El dolor en la fibromialgia está relacionado con cambios en las moléculas del cerebro

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
La ínsula en el cerebro

Investigadores del Sistema Sanitario de la Universidad de Michigan han hallado un vínculo clave entre el dolor y una molécula específica del cerebro, un descubrimiento que da un nuevo entendimiento a la fibromialgia, una enfermedad crónica con dolores frecuentes e incomprensibles.

En pacientes con fibromialgia, los investigadores hallaron disminuciones del dolor cuando los niveles de la molécula cerebral llamada glutamato disminuye. Los resultados de este estudio, que aparecen en la revista Arthritis and Rheumatism, podrían ser útiles para investigadores que busquen nuevos fármacos para tratar la fibromialgia, dicen los autores.

“Si estos hallazgos se repiten, los investigadores que llevan a cabo ensayos de tratamientos clínicos en la fibromialgia podrían usar potencialmente el glutamato como un marcador ‘sucedáneo’ de la respuesta de la enfermedad”, dice el autor principal Dr. Richard E. Harris, profesor asistente en la investigación en la División de Reumatología del Departamento de la Escuela Médica de la Universidad de Michigan (U-M) e investigador del Centro de Investigación del Dolor Crónico y la Fatiga de la U-M.

La molécula glutamato es un neurotransmisor, lo que significa que transmite información entre las neuronas del sistema nervioso. Cuando el glutamato es liberado de una neurona, se difunde a través del espacio entre las células, y se une a los receptores de la siguiente neurona en la línea sucesoria y provoca que la célula se excite, o se haga más activa.

Se sospecha que esta molécula desempeña un papel en la fibromialgia debido a que estudios previos han demostrado que algunas regiones del cerebro de pacientes con fibromialgia parecen estar altamente excitadas. Una de tales regiones es la ínsula.

En los estudios de imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf), los investigadores han demostrado previamente que la ínsula manifiesta un aumento de la actividad en la fibromialgia, lo que significa que las neuronas en estos pacientes son más activas en esta parte del cerebro. El equipo de la U-M supuso que una mayor actividad entre estas neuronas podría estar relacionada con el nivel de glutamato en esta región, anota Harris

Para medir el vínculo entre el dolor y el glutamato, los investigadores usaron una técnica de imagen cerebral no invasiva llamada espectroscopia por resonancia magnética de protones (ERM-H1). La ERM-H1 se realizó una vez antes y otra después de un tratamiento de cuatro semanas de acupuntura o “falsa” acupuntura.

Los investigadores no usaron ninguna acupuntura o falsa acupuntura para reducir el dolor sintomático. El procedimiento falso incluyó el uso de un aparato puntiagudo para pinchar la piel a fin de imitar la sensación real de la acupuntura.

Tras las cuatro semanas de tratamiento, se informó de que tanto el dolor clínico como el experimental se estaba reduciendo significativamente. Más importante que la reducción de ambos dolores resultó ser la relación con la reducción en los niveles de glutamato en la ínsula: los pacientes con mayores reducciones en el dolor mostraban mayores reducciones en el glutamato. Esto sugiere que el glutamato podría desempeñar un papel en esta enfermedad que podría ser potencialmente usado como un biomarcador de la severidad de la enfermedad.

Debido al pequeño número de participantes en este estudio, deberían llevarse a cabo más investigaciones para verificar el papel del glutamato en la fibromialgia, dice Harris.


Fecha Original: 10 de marzo de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *