Las misiones espaciales a largo plazo tienen riesgo de cáncer y envejecimiento prematuro

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Es bien conocido que la radiación del espacio profundo sería un riesgo para los futuros astronautas en misiones a largo plazo a objetivos como Marte, pero una nueva investigación pone el peligro en todo su relieve.

Los riesgos para la salud incluyen el cáncer, especialmente el de colon y el envejecimiento prematuro de acuerdo con unos hallazgos preliminares en estudios con ratones patrocinados por la NASA los cuales han encontrado que la conocida como radiación de transferencia de energía lineal (LET) en el espacio puede hacer más daño a las células vivientes que la radiación LET baja que la gente encuentra comúnmente en la Tierra, dijo el investigador el Dr. Albert Fornace, co-investigador del Centro Lombardi Exhaustivo del Cáncer en la Universidad de Georgetown.

“Hay ciertas evidencias de incremento en estrés oxidativo y daño de ADN en curso”, dijo Fornace.

El estudio encontró que la radiación de alta energía causó más daño en el tracto gastrointestinal de los ratones que los rayos gamma de baja energía o la radiación X usada en las terapias médicas. Esto es debido a que los niveles inusualmente altos de moléculas de radicales libres pueden dañas las células vivas y conducir a unas mutaciones genéticas desbocadas que disparan el cáncer.

Los investigadores también vieron evidencias de envejecimiento prematuro en las capas canosas de los ratones, con resultados similares a los obtenidos en otros estudios sobre radiación.

Los astronautas para las misiones de larga duración propuestas a la Luna, Marte y más allá encontrarían radiación de alta energía una vez fuera del campo magnético protector de la Tierra y permanecerían expuestos durante meses.

La radiación LET alta se halla en las llamaradas solares y está compuesta de protones de alta energía, partículas de hierro cargadas y algo de radiación gamma. La atmósfera de la Tierra bloquea la gran mayoría de esta radiación, evitando la exposición a estas partículas en la vida normal.

Los astronautas en misiones de lanzadera o de la estación espacial (misiones de duración relativamente corta) a veces ven destellos cuando cierran sus ojos — el resultado de las partículas de alta energía chocando y probablemente destruyendo las células de las retinas en sus ojos.

“Con planes para misiones a Marte, necesitamos comprender más sobre la naturaleza de la radiación en el espacio”, dijo el investigador principal el Dr. Kamal Datta. “Actualmente no hay información concluyente para estimar el riesgo que pueden experimentar los astronautas”.

Los astronautas actuales pueden tener un mayor riesgo de cáncer que la media, de acuerdo con un informe de 2004 de la Academia Nacional de Ciencias. Sin embargo, el único incremento significativo en la mortalidad de un astronauta hasta ahora viene de accidentes como los desastres del Challenger o del Columbia.

Aún así, el peligro de la radiación de alta energía sería actualmente demasiado grande para los astronautas que llevaran a cabo misiones a largo plazo en la Luna o Marte, de acuerdo con un informe de 2008 del Consejo Nacional de Investigación.

Los efectos a largo plazo de la radiación de alta energía pueden seguir siendo desconocidos, pero los investigadores planean observar cómo los ratones de prueba desarrollan tumores gastrointestinales a lo largo del próximo año aproximadamente. Incluso un riesgo doble de tener cáncer gastrointestinal de radiación de alta energía a partir de la radiación de alta energía podría ser significativa, debido a que el cáncer gastrointestinal es el más común.

Comprender si la radiación de alta energía afecta a las células vivas de la misma forma que la radiación de baja energía ayudaría a la NASA a comenzar a planificar sobre el problema y desarrollar tecnologías de protección y médicas adecuadas.

“Estimar el riesgo debería ser sencillo si el mecanismo es el mismo”, dijo Fornace a SPACE.com. “Seremos capaces de planificar de acuerdo a terapias preventivas”


Autor: Jeremy Hsu
Fecha Original: 15 de abril de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *