El estudio del cerebro podría conducir a mejores tratamientos para la epilepsia

Usando un roedor como modelo de epilepsia, los investigadores encontraron uno de los neurotransmisores de nuestro cuerpo liberado durante los ataques, el glutamato, encendiendo una ruta de señales en el cerebro que aumenta la producción de una proteína que podría reducir la entrada de medicación al cerebro. Los investigadores dice que esto podría explicar por qué aproximadamente el 30 por ciento de los pacientes con epilepsia no responde a la medicación antiepiléptica.

El estudio, llevado a cabo por investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Medioambientales de la Salud (NIEHS), parte del Instituto Nacional de la Salud, y el Colegio Médico y de Farmacia de la Universidad de Minnesota, en colaboración con el Laboratorio Heidrun Potschka de la Universidad Ludwig-Maximilians en Munich, en Alemania, está disponible online y aparecerá en el ejemplar de Mayo de 2008 de Molecular Pharmacology.

“Nuestro trabajo identifica el mecanismo por el que los ataques aumentan la producción de un fármaco transportador de proteínas en la barrera hemato-encefálica, conocido como glicoproteína-P, y sugiere unos nuevos objetivos terapéuticos que pueden reducir la resistencia”, dice el Dr. David Miller, uno de los investigadores principales en el Laboratorio de Farmacología del NIEHS y coautor del artículo.

La barrera hemato-encefálica (BHE), que radica en los capilares cerebrales, es un factor limitante en el tratamiento de muchos trastornos del sistema nervioso central. Está alterada en la epilepsia ya que no permite el libre paso al cerebro de los fármacos antiepilépticos administrados. Miller explica que la glicoproteína-P forma una barrera funcional en la BHE que protege al cerebro limitando el acceso de sustancias químicas externas.

“El problema es que la proteína no distingue bien entre fármacos terapéuticos y neurotóxicos, por lo que a menudo puede ser un obstáculo para el tratamiento de algunas enfermedades, incluyendo el cáncer cerebral”, dice Miller. El aumento de los niveles de glicoproteína-P en la BHE se ha sugerido como una probable causa de la resistencia a los fármacos en la epilepsia.

Usando capilares cerebrales aislados de ratones y ratas y un modelo animal de epilepsia, los investigadores hallaron que el glutamato, un neurotransmisor liberado cuando las neuronas se activan durante un ataque, marcan una ruta de señales que activa a la cilooxigenasa-2 (COX-2), causando el aumento de la síntesis de glicoproteína-P en este experimento. El aumento de la expresión del transportador fue abolida en ratones sin COX-2 o en ratones con OCX-2 inhibida. Ahora esto tiene que ser demostrado en animales o en pacientes teniendo como objetivo la COX-2 se reducirá la frecuencia de los ataques o se aumentará la efectividad de los fármacos antiepilépticos.

“Estos hallazgos nos proporcionan una visión de uno de los mecanismos que actúa en la resistencia de los fármacos en la epilepsia y posiblemente en otros trastornos del sistema nervioso central”, dice el Dr. Bjoern Bauer autor principal de la publicación. “Estudiar las señales de la BHE que aumentan con las expresión de la glicoproteína-P más que el propio transporte sugiere un camino prometedor para mejorar la efectividad de los fármacos que son usados para tratar la epilepsia, aunque se necesitan más investigaciones antes de que puedan ser desarrolladas nuevas terapias”.



Fecha Original: 14 de abril de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. El estudio del cerebro podría conducir a mejores tratamientos para la epilepsia…

    Usando un roedor como modelo de epilepsia, los investigadores encontraron uno de los neurotransmisores de nuestro cuerpo liberado durante los ataques, el glutamato, encendiendo una ruta de señales en el cerebro que aumenta la producción de una prote…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *