Rusia enviará monos a Marte

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Rusia tiene una larga historia de descubrimientos científicos y exploración espacial a través del uso de animales. Comenzando por la perra Laika en 1957, el programa espacial extendió sus pruebas a otros perros (muchos retornaron salvos a la Tierra) y finalmente monos. Aunque el programa de pruebas con monos se detuvo por falta de fondos a mediados de los años 90, la nación ha anunciado planeas para enviar al pariente más cercano a los humanos a un lugar donde los humanos nunca antes han llegado: Marte. Y aquí es donde pensamos que será un primer paso hacia un humano en la superficie marciana …

Debo admitirlo, he leído la historia dos veces antes de creérmelo. Rusia quiere enviar monos no sólo al espacio, sino a Marte. Tenía una idea de que los monos (o más específicamente los macacos) se usaron en misiones espaciales, pero en mi mente esto era el pasado y sería considerado cruel en estos días y época. Pero espera, ¿no se usa a los macacos en experimentos médicos por todo el mundo de todas formas? ¿Por qué es tan impactante que los macacos fuesen los elegidos como pioneros en el viaje interplanetario antes de la humanidad?

Estas cuestiones son emotivas (y controvertidas) y causarán un gran debate internacional. Muchos creerán que las pruebas con animales en el mundo ultramoderno del viaje espacial serán vistas como una barbarie, pero existen algunos problemas graves que podríamos contestar definitivamente con el uso de macacos en un viaje espacial. Primero y más importante, debido a la radiación interplanetaria que se espera que bañe durante un tránsito a Marte, estudiando la fisiología de los macacos durante el viaje podríamos ser capaces de aprender cómo reaccionaría el cuerpo humano a dosis mayores de lo normal. El hecho continúa, los monos son genéticamente cercanos a los humanos, no es de extrañar que nos volvamos a ellos en busca de respuestas.

Para este fin, los monos del Instituto Sochi de Primatología Médica, en Vesyoloye cerca del Mar Negro, han comenzado un proceso de selección para el experimento médico de pruebas animales definitivo. El instituto tiene una larga historia de implicación en el programa espacial soviético y ruso. Sochi fue la instalación de entrenamiento para los primeros monos en el espacio en 1983. Abrek y Bion hicieron un viaje de cinco días alrededor de la Tierra y fueron retornados a salvo en Kazajstán y reinsertados en sus “vidas normales”. Dos años después de este histórico vuelo, los monos Verny y Gordy pasaron siete días en el espacio. En 1987, Dryoma y Yerosha lograron un récord (para vuelos de monos) de dos semanas en el espacio. Es interesante apuntar que Dryoma fue un regalo del líder cubano Fidel Castro. Tras esto, en 1989, 1992 y 1996, se llevaron a cabo tres vuelos de dos semanas hasta que se agotó el presupuesto del proyecto. Ahora se ha continuado con los experimentos en la Tierra para simular ingravidez.

Ahora, para revitalizar la historia de Sochi del vuelo espacio con macacos, están comenzando un programa de dos años para seleccionar 40 monos que serán enviados al Instituto de Problemas Biomédicos en Moscú de tal forma que puedan continuar las pruebas en la biomedicina espacial. Esto culminará en una posible misión primate a Marte.

“La gente y los monos tienen aproximadamente una idéntica sensibilidad a las dosis grandes y pequeñas de radiación, por lo que es mejor experimentar con macacos en lugar de con perros u otros animales”. Boris Lapin, Director del Instituto.

Los críticos del programa están frustrados por el uso de animales en las pruebas de cualquier capacidad, pero se mantienen realistas ante la situación. “La humanidad sacrifica más de 100 millones de animales cada año en nombre de la salud y la belleza. Ya es hora de pensar en una alternativa para los experimentos con animales”, dice Andrei Zbarsky del grupo de conservación de la Fundación Mundial de la Vida Salvaje (WWF).

“…ciertamente, lo siento por los monos, podrían morir, pero los experimentos son necesarios para preservar las vidas de los cosmonautas que volarán en un futuro a Marte ” – Anaida Shaginyan, Institute Researcher.

Esta será una medida controvertida por parte del programa espacial ruso, y esperan resistencia de sus socios europeos. Aunque los monos y otros animales se usan en la ciencia médica en la Tierra, podría mostrarse demasiado cruel y de mal gusto para la mayoría, pero posiblemente el único medio para medir el impacto físico en el cuerpo humano tras un largo viaje a Marte.


Autor: Ian O’Neill
Fecha Original: 14 de abril de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *