Diminuta estrella desata una colosal explosión

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Interpretación artística que muestra la llamarada increíblemente potente que estalló en la estrella enana roja EV Lacertae. Crédito: Casey Reed/NASA.

Una diminuta estrella desató recientemente lo que se considera el estallido más brillante de luz jamás visto en el universo procedente de una estrella normal, anunciaron hoy los astrónomos.

Con un brillo de sólo un 1 por ciento la luz del Sol y ostentando un tercio de la masa solar, esta corriente estrella no tenía nada que mereciera una reseña. El 25 de abril, la estrella enana roja, conocida como EV Lacertae, liberó una mega-llamarada, compactando la potencia de miles de llamaradas solares. Dado que la estrella está situada a 16 años luz de distancia, en realidad, la llamarada tuvo lugar hace 16 años.

La llamarada se vio por primera vez mediante el instrumento Konus de construcción rusa a bordo del satélite Wind de la NASA en las primeras horas de la mañana del 25 de abril. Dos minutos más tarde, el Telescopio de rayos-X Swift captó la llamarada. La estrella mantuvo su brillo en rayos-X durante ocho horas antes de volver a su estado normal.

Habría sido visible a simple vista si la estrella hubiese sido fácilmente observable en el cielo nocturno en ese momento. La constelación de EV Lacertae, Lacerta, es visible en primavera sólo durante unas pocas horas cada noche en el cielo del Hemisferio Norte.

“Aquí tenemos una pequeña y fría estrella disparando una monstruosa llamarada”, dijo la investigadora Rachel Osten, Miembro de Hubble en la Universidad de Maryland en College Park y el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Las llamaradas como estas destruirían las atmósferas de los planetas que albergan vida, esterilizando sus superficies”.

La estrella, con una edad estimada de unos pocos cientos de millones de años, tiene una historia de llamaradas, aunque ninguna tan brillante como la más reciente.

Osten dice que las llamaradas gigantes como esta son análogas a las llamaradas solares, pero las llamaradas estelares son de entre cientos y miles de veces más potentes. La potencia extra probablemente procede de los campos magnéticos de las estrellas. Por ejemplo, EV Lacertae rota una vez cada cuatro días, mucho más rápido que el Sol con su rotación de cuatro semanas. La rápida rotación genera potentes campos magnéticos localizados, aproximadamente 100 veces más potentes que los del Sol.

“Estas llamaradas están finalmente relacionadas con los giros y entrelazamientos de los campos magnéticos que sobresalen de la superficie de esta estrella y de otras como esta”, dijo Osten a SPACE.com.

Y al igual que el Sol, EV Lacertae está cubierta de manchas, que se desplazan durante los estallidos.

“Si pudiésemos observar la superficie de la estrella cuando está teniendo lugar esta llamarada, probablemente veríamos las manchas reordenándose en la superficie “, dijo Osten. “Las manchas sobre la estrella cubren una fracción mucho mayor que lo hacen en el Sol, por lo que el cambio resultante de las manchas sería incluso más dramático”.

Dado que EV Lacertae es 15 veces más joven que el Sol, proporciona una ventana a la historia inicial de nuestro Sistema Solar, dicen los científicos. Las estrellas jóvenes rotan más rápido y generan llamaradas más potentes. Por lo que en sus primeros mil millones de años, el Sol debió liberar millones de llamaradas energéticas que habrían afectado profundamente a la Tierra y el resto de planetas.


Autor: Jeanna Bryner
Fecha Original: 19 de mayo de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *