Sociología alienígena

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

De acuerdo con Hollywood, la Tierra es seguramente uno de los “lugares que no puedes dejar de visitar antes de morir” de la galaxia. Los alienígenas del cine vienen lo bastante a menudo como para que el Departamento de estado piense en colocar un control de pasaportes.

Por supuesto, esto es ficción. Pero en los últimos cientos de años, el Homo sapiens ha estado lanzando extravagantes pistas al espacio que podrían alertar a extraterrestres técnicamente avanzados de nuestra presencia. El radar y la televisión, extraños compuestos químicos en la atmósfera, e incluso alguna nave ocasional enviada más allá de la heliopausa son todos los mensajes en botellas que posiblemente podrían llegar a las costas de planetas ETs.

Cuando apunto esto en mi charlas, una reacción frecuente es “¿No vendrán aquí a matarnos?” Ofrezca esta respuesta como una prueba del optimismo general de la humanidad del siglo XXI.

Sin embargo, puede que merezca la pena tener en cuenta esta visión pesimista. ¿Vendrían los extraterrestres aquí – si no para matarnos – para tomar nuestros recursos o comprometer nuestra virtud?

La respuesta, por supuesto, cae dentro de la disciplina de la sociología alienígena — un campo en el que los datos son, podríamos decir, escasos. Es más, dado que no tenemos idea de cuáles pueden ser las motivaciones o costumbres de los extraterrestres, se podrían concluir que, en realidad, no hay nada que se pueda decir sobre si los alienígenas vendrían o no.

Pero existe una alternativa a esta aproximación de “conocimiento nulo”. Vamos a considerar lo que posiblemente podría animar las visitas de aquellos que han sabido que los humanos están pavoneándose e inquietándose sobre la estación de la Tierra. Después de todo, hemos descubierto pocas cosas sobre astronomía y física, no mucho más sobre el comportamiento alienígena.

Tomando nuestra sugerencia de Tinseltown, noto que la mayoría de los seres del cine vienen a la Tierra para resolver algún tipo de crisis reproductiva o simplemente para tomar el planeta. Lo primero no tienen ningún sentido en absoluto. No te puedes reproducir con las criaturas del zoo, a pesar del hecho de que la mayoría de los pares de bases del ADN de los internos son idénticos a los nuestros (nota que esto es una incompatibilidad biológica, y no sólo regulaciones del zoo). Los alienígenas, huelga decirlo, tendrán una bioquímica diferente, y probablemente nada de ADN en absoluto. Olvídate, si puedes, de los experimentos de reproducción.

Tomar el planeta tendría sentido su hubiese algo realmente especial en nuestro planeta. La mejor estimación de los especialistas en exoplanetas es que el número de planetas del tamaño de la Tierra en nuestra galaxia supera los diez mil millones. Eso no suena como si nuestro pedazo de estado real sea terriblemente privilegiado.

Tampoco vendrían para extraer nuestro minerales. Todo el universo está compuesto de la misma materia, y aunque el Sistema Solar tiene un alto porcentaje de elementos pesados que los hallados en muchos dominios estelares, resulta que esa es precisamente la condición que parece abrigar la formación planetaria. En otras palabras, el propio Sistema Solar de los ET habría sido bendecido con estos mismo útiles materiales. ¿Por lo que por qué vendrían aquí e incurrir en un transporte de carga a través de múltiples años luz?

¿Colonización? ¿Búsqueda de otro espacio para vivir? Si los alienígenas hacen lo anterior, no esperarían a saber de nosotros antes de hacerlo. Los británicos después de todo, no comenzaron su colonización de Australia porque hubiesen interceptado alguna comunicación aborigen.

Para obtener un poco de lebensraum, bueno, los planetas no son grandes nuevos hábitats, dado que son esferas. Están malditos con la mínima superficie para su masa. Como apuntó hace tres décadas Gerry O’Neill, es más barato y enormemente más barato construir hábitats artificiales en tu propio sistema estelar.

OK, puedes argumentar, pero la Tierra es más que una útil fuente de oro o molibdeno, más que simplemente una rancho cósmico aleatorio esperando a ser invadido y acallado. Es un hábitat excepcional para la vida. Agua, océanos … es tan rematadamente bueno, tan positivamente raro. Los alienígenas encontrarían adorable nuestro mundo porque es apto para la vida.

Bueno, eso tampoco pasa la prueba del algodón. Si el tipo de mundo que puede dar soporte a la vida es raro, entonces no tienes por qué preocuparte por extraterrestres. No habría ninguno.

Otras sugerencias sobre por qué podrían visitarnos incluyen una anticipación en el mercado de la Vía Láctea, el proselitismo, o simplemente aprender más sobre nosotros. No está claro que ninguno de esos objetivos requiera “matarnos”, por supuesto, pero la lógica es inestable en cualquier caso. Cualquier ser que realmente pudiese venir aquí estaría más allá de nuestros logros tecnológicos. Imagina que pudieses visitar a los Neandertales. ¿Te preocuparía la competencia comercial? ¿Les darías biblias? Recuerda: estas son (casi) las mismas especies que la tuya. Los alienígenas no. Te reto a que intentes convencer a las marsopas de que se unan a tu iglesia.

Pero si lo piensas, hay un último punto: simplemente quieren aprender más sobre nosotros. Bueno, puede ser. Tal vez eso es realmente lo que interesa del Homo sapiens. No capturar nuestro hábitat, salvar nuestras almas (o nuestro entorno), o trastornar nuestra salida industrial — sino ensayar nuestra cultura. Estoy tentado a considerar que incluso seres muy avanzados podrían encontrar nuestra cultura ligeramente merecedora de estudio.

Ten en cuenta que si están lo bastante cerca de nosotros, eso implica que hay muchas, muchas sociedades galácticas (de otra forma las distancias entre ellas serían enormes). Si hay gran cantidad de ellas, entonces simplemente somos otra entrada en un gran libro. De nuevo nada de especiales. Igual que otro extraño pez encontrado en el Atlántico. No espero que se envíen gigantescas expediciones a nuestro camino.

Pero en cualquier caso, si captan nuestras señales de televisión — incluso si se molestan en tener un contacto — entonces pueden estudiar nuestra sociedad desde casa. Es mucho más barato y más rápido que salvar años luz de distancia.

Espero que el Departamento de Estado no tenga que montar el control de pasaportes.


Autor: Seth Shostak
Fecha Original: 27 de marzo de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *