Evidencias de un océano halladas en Titán

Esta imagen muestra cuerpos de líquido cerca del polo norte de Titán. Muestran muchas características comúnmente asociadas con Ios lagos de la Tierra, tales como islas, bahías, calas y canales, también presentes en esta fría luna saturniana. Crédito: NASA/JPL

Un océano sazonado con los ingredientes químicos de la vida puede yacer oculto bajo la superficie helada de Titán, la luna de Saturno.

¿La prueba? Toda ala superficie de Titán parece estar deslizándose, dicen los científicos, como el queso sobre la salsa de tomate en una porción de pizza.

Titán es la mayor de las más de 50 lunas conocidas que orbitan Saturno, y de hecho es mayor que el planeta Mercurio. Titán posee una gruesa atmósfera similar a la de un planeta — la única luna en el sistema solar que se sabe que tiene una. Y la misión Cassini-Huygens a Saturno y sus lunas reveló que la superficie de Titán está cubierta de montañas heladas, lagos y mares de hidrocarburos y lo que podrían ser “criovolcanes” que escupen columnas de agua y amoniaco.

Los científicos han sospechado durante mucho tiempo que podría existir un océanos bajo la superficie de Titán, así como en las lunas de Júpiter, Ganímedes, Calisto y Europa.

“Los modelos de flujo de calor en el interior de Titán sugirieron hace años que Titán probablemente tendría océanos internos de agua o de agua-amoniaco”, dijo Ralph Lorenz, miembro del equipo de radar de Cassini en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

Lorenz y sus colegas analizaron varios años de datos de radar de la misión Cassini-Huygens. Hallaron pruebas de que algunas características de la superficie de las lunas habían ido a la deriva.

“Conforme cartografiábamos la superficie de Titán, construíamos mapas de estas pequeñas rayas. Algunas de ellas se solapaban, ayudando a mantener el mapa unido, pero cuando observabas dónde estaban las características en una raya comparado con otra, las coordenadas no eran las mismas”, explicó Lorenz.

Su investigación sugiere que los vientos en la densa atmósfera de Titán podrían mecer la luna adelante y atrás sobre su eje, influyendo en su giro. Los vientos pueden acelerar la velocidad de rotación de la pequeña luna y entonces, cuando los vientos cambian con las estaciones, pueden frenarla.

“Los vientos de Titán pueden girar en uno u otro sentido con las estaciones, y debido a que la atmósfera de Titán es tan masiva y Titán relativamente pequeño, los vientos tienen un impacto medible sobre la rotación de Titán”, dijo Lorenz. “Si ajustas los parámetros de cómo Titán rota muy ligeramente, podríamos hacer que las características de los mapas encajen”.

Los vientos también influyen en la rotación de la Tierra, cambiando la longitud del día aproximadamente en 1 milisegundo a lo largo del año. “Pero la atmósfera de Titán es tan masiva y su corteza tan ligera, que los cambios son mucho mayores allí”, explicó Lorenz.

El tamaño de estos desplazamientos apunta a que la corteza y el núcleo de Titán tienen que estar separados por un océano líquido que permita a la atmósfera mover la corteza. Titán tiene aproximadamente 5150 km de diámetro. El océano oculto puede tener entre 100 y 200 km de grosor y su corteza de hielo de entre 50 y 150 km, dijo Lorenz. Bajo ella puede haber unos pocos cientos de kilómetros de una forma de hielo más pesada “que se obtiene a mayores presiones”, explicó, sobre un núcleo rocoso de aproximadamente 3000 km a 3400 km de grosor.

Este océano subterráneo está probablemente hecho en su mayoría de agua con una pizca de amoniaco. Dado que se han detectado moléculas orgánicas — los ingredientes químicos de la vida en la Tierra — en la superficie de Titán, puede que estén también en los océanos.

“Si la vida ha evolucionado en algún momento en Titán es otra cuestión, pero lo hiciera o no, Titán puede decirnos mucho sobre los procesos químicos que finalmente llevan a la vida”, dijo Lorenz a SPACE.com.

Cassini puede hacer medidas magnéticas y gravitatorias para mostrar más pruebas de un océano, “pero en el futuro sería ideal poner un aterrizador de larga duración en Titán con un sismómetro para detectar el océano de esta forma”, dijo Lorenz. “ESA y NASA están ahora mismo evaluando tal misión para su lanzamiento en un marco de tiempo sobre 2017″.

Sin embargo, podría haber otra explicación que no fuese la del océano oculto para estos hallazgos. Titán podría tener un balanceo recurrente en su órbita, dijo el planetólogo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA Christophe Sotin, quien no participó en el estudio. Para confirmar si Titán tiene un mar subterráneo o no, dijo Sotin, Cassini necesitaría observar la luna durante seis años para ver si su giro se frena, como sería de esperar si hubiese un océano bajo la superficie.

“Si existe la presencia de un océano, con una presión y temperatura similares a los de la Tierra, la cuestión de la vida se abre para Titán”, dijo Sotin.

Lorenz y sus colegas detallan los hallazgos en el ejemplar del 21 de marzo de la revista Science.


Autor: Charles Q. Choi / Andrea Thompson
Fecha Original: 20 de marzo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *