Buscar en los cielos

Una nueva misión espacial, prevista para su lanzamiento este mes, arrojará luz sobre algunos de los procesos astrofísicos más extremos de la naturaleza – incluyendo los púlsares, restos de supernovas, y agujeros negros supermasivos. Incluso podría comprender el origen y la distribución de la materia oscura, según escriben tres científicos que actualmente preparan la misión GLAST del Centro de Vuelo Espacial Goddard de a NASA en Greenbelt, Maryland, Estados Unidos, en el ejemplar de este mes de Physics World.

El Telescopio Espacial de Gran Área de Rayos Gamma (GLAST), que será lanzado el 16 de mayo de 2008, es un observatorio de cuatro toneladas equipado con detectores de partículas de tecnología punta que estudiarán los rayos gamma del cielo con un detalle sin precedente.

Los rayos gamma son una forma de radiación electromagnética con una frecuencia y energía mucho mayor que la luz visible, la luz ultravioleta o incluso los rayos-X. Teniendo una energía tan alta, los rayos gamma son difíciles de recolectar y enfocar de la forma que lo hace un telescopio convencional con la luz visible. Los rayos gamma son por tanto la forma de radiación electromagnética más compleja de rastrear del espacio.

Mientras que la luz visible revela miles de estrellas y planetas individuales moviéndose lentamente a lo largo del cielo, estudiar los cientos en frecuencias de rayos gamma revela un dibujo mucho más extraño del espacio.

Los rayos gamma no se producen por el calor de los objetos brillantes, sino por colisiones entre partículas cargadas de movimiento muy rápido y materia o luz. Los fotones de alta frecuencia que se emiten de estas colisiones proporcionan una visión de los procesos astrofísicos más extremos conocidos.

Los agujeros negros, por ejemplo, aceleran la materia para producir energías extremas en las galaxias activas. Los rayos gamma emitidos en estos escenarios tienen la energía equivalente a todas esas estrellas en una galaxia completa en todas las longitudes de onda.

Hasta ahora, no obstante, los detectores actuales de rayos gamma situados en la Tierra no han sido lo suficientemente sofisticados para medir estas emisiones en detalle a lo largo de grandes periodos. Los astrofísicos citan la búsqueda de señales de los hasta ahora desconocidos procesos físicos fundamentales como una clave de la razón para embarcarse en este proyecto.

Julie McEnery, Steve Ritz y Neil Gehrels del Centro Espacial Goddard de la NASA, escriben, “Esperamos que GLAST tenga un gran impacto en muchas áreas de la astrofísica pero lo que es más apasionante son las sorpresas: con algo de suerte, la mayor ciencia de GLAST ni siquiera la hemos imaginado aún”.



Fecha Original: 1 de mayo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *