Astrónomos encuentran granos de arena alrededor de estrellas lejanas

El estudio proporciona pistas sobre la formación de planetas similares a la Tierra.

En un hallazgo que puede arrojar luz sobre cómo se formarían los planetas terrestres, los astrónomos informaron esta semana del hallazgo de la primera prueba de pequeñas partículas de arena orbitando un sistema solar recién nacido aproximadamente a la misma distancia que la Tierra orbita al Sol. El informe se publicará esta semana en la edición online de la revista Nature.

“Precisamente, cuándo y cómo se forman los planetas es una cuestión abierta”, dijo el coautor del estudio Christopher Johns-Krull, profesor asistente de física y astronomía en la Universidad de Rice. “Creemos que las nubes de polvo en forma de disco alrededor de las estrellas recientemente formadas se condensan, formando granos microscópicos de arena que finalmente pasan a ser guijarros, bloques y planetas completos”.

En anteriores estudios los astrónomos han usado señales de calor infrarrojo para identificar partículas de polvo alrededor de estrellas distantes, pero el método no es lo bastante preciso para decir a los astrónomos cómo de grandes pueden llegar a ser, y si las partículas orbitan cerca de la estrella, como la Tierra lo hace del Sol, o mucho más lejos a una distancia similar a la de Júpiter o Saturno.

En el nuevo estudio, Johns-Krull y los coautores de los Estados Unidos, Alemania y Uzbekistán usaron luz reflejada de la propia arena para confirmar las partículas granulares en una órbita similar a la Tierra alrededor de un par de estrellas conocidas como KH-15D en la constelación Monoceros (Unicornio). Las estrellas están aproximadamente a 2400 años luz de distancia de la Tierra en la Nebulosa del Cono, y apenas tienen 3 millones de años, comparados con los 4500 millones de años del Sol.

“Nos sentimos atraídos por este sistema debido a que parece brillar y atenuarse en distintos momentos, lo que es extraño”, dijo Johns-Krull.

Los investigadores encontraron que la Tierra tiene una visión casi completamente de lado de KH-15D. Desde esta perspectiva, el disco bloquea a una de las estrellas de la visión, pero su gemelo tiene una órbita excéntrica que provoca que aparezca por encima del disco a intervalos regulares.

“Estos eclipses nos permiten estudiar el sistema con la estrella allí y sin la estrella allí de forma efectiva”, dijo Johns-Krull. “Es una colocación muy fortuita debido a que cuando la estrella está allí durante todo el tiempo, es tan brillante que no podemos ver la arena”.

El equipo llevó a cabo análisis fotométricos y espectrográficos de datos recopilados durante los últimos 12 años tomados desde distintos observatorios, incluyendo el Observatorio McDonald en el oeste de Texas, el Observatorio Keck en Hawai y el VLT en el Monte Paranal en Chile.

“Debido a cómo se refleja la luz hay oportunidades para realizar observaciones sobre la composición química de estas partículas arenosas”, dijo el coautor William Herbst, astrónomo de la Universidad Wesleyan en Middletown, Connecticut. “Es apasionante debido a que abre muchas puertas a un nuevo tipo de investigación sobre este disco”.

La investigación fue patrocinada por la NASA y la Fundación Keck . Los coautores incluyen a Catrina Hamilton del Dickinson College; Katherine LeDuc de la Universidad Wesleyan; Joshua Winn del Instituto Tecnológico de Massachusetts; Reinhard Mundt del Instituto Max Planck para Astronomía en Heidelberg, Alemania; y Mansur Ibrahimov del Instituto Astronómica de Ulugh Beg en Tashkent, Uzbekistán.


Autor: Jade Boyd
Fecha Original: 12 de marzo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. [...] | Ciencia kanija Articulos RelacionadosLas lentas dunas de MarteEncuentran polvo en viento de agujeros negros [...]

  2. Manlio E. Wydler

    Positivamente, todo en estos campos por mucho tiempo seguirán siendo “cuestiones abiertas”, cosa que los habitués olvidan. Lo de la arena es fácilmente aceptado, basta saber que las mezclas silícicas forman buena parte de nuestro planeta, por lo que fácilmente se puede inferir la corrección del aserto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *