Cómo nos presentaríamos a los alienígenas

Los humanos viven y mueren entre aproximaciones. Rara vez somos tan perfectos o precisos como nos gustaría ser. Y cuando contemplamos lo que podríamos decir a una civilización avanzada, tal vez ese es un punto que deberíamos enfatizar.

Si SETI tiene éxito, entonces es muy probable que la civilización que descubramos sea mucho más antigua que la nuestra. El razonamiento es simple. La única forma en la que es posible que podamos detectar a ET es si las civilizaciones alienígenas son mucho más antiguas que nosotros. Si la civilización típica tiene la capacidad de comunicarse por radio sólo durante unas pocas décadas antes de auto-destruirse, entonces es muy improbable que tenga lugar una co-existencia en el largo tiempo de vida de la galaxia. Tal disparidad de edades explica por qué los programas SETI actuales simplemente escuchan señales de otras civilizaciones, en lugar de transmitir. La transmisión requiere una mayor paciencia y más recursos que escuchar, por lo que, ¿no deberías esperar que nuestros mayores cósmicos porten esa carga?

Además, ¿qué podría ofrecer una civilización joven en un intercambio intelectual a lo largo del espacio interestelar? Seguramente los alienígenas avanzados tendrían poco que ganar de nuestra comprensión de la astronomía, física, química o matemáticas. ¿Qué podríamos decir entonces para mantenernos en una conversación interestelar?

Primeras impresiones

Una de nuestras tendencias naturales, cuando contactamos con extraños, es tratar de impresionarlos. Los desaliñados pulen sus zapatos antes de una entrevista de trabajo, los esperanzados pretendientes lavarán sus coches antes de la primera cita y los posibles hijos adoptivos mostrarán su mejor comportamiento ante la presencia de los padres que pretenden. Y a veces, tan cuidadosa presentación funciona — como mi esposa atestiguará de buena gana.

¿No nos gustaría hacer lo mismo en nuestro primer contacto con ET? Lewis Thomas, en su libro Lives of a Cell, sugiere que si queremos impresionar a una civilización alienígena, deberíamos enviar a “Bach, todo lo de Bach, enviado al espacio, una y otra vez”. Thomas defiende su elección apuntando que “seguramente es perdonable para nosotros el poner la mejor cara posible al inicio de tal contacto”. Y, de hecho, cuando se hicieron las selecciones musicales para las grabaciones interestelares de las dos naves Voyager, tres de las 27 piezas eran de Bach.

Pero tal vez, incluso más impresionante para una civilización avanzada, sería una presentación más equilibrada que refleje honestamente nuestras debilidades y muestre cierta autoconciencia de nuestras imperfecciones. Cuando lo observamos desde esta perspectiva, tal vez incluso una descripción de algo de nuestras primitivas ciencias, matemáticas y tecnologías podrían ser reveladoras para los extraterrestres.

Por ejemplo, en un taller sobre El arte y la ciencia de la composición de mensajes interestelares patrocinado por el Instituto SETI y la Red Leonardo, el artista Richard Clar enfatizó las formas en las que el proceso de construcción de mensajes podría ser instructivo para los ET. De acuerdo con Clar, podríamos usar tecnologías desarrolladas para otros propósitos para componer mensajes interestelares. Por ejemplo, si deseamos enviar a los ET la estructura tridimensional del cuerpo humano, podríamos crear mensajes usando tecnologías de fotografía médica como la Tomografía Axial Computerizada — más conocida como escáner TAC. Los mensajes también, indirectamente, contendrían información sobre el nivel de nuestro desarrollo como especie. Aunque nuestras tecnologías pueden ser burdas para los estándares extraterrestres, el nivel rudimentario de nuestros logros puede por sí mismo ser de interés para una civilización avanzada, la cual podría haber olvidado hace mucho los detalles de sus propios problemas en el desarrollo de una sociedad estable y duradera.

Una respuesta medida

Efectivamente, incluso una breve revisión de la historia de la matemática terrestre podría mostrarse como de interés para un alienígena. Como pueden decirte todos los estudiantes de geometría de instituto, si sabemos el radio un círculo, podemos calcular fácilmente su circunferencia. Presumiblemente, los extraterrestres también sabrían que c = 2pr, donde “c” es la circunferencia del círculo y “r” su radio.

Lo que podría sorprender a los ET es cómo de bien nos aproximamos los humanos, incluso cuando somos un poco imprecisos. Aunque sabemos ahora que el valor de p es 3,14159 … (y así hasta el infinito), los anteriores matemáticos usaron estimaciones mucho más burdas de p. Por ejemplo, cuando el sabio Rey Salomón planeaba un área de baño en el gran templo que estaba construyendo, sus especificaciones indicaban que la piscina tendría un radio de 5 unidades y una circunferencia de 30 unidades. Si encajas estos números en la ecuación para el cálculo de la circunferencia de un círculo, verás que el valor estimado de p era 3. Aunque este número subestima el valor de p en aproximadamente un 5%, según todos los registros, el templo resultó ser bastante espectacular. Tal vez el mensaje más importante que los ET podrían obtener de este ejemplo es que a pesar de nuestras imperfecciones y errores de cálculos, los humanos somos capaces de avanzar, a veces con una aceptable cantidad de estilo.

Abrazar la imperfección

Es más, en lugar de centrarnos continuamente en formas en las que nosotros como especie somos seres superiores, tal vez cuando intentemos un con ET, deberíamos tomar la aproximación opuesta. Como especie somos, por decirlo claramente, bastante imperfecto. Más a menudo de lo que nuestros egos quisieran admitir, replicamos a nuestras parejas, olvidamos citas, pagamos tarde nuestras facturas y redondeamos importantes constantes matemáticas al entero más cercano.

Tal vez en algún lugar allí fuera, orbitando una distante estrella, existe una civilización extraterrestre millones de años más avanzada. Teniendo hace mucho guerras de conquista, pobreza y enfermedad, habiendo formado una sociedad estable capaz de perdurar a escalas temporales que sobrepasan nuestra imaginación, ¿qué pensarían de los fallos e imperfecciones humanas? Si algún día les enviamos un mensaje propio, señalando nuestro interés en unirnos al Club Galáctico, ¿simplemente se reirían de nuestra petición?

¿Quién sabe? Podrían quedar sorprendidos, tal vez incluso bastante agradablemente, de descubrir que una joven civilización iniciara una conversación en la cual cada intercambio podría llevar cientos o miles de años. Los sabios y antiguos extraterrestres podrían incluso admirar nuestra audacia por cree que, a pesar de nuestros defectos, los humanos pueden continuar existiendo en los próximos siglos — tal vez incluso lo suficiente para recibir una respuesta de los ET.


Autor: Douglas Vakoch
Fecha Original: 13 de marzo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (4)

  1. ersuniel

    Ah, genial el artículo. Nada como leer un par para despertarse con el café con leche y poner en marcha la neurona. GCK (Gracias Ciencia Kanija)

  2. [...] español: http://www.cienciakanija.com/2008/03/13/como-nos-presentariamos-a-los-alienig/ Una de nuestras tendencias naturales, cuando contactamos con extraños, es tratar de [...]

  3. [...] Cómo nos presentaríamos a los alienígenas [...]

  4. Miguel Antolinez

    el articulo me parece muy bueno pero los invito a pensar…por que abriamos de pensar que encontraremos una civilizacion tan actualizada si fuera asi ellos ya nos abrian encontrado..¿no sera que los actualizados somos nosotros?? es una posibilidad que casi nadie tiene en mente los exorto a pensar con una mente mas abierta sopesando las dos posibilidades tenemos mucho que aprender pero tambien tenemos mucho que enseñar. tenemos mucho que explorar pero tambien tenemos la posibilidad de ser descubiertos acuerdense de la epoca del descubrimiento donde nadie penso ni en descubrir ni ser descubierto todo fue pura casualidad. ¿por que no aprendemos de nuestros viejos errores??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *