Ver a través de la oscuridad

Cartografiar el interior de nubes interestelares con gran detalle.

Los astrónomos han medido la distribución de masa dentro de un oscuro filamento de una nube molecular con un sorprendente nivel de detalle y en gran profundidad. La medida se basa en un nuevo método que observa la luz dispersada cercana al infrarrojo o ‘brillo nebular’ y se realizó con el Telescopio de Nueva Tecnología de ESO. Asociada con el próximo telescopio VISTA, esta nueva técnica permitirá a los astrónomos comprender mejor las cunas donde nacen las estrellas.

Las vastas extensiones entre estrellas están impregnadas con gigantescos complejos de gas frío y polvo opaco a la luz visible. Estas son las futuras guarderías de las estrellas.

“Nos gustaría tener un conocimiento detallado del interior de estas nubes oscuras para tener una mejor comprensión de cuando aparecerán nuevas estrellas”, dice Mika Juvela, autor principal del artículo en el que se informa de los resultados.

Debido a que el polvo de estas nubes bloquea la luz visible, la distribución de materia dentro de las nubes interestelares puede ser examinada sólo de forma indirecta. Un método se basa en medir la luz de las estrellas que están por detrás de la nube.

“Este método, aunque bastante útil, se ve limitado por el hecho de que el nivel de detalle que se puede obtener depende de la distribución de las estrellas de fondo”, dice el coautor Paolo Padoan.

En 2006, los astrónomos Padoan, Juvela, y su colega Veli-Matti Pelkonen, propusieron que podrían usarse mapas de luz dispersada como otro rastro de la estructura interna de la nube, un método que traería más ventajas. La idea es estimar la cantidad de polvo situado a lo largo de la línea de visión midiendo la intensidad de la luz dispersada.

Las nubes oscuras son apenas iluminadas por las estrellas cercanas. Esta luz dispersada por el polvo contenido en las nubes, es un efecto conocido como ‘brillo nebular’ por los astrónomos de Harvard Alyssa Goodman y Jonathan Foster. Este efecto es bien conocido por los amantes del cielo, ya que crea maravillosas obras de arte en luz visible conocidas como “nebulosas de reflexión”. El complejo nebular Camaleón I es un precioso ejemplo.

Cuando se observa en el infrarrojo cercano, el arte se convierte en ciencia. La radiación del infrarrojo cercano puede, efectivamente, propagarse mucho más lejos dentro de la nube que la luz visible y los mapas de luz dispersada pueden usarse para medir la masa del material en el interior de la nube.

Para poner este método a prueba y usarlo por primera vez para una estimación cuantitativa de la distribución de masa en el interior de una nube, los astrónomos que hicieron la sugerencia original, junto con Kalevi Mattila, realizaron observaciones en el infrarrojo cercano de un filamento de la nube de la Corona Austral. Las observaciones se realizaron en agosto de 2006 con el instrumento SOFI del Telescopio de Nueva Tecnología de ESO en La Silla, en el Desierto chileno de Atacama. El filamento se observó por primera vez durante unas 21 horas.

Sus observaciones confirmaron que el método de dispersión proporcionaba resultados que eran más fiables que el uso de las estrellas de fondo además de proporcionar mucho más detalle.

“Ahora podemos obtener imágenes de una resolución mucho mayor de nubes oscuras y estudiar mejor su estructura interna y dinámica”, dice Juvela. “No sólo es que el nivel de detalle del mapa resultante no depende de la distribución de las estrellas de fondo, sino que también hemos demostrado que donde la densidad de la nube se hace demasiado alta para ser capaces de ver las estrellas de fondo, el nuevo método aún puede aplicarse”.

“El método actual y la confirmación de su factibilidad permitirá un amplio rango de estudios en el medio interestelar y formación estelar en el interior de la Vía Láctea e incluso de otras galaxias”, dice el coautor Mattila.

“Este es un importante resultado porque, con los actuales instrumentos y los planificados en el infrarrojo cercano, las áreas de grandes nubes pueden ser cartografiadas con gran resolución”, añade Pelkonen. “Por ejemplo, el instrumento VIRCAM del próximo telescopio VISTA de ESO tiene un campo cientos de veces mayor que el de SOFI. Usando nuestro método se demostrará como algo sorprendentemente potente para el estudio de las guarderías estelares”.


Fecha Original: 7 de marzo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Bueno, mediante este método, se podrá realizar un mapa, para separar la matería nuclear oscura que no se ve por falta de iluminación, de la materia oscura propiamente dicha, posiblemente conformada por neutrones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *