Observados misteriosos cráteres en Mercurio

Los dos cráteres en la zona inferior están situados en la gigantesca Cuenca Caloris de Mercurio, una depresión de más de mil kilómetros de anchura formada hace miles de millones de años cuando un cometa o asteroide colisionó con Mercurio. Para comparar, el mayor de los dos tiene aproximadamente 65 kilómetros de ancho. Ambos cráteres tiene “halos” o bordes oscuros y el que está a la izquierda está parcialmente relleno con un desconocido material brillante. Crédito: NASA

Los cráteres aparecen en todas las formas y tamaños, algunos más extraños que otros. Fotografías recientes de Mercurio han revelado dos nuevas categorías de cráter que deja a los científicos desconcertados sobre su explicación.

Cuando la sonda MESSENGER de la NASA voló sobre el planeta el 14 de enero captó algunas imágenes de varios cráteres con extraños halos oscuros y un cráter con una espectacular fondo brillante.

“Los halos son realmente excepcionales”, dijo el miembro del equipo científicos de MESSENGER Clark Chapman del Instituto de Investigación del Suroeste en Boulder, Colorado. “Nunca habíamos visto algo como eso sobre Mercurio antes y su formación es un misterio”.

Dos de los cráteres están situados en la gigantesca Cuenca Caloris de Mercurio, una depresión de miles de kilómetros de anchura que se formó hace miles de millones de años cuando Mercurio fue golpeado por un cometa o asteroide. El mayor de los dos tiene aproximadamente 65 kilómetros de ancho. Ambos cráteres tienen bordes oscuros o “halos” y uno de ellos está parcialmente relleno con un material brillante desconocido.

Chapman ofreció dos posibles explicaciones a los halos:

  • La Teoría del Hojaldre: Podría haber una capa de material oscuro bajo la superficie de la Cuenca Caloris que diera como resultado unos bordes de color chocolate alrededor de los cráteres que penetran justo a la profundidad adecuada. Si existe tal capa subterránea, no obstante, no puede ser única a la Cuenca. “Hemos encontrado también un número de halos oscuros fuera de Caloris”.
  • El Modelo del Vidrio de Impacto: La energía térmica procedente de los impacto fundió parte de la roca superficial de Mercurio. Tal vez la roca fundida salpicó los bordes de los cráteres donde se re-solidificó como una sustancia oscura y vidriosa. “Fusiones de impacto” similares se han encontrado alrededor de cráteres de la Tierra y la Luna. Si esta hipótesis es correcta, futuros astronautas que explorasen los bordes del cráter se encontrarían triturando diminutos fragmentos de cristal a lo largo de los campos.

Chapman apuntó que la Luna también tiene algunos cráteres con halos oscuros. “Tycho es un ejemplo bien conocido”, dijo. Pero los halos lunares tienden a ser sutiles y/o fragmentarios. “Los que vemos en Mercurio destacan mucho más y son más distintivos”.

La diferencia puede ser la gravedad. La gravedad lunar es baja. Cualquier material oscuro que salga volando de un cráter de la luna viaja una gran distancia, dispersándose en una difusión que puede ser difícil de ver. La gravedad en la superficie de Mercurio, por otra parte, es más del doble de la que hay en la Luna. Sobre Mercurio, los restos no pueden volar tan lejos; aterrizan de forma concentrada más cerca del lugar de impacto donde puede captar la atención del ojo humano.

Ninguna de estas explicaciones tiene en cuenta el cráter de fondo brillante.

“Este es un misterio incluso mayor”, dijo Chapman. Superficialmente, la mancha brillante recuerda una extensión de hielo brillando con el Sol, pero esto no es posible. La temperatura superficial del cráter en el momento de la imagen era de alrededor de 400 grados Celsius. Tal vez el material brillante es parte de otra capa sub-superficial, brillo mezclado con oscuridad; lo que llevaría a una Teoría de Hojaldre de Mármol.

“No he escuchado ninguna explicación realmente convincente procedente de nuestro equipo científico”, dijo. “Aún no sabemos qué es el material, por qué es tan brillante, o por qué se localiza en ese cráter concreto”.

Afortunadamente, MESSENGER puede haber recuperado los datos que necesitan los astrónomos para resolver el misterio. Los espectrómetros a bordo de la nave escanearon los cráteres durante el sobrevuelo; los colores que midieron deberían finalmente revelar los minerales implicados.

“Los datos aún se están calibrando y analizando”, dijo Chapman.

Si no resuelven el misterio, los científicos esperan que los dos siguientes sobrevuelos de MESSENGER — uno en octubre de 2008 y otro en septiembre de 2009 — jueguen su baza.

Finalmente, dijo Chapmain, “llegaremos al fondo de este misterio”, y probablmente de muchos más misterios aún por revelar.


Autor: Plantilla de SPACE.com
Fecha Original: 11 de marzo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. [...] | Ciencia kanija Articulos RelacionadosContando cráteres en MercurioMESSENGER fotografía el cráter MatisseEchando [...]

  2. Manlio E. Wydler

    Todo genera opiniones que pueden convencer o no. Espero que alguna vez se pueda estar cerca de los eventos y poder desasnarnos lo más científicamente posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *