La NASA considera una misión tripulada a un asteroide

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

¿Qué pasaría si observamos un Asteroide Cercano a la Tierra (NEO) viniendo justo hacia nosotros? Suponiendo que tengamos el tiempo suficiente, podríamos ser capaces de reunir un grupo de valientes astronautas (o perforadores de petróleo) y enviarlos al asteroide justo a tiempo para destruirlo … oh espera, eso suena como el guión de una éxito de Hollywood. En realidad, la NASA está planificando una misión a un NEO, pero no porque esté dirigido hacia nosotros. Un asteroide llamado 2000SG344 (el cual amenazó la Tierra en el año 2000) está considerado como el destino de la primera misión tripulada a un asteroide. Las astronautas viajarán allí, alcanzando al cuerpo que se desplaza a la velocidad de 45 000 km/hr y llevarán a cabo experimentos, viviendo sobre él unas dos semanas. ¿Por qué? Para establecer brevemente un puesto avanzado humano, adelantando la ciencia y tecnología hacia el objetivo final: Marte.

El asteroide de 1,1 millones de toneladas se pensó en un momento que era una seria amenaza para la Tierra. En 2000, hubo una posibilidad significativa de que el asteroide 2000SG344 pudiese haber entrado en curso de colisión con la Tierra (con un poder explosivo aproximado de 1 megatón). Obviamente no lo hizo, pero se espera que haga un sobrevuelo astronómicamente cercano en 2030. Antes de eso, la NASA espera usar el asteroide de 40 metros de ancho como destino para una misión tripulada de tres a seis meses.

Las misión al asteroide actuaría como una “primera piedra” para futuras misiones planetarias a Marte y más allá. Este viaje de tres meses proporcionaría pistas tecnológicas, psicológicas y prácticas vitales a las que una misión tripulada en el espacio profundo se enfrentaría. Aterrizar en el asteroide será difícil (debido a la diminuta influencia gravitatoria de un cuerpo de tan baja masa), pero proporcionaría una oportunidad para que los astronautas extrajesen hielo de agua, usarlo para su consumo y convertirlo en sus componentes de hidrógeno y oxígeno (para combustible y respirar). Estas pruebas serían esenciales antes de enviar a un hombre a una misión a largo plazo a Marte.

Bajo la actual administración de los Estados Unidos, se ha ordenado a la NASA que envíe un hombre a la Luna para 2020. Se espera que poco después se establezca una base permanente. Una vez que la base de la Luna se haya establecido, las misiones a Marte serán mucho más fáciles de llevar a cabo. No obstante, los viajes tripulados a asteroides cercanos a la Tierra nos permitirán aprender más sobre estas peligros potencialmente catastróficos así como desarrollar tecnología de espacio profundo para la presencia humana en Marte.

En un estudio que se publicará en junio, científicos del Centro de Vuelo Espacial Johnson de la NASA en Houston y del Centro de Investigación Ames en California proporcionará una actualización de sus planes para el uso de la futura nave Orión para esta tarea, con una parada sobre la roca de una o dos semanas. Espero ver sus recomendaciones para este ambicioso desarrollo…


Autor: Ian O’Neill
Fecha Original: 6 de mayo de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *