Explicar la materia oscura contradiciendo el Big Bang

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Es bien sabido que el “Big Bang” fue un nombre peyorativo dado a la teoría cosmológica de la expansión (no explosión) del universo en un intento de desacreditar la idea. Pero el nombre pegó y con el descubrimiento del fondo de microondas cósmico (CMB) en 1964, la teoría también tuvo éxito. No obstante, cada cierto tiempo, aparece una nueva idea que afirma contradecir la Teoría del Big Bang. La última procede de los investigadores Robert K. Soberman y Maurice Dubin quienes dicen que saben de qué está formada la materia oscura, y sus nuevas ideas proporcionan una mejor explicación para el CMB, así como para el desplazamiento al rojo galáctico, dos observaciones que apoyan actualmente la Teoría del Big Bang.

Soberman y Dubin creen que la materia oscura está realmente hecha de meteoroides cósmicos — agrupaciones de átomos de hidrógeno y helio, a los que llaman “cosmoides”. Los dos investigadores dicen que los cosmoides se encontraron en una nueva evaluación de datos detectados por Pioneer 10 y 11. Esta materia oscura y frágil existe “casi en el cero absoluto y en el espacio casi sin fuerzas entre las galaxias formado a partir de material expulsado por los vientos estelares. Poca, si es que alguna radiación es emitida a esta temperatura, de aquí su invisibilidad”, dicen Soberman y Dubin en un artículo que publicaron el 25 de marzo de 2008.

Mientras el fondo de microondas cósmico parece cubrir el cielo de forma igual en todas las direcciones, esto es contrario a la materia visible que vemos agrupada en las galaxias. Los dos investigadores teorizan que los cosmoides fueron atraídos gravitatoriamente a nuestra galaxia, Sistema solar y la vecindad inmediata de la Tierra e irradia a 2,735 K lo cual es “erróneamente interpretado como el fondo de microondas cósmico del Big Bang”. De aquí, que esta distribución localmente igualitaria de los cosmoides hace que la radiación parezca igual en todas las direcciones.

Soberman y Dubin dicen que incluso las variaciones descubiertas por los satélites como COBE y WMAP no explican la distribución de materia visible, y que los cosmoides proporcionan una mejor explicación alternativa.

La propuesta de los cosmoides también explicar el desplazamiento al rojo galáctico, de acuerdo con Soberman y Dubin. Los cosmoides absorben y reemiten la luz de galaxias lejanas, y eso debería desplazar al rojo la luz de una forma que es sutilmente distinta de un desplazamiento al rojo Doppler generado por un universo en expansión. Dicen que la sutil diferencia debería ser relativamente fácil de observar con unas pocas observaciones.

Llevarán a cabo varias pruebas que esperan que contradigan las predicciones del Big Bang. La prueba incluye mezclar hidrógeno con una pequeña cantidad de helio y enfriarlo a 2,735 K para ver si se forman cosmoides, y medir el desplazamiento al rojo de los cosmoides (materia oscura) que están a menos de 1 UA del sol.

“Despojado de las dos pruebas que son sus piezas de apoyo, la hipótesis del Big Bang calapsaría. Cualquier hipótesis que merezca la pena considerar debería ofrecer predicciones que permitan elegir entre ella y sus competidoras. Este modelo concluye con predicciones analíticas y experimentales, los resultados de los cuales deberían contradecir la hipótesis del Big Bang”, dicen Soberman y Dubin.

Soberman y Dubin no mencionan nada sobre el tercer “pilar” de la Teoría del Big Bang, que es la distribución del hidrógeno y helio por el cosmos, el cual encaja con precisión en las predicciones de la Teoría del Big Bang.

Aunque esta nueva teoría es seguro que hará que más de uno enarque las cejas, demuestra lo grande que es la ciencia. Todas las teorías — sean ideas mantenidas por la mayoría y de gran recorrido, o nuevas ideas que surgen – pasarán por un continuo escrutinio y prueba. Será interesante ver qué revelan las pruebas de Soberman y Dubin.


Autor: Nancy Atkinson
Fecha Original: 31 de marzo de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *