior, donde los rayos de luz solar son dos veces más intensos que en la Tierra. Con el tiempo, dijo, el agua se degradaría.

Davies, sin embargo, dijo que la carencia de oxígeno molecular — del mismo tipo que respiramos — producido por el proceso de fotodegradación no da soporte a tal origen del deuterio.

“Venus virtualmente no tiene oxígeno, mientras que la atmósfera de la Tierra tiene aproximadamente un 20 por ciento”, dijo Davies. “Si no está atrapado en la atmósfera, las rocas lo habrían absorbido”. Y las pruebas de Venus, dijo, no sugieren que este sea el caso.

Factor de giro

Hemisferio sur de Venus visto en ultravioleta. Crédito: ESA

Otra pista que Davies dijo que da soporte a su teoría es la extraña rotación de Venus. El planeta rota en sentido horario o dirección retrógrada, lo cual es lo contrario al giro del resto de planeta del Sistema Solar interior. “Otra peculiaridad es que no tiene lunas”, dijo Davies. “Si el impacto frontal que he teorizado se hubiese desplazado un poco, esto explicaría la rotación retrógrada de Venus sin crear lunas”.

Alan Boss, científico de la Institución Carnegie en Washington, D.C., cree que las colisiones masivas — incluyendo las fusiones frontales — fueron la norma para los planetas terrestres en el inicio de sus historias y podría explicar los extraños hábitos de nuestro gemelo siniestro.

“Venus debe haber sufrido un impacto gigante durante su formación, como lo sufrieron todos los planetas terrestres. Así es como tiene lugar la fase final de la formación de planetas terrestres”, dijo Boss en un correo electrónico. “Este podría haber sido un impacto frontal, el cual podría no haber producido una luna, o podría haber sido un impacto desplazado del centro, como el impacto que dio origen a la Luna de la Tierra”.

Si es el último caso, entonces, ¿dónde está la Luna de Venus? Boss explicó que si se formó una luna venusiana a través del gigantesco impacto, su órbita podría haber decaído y llevado en espiral al cuerpo hacia la superficie del planeta.

Davies cree que tiene una explicación más simple.

“Por supuesto es posible, pero no está claro si es probable”, dijo Davies. Sea cual sea el caso, Davies, Boss y la mayoría del resto de científicos cree que los eventos de grandes colisiones fueron comunes en los años formativos del Sistema Solar.

¿Nuevo visitante venusiano?

Aparte de planificar la creación de un modelo por ordenador detallado de su hipotética mega-colisión, como se hizo para la teoría de la formación de la Luna, Davies dijo que otra forma de probar su idea es enviar una nueva nave a Venus.

El programa espacial de Rusia aterrizó casi 10 sondas en la superficie de Venus en los años 70 y 80. Pero Davies dijo que ninguna de ellas buscó minerales con alto contenido en agua como la mica — una prueba que retaría su hipótesis.

“Hicieron medidas químicas remotas de la superficie”, dijo Davies, pero ninguna indicó rocas hidratadas. “Si una nueva nave encuentra muchos minerales hidratados, demostraría que aún hay abundancia de agua en Venus. Entonces mi hipótesis quedaría descartada”.

Las naves que se han enviado recientemente a Venus no pueden detectar tales minerales desde el espacio, dijo, debido a la capa de sulfuro de hidrógeno reflectante en la atmósfera.

“Un rover de algún tipo podría buscar tales minerales antes de que falle debido al intenso calor, o tal vez un satélite por debajo de la capa de sulfuro de hidrógeno”, dijo.

Boss, sin embargo, dice que incluso detectado tales minerales no se descartaría la colisión.

“El agua siempre puede añadirse como una “capa final de pintura” por medio de…planetesimales heleados que ayudaron a terminar de construir el planeta”, dijo Boss, aunque Davies cree que los comentas y otros cuerpos de este tipo sólo podrían llevar una pequeña cantidad de agua al planeta.

Incluso si las rocas hidratadas de la superficie de Venus descartasen la formación cataclísmica, otros datos podrían proporcionar mejores pistas para los orígenes del planeta, piensa Francis Nimmo de la Universidad de California en Santa Cruz.

“Hay muchas cosas que sería genial hacer en Venus, como colocar sismómetros en la superficie”, dijo Nimmo, científico planetario. “La razón por la que sabemos algo del interior de la Tierra es por tales dispositivos”.

Se lance o no una nueva nave a explorar la superficie de Venus, y sea cual sea su misión científica, Davies dijo que tendrá que investigar rápidamente.

“Tienes que hacer todas las medidas antes del aterrizaje o, de otra forma, se incendiará casi literalmente”, dijo Davies. “Lo más que ha durado una nave sobre la superficie es menos de dos horas”.


Autor: Dave Mosher
Fecha Original: 28 de febrero de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. [...] | Ciencia kanija Articulos RelacionadosVenus ¿Hermano gemelo de la Tierra?¿La Tierra y Venus son planetas [...]

  2. […] acerca de porqué Venus hace esto, pero la mayoría de los científicos especulan que posiblemente colisionó con otro cuerpo celeste durante los comienzos de su proceso de evolución (de manera similar a como se cree que una […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *