La vida aparece donde menos la esperas

Una capa de roca rica en hierro conserva a microbios que vivieron en Río Tinto aproximadamente hace 2 millones de años. Crédito: David Fernández-Remolar

Los científicos que trabajan en el proyecto MARTE (Experimento de Tecnología e Investigación de Astrobiología en Marte) han estado taladrando el suelo alrededor de Río Tinto en España. Estaban estudiando los entornos subterráneos y descubrieron áreas inhóspitas para la vida.

Inhóspitas hasta que fueron colonizadas por resistentes microbios.

Estos organismos mejoraron tanto las condiciones que otras criaturas pudieron moverse allí. Esto tiene importantes implicaciones cuando se busca la vida en otros planetas.

Vivir en armonía

El equipo, liderado por David Fernández-Remolar del Centro de Astrobiología en España, esperaba que las áreas subterráneas fuesen estériles. Quedaron comprensiblemente sorprendidos cuando encontraron lugares perfectos para la vida microbiana. ¿Qué estaba pasando? La respuesta llegó en forma de diminutos microbios que reaccionaban con las rocas para emitir calor. No era mucho — apenas el suficiente para elevar la temperatura general y hacer el entorno más hospitalario.

Por lo que simplemente colonizando un área bajo el terreno, los microbios la hicieron habitable para otras formas de vida. Son como obreros de la construcción, construyendo hogares confortables para otros. Por supuesto, los microbios no intentaban hacer unas mejores condiciones — es simplemente un afortunado efecto colateral de sus procesos naturales.

Los investigadores también encontraron que las ácidas condiciones que esperaban habían sido neutralizadas por los metales, haciendo el agua segura para la vida. Los microbios no estaban implicados en este proceso, aunque se beneficiaban del mismo.

Este sistema en dos niveles podría crear áreas en otros planetas relativamente acogedoras para la vida simple. Incluso puede ayudarnos a encontrar pruebas de vida pasada o presente en Marte: Podríamos buscar ligeros incrementos de temperatura cerca de la superficie, o los compuestos químicos que reducen la acidez del agua. Tales signos reveladores indicarían que los mismos mecanismos que tienen lugar en Río Tinto podrían estar teniendo lugar en Marte.

Piscinas de roca marciana

Usando estos descubrimientos, podemos imaginar cómo podría haberse desarrollado la vida en Marte. Las condiciones en el planeta rojo en el pasado fueron muy distintas a las de hoy. Probablemente hubo agua caliente subterránea, la cual habría ayudado a crear ciertos minerales metálicos. Estos son importantes dado que podrían haberse usado como alimento para los microbios “obreros”.

Conforme crecieron y reaccionaron con las rocas a su alrededor, los microbios habrían generado calor, haciendo el entorno más templado. Aún sería desagradablemente frío, pero las sales habrían mantenido el agua líquida, incluso aunque la temperatura hubiese bajado del punto de congelación. Este agua poco profunda podría haber protegido a los microbios y otras formas de vida de la normalmente letal radiación ultravioleta del Sol.

Los metales en las rocas habrían asegurado que el agua no era demasiado ácida. Con el tiempo otros organismos podrían haber colonizado el área después de que los primeros microbios hicieran unas condiciones mucho más agradables para la vida. El resultado habría sido unas piscinas de roca marcianas repletas de extraña vida microbiana. Observar en tales piscinas con un microscopio sería un sueño hecho realidad para los astrobiólogos.

“Puede ser posible que los hábitats internos de los planetas no sólo fuesen el primer refugio de la vida, sino que se hayan convertido también en el último en planetas como Marte”, informan los investigadores.

Una vez que se mejore nuestra tecnología para estudiar vida en planetas alrededor de otras estrellas, podríamos buscar señales de vida como estas alrededor de mundos distantes. Puede no ser tan glamuroso como alienígenas con los que poder hablar, pro estos duros microbios pueden proporcionar perfectamente los cimientos para áreas repletas de vida exótica.

La investigación se detalla en el ejemplar de primavera de la revista Astrobiology.


Autor: Lee Pullen
Fecha Original: 22 de mayo de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. La vida aparece donde menos te la esperas…

    Los científicos que trabajan en el proyecto MARTE (Experimento de Tecnología e Investigación de Astrobiología en Marte) han estado taladrando el suelo alrededor de Río Tinto en España. Estaban estudiando los entornos subterráneos y descubrieron …

  2. Una pregunta, por pura curiosidad: los organismos que viven en ambientes extremos, ¿de dónde se supone que han llegado a ellos? ¿Proceden de organismos corrientes que se adaptaron a esas circunstancias? ¿O proceden de otros extremófilos originarios?

  3. La mayoría son microorganismos unicelurares del dominio de las Archaea. Tienen algunas enzimas que les permiten vivir en distintos entornos extremos por lo que entiendo que son adaptaciones a distintos medios de organismos anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *