Una investigación sugiere que la memoria de los niños podría ser más fiable que la de los adultos en casos judiciales

Los científicos encontraron que los humanos muestran dos tipos de memoria. Llaman a la primera “rastro textual”, en los que los eventos son recordados con mucha precisión y basados en los hechos. Los niños tienen más “rastro textual”, “pero cuando maduran, desarrollan más y más el segundo tipo de memoria: rastro esencial”, en el que ellos recuerdan el significado de lo ocurrido, su componente emocional, pero no los hechos precisos. El rastro esencial es la causa más común de los falsos recuerdos, que son más frecuentes en los adultos. La investigación demuestra que los niños son menos propensos a producir falsos recuerdos, porque el rastro esencial se desarrolla lentamente. Como resultado, los recuerdos de los niños podrían ser más fiables que los de los adultos, y esto podría conducir a divisiones en la sala de los juzgados. Esta ilustración muestra al dios romano de dos caras Jano, en un juicio. Simbólicamente, su barba, su cara madura habla al juez del pasado, mientras que su cara de chico joven se vuelve en dirección al juez del futuro. Crédito: Zina Deretsky, NSF

El sistema legal de los Estados Unidos ha supuesto durante mucho tiempo que todos los testimonios no son igualmente creíbles, que algunos testigos son más fiables que otros. En casos difíciles con niños como testigos, se asume que el testigo adulto es más fiable. Pero ¿y si el sistema legal está equivocado?

Los investigadores Valerie Reyna, profesora de desarrollo humano, y Chuck Brainerd, profesor de desarrollo humano y de la escuela de leyes – ambos de la Universidad de Cornell – exponen que como el dios romano con dos caras Jano, la memoria tiene dos mentes – es decir que los recuerdos son capturados y grabados por separado y de maneras distintas en dos partes diferentes de la mente.

Dicen que los niños dependen más fuertemente de la parte de la mente que graba, “lo que sucede realmente”, mientras que los adultos dependen más de otra parte de la mente que graba, “el significado de lo que ocurre”. Como resultado, dicen, que los adultos son más susceptibles a recuerdos falsos, que puede ser extremadamente problemáticos en casos judiciales.

La investigación de Reyna y Brainerd, patrocinada por la Fundación Nacional de Ciencia (NSF), trataba sobre más de 30 seguimientos de estudios de memoria (algunos financiados también por la NSF), que los investigadores revisan en un próximo ejemplar de Psychological Bulletin.

Esta investigación demuestra que la memoria basada en el significado es responsable en gran parte de los recuerdos falsos, especialmente en testigos adultos. Debido a que la habilidad para extraer el significado de las experiencias se desarrolla lentamente, los niños son menos propensos que los adultos a producir estos falsos recuerdos, y más propensos a dar un testimonio exacto cuando se les pregunta adecuadamente.

Los hallazgos son contraintuitivos; no cuadran con los principios legales actuales, y podrían tener implicaciones importantes en los procedimientos legales.

“Como los niños tienen menos experiencias grabadas basadas en el significado, son menos propensos a crear falsos recuerdos”, dice Reyna. “Pero la ley asume que los niños son más susceptibles a los falsos recuerdos que los adultos”.

La confianza del tribunal en el testimonio de los adultos tiene una larga historia. Antes de los inicios de los 70, los niños menores de ocho años rara vez testificaban, porque co cumplían los requisitos de competencia de los tribunales.

Entonces en la década de los 70, cuando la estadística demostró que un incremento en el número de casos de abusos a menores, los tribunales se vieron forzados a acceder al testimonio de las jóvenes víctimas, sólo para enfatizar el testimonio de un adulto en la década de los 90, cuando algunos testimonios de niños se demostraron de poca confianza.

“Los tribunales dan instrucciones al testigo de decir la verdad y nada más que la verdad”, dice Brainerd. “Esto supone que el testigo será sincero o mentirá, pero hay una tercera posibilidad ahora que está siendo reconocida – la falsa memoria”.

De acuerdo con Brainerd, “Las cosas están cambiando radicalmente”

Las teorías tradicionales de la memoria suponen que la memoria de una persona está basada en la reconstrucción de eventos, especialmente después tras el paso de unos pocos días, semanas o meses. Sin embargo, la Teoría de Reyna y Brainerd del Rastro Difuso supone que las personas almacenan dos tipos de experiencias grabadas o recuerdos: rastros textuales y los rastros esenciales.

Los rastros textuales son recuerdos de qué ocurre realmente. Los rastros esenciales están basados en la comprensión de la persona sobre lo que ocurre, o lo que el acontecimiento significó para él o para ella. Los rastros esenciales estimulan recuerdos falsos porque se almacenan impresiones de lo que significó el acontecimiento, lo cual puede ser incoherente con lo que ocurrió realmente.

Los recuerdos falsos pueden ser identificados cuando los testigos describen con precisión lo que recuerdan pero estos recuerdos se comprueba que están falsamente basados en otros factores no impugnables.

“Cuando los rastros esenciales son especialmente fuertes, pueden producir recuerdos fantasma – es decir, ilusiones, recuerdos vividos de cosas que no han sucedido, tales como recordar a un atracador blandiendo un arma y haciendo declaraciones amenazadoras”, dice Reyna.

Brainerd argumenta que ya que el testimonio de los testigos es la primera evidencia en procesos criminales, la memoria falsa es una razón predominante para creer que una persona es inocente.

Recientemente, en el Condado de Cook, Illinois, más de 200 confesiones de asesinato fueron identificadas como que estaban basadas en los informes de falsa memoria de los adultos porque chocaban con los factores no impugnables. Por ejemplo, una persona podría haber recordado falsamente estar en una localización, pero un recibo de venta demostrar que él estaba en otro lugar en el mismo momento en el que el crimen fue cometido.

En los casos de abusos infantiles donde la ley otorga el beneficio de la duda al testimonio del adulto, el resultado puede ser incluso más desconcertante. “Fallar al reconocer las diferencias en cómo los adultos y los niños producen inclinaciones injustas en el sistema legal de Estados Unidos contra los testigos que son niños”, dice Reyna.

“Los niños no tienen en total las mismas experiencias emocionales e intelectuales que los adultos cuando se trata de obtener un significado de las situaciones”, dice Reyna. “Entonces, la memoria basada en el significado es menos dada a influenciar el testimonio de los niños”.

Los investigadores dicen que la transformación de su enfoque de la memoria de “dos mentes” puede reducir el número de falsos recuerdos en los casos judiciales y dar más validez al testimonio infantil.

Ciencia de la memoria

Reyna y Brainerd desarrollaron varios modelos matemáticos asociados con la Teoría del Rastro Difuso que pueden usarse para predecir los resultados de la memoria tanto en niños como en adultos.

Los modelos, los cuales prueban la memoria, han sido usados para determinar las formas en que los abogados, los investigadores, las aplicaciones judiciales oficiales y otros pueden hacer preguntas para ayudar a la gente a acceder a la memoria textual mientras que se suprimen los falsos recuerdos. Los investigadores dicen que usar indicaciones rápidas y neutrales al testigo puede ayudar a recordar qué ocurrió realmente.

Reyna y Brainerd también dicen que devolver a un testigo a la escena de un evento en un camino sumamente neutral puede sugerir la memoria textual y ayudar al proceso legal.

Los modelos proporcionan la información más exacta de datos en los casos de falsos recuerdos. Usándolos, los investigadores determinan con sorprendente exactitud cuándo una persona accede a las memorias textual y esencial.

Los hallazgos de Reyna y Brainerd están resumidos en un nuevo libro, The Science of False Memory (La Ciencia de la Falsa Memoria), publicado por la editorial de la Universidad de Oxford.


Fecha Original: 6 de marzo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. [...] La memoria de los niños podría ser más fiable que la de los adultos en casos judicialeswww.cienciakanija.com/2008/03/10/una-investigacion-sugiere-q… por Yoghurtu-Nghe hace pocos segundos [...]

  2. [...] Ciencia Kanija » Blog Archive » Una investigación sugiere que la memoria de los niños podría se… [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *