Cómo Isaac Newton cambió el mundo

Isaac Newton

Cuando el pequeño bebé Isaac nació en una liliputiense villa inglesa, prematuro y lo bastante pequeño para entrar en una pequeña olla, no se esperaba que sobreviviera.

Para el posible disgusto de algunos alumnos de todo el mundo desconcertados por el cálculo y la física, Isaac Newton no sólo vivió, sino que creció y vivió lo bastante para convertirse en el científico más influyentes del siglo XVII.

El amplio rango de descubrimientos de Newton, desde sus teorías de óptica a su revolucionario trabajo sobre las leyes del movimiento y la gravedad, formaron la base de la física moderna.

La auténtica genialidad de este trabajo, creen los expertos, es cómo finalmente tomó esas teorías y las aplicó al universo a gran escala, explicando los movimientos del Sol y los planetas de una forma que no se había hecho nunca antes.

Las leyes nacen en la peste

La imagen corriente de Isaac Newton es la de un científico de pelo blanco sentado al pie de un árbol. Tras ser golpeado en la cabeza por una manzana que caía del árbol, Newton imaginó despreocupadamente las leyes de la gravedad y el resto, como se suele decir, es historia.

Posiblemente sólo hay un poco de verdad en la leyenda de la manzana, dicen los historiadores, pero Newton ya estaba en medio de algunos descubrimientos muy importantes antes de que sucediera en comentado incidente de la fruta en la Universidad de Cambridge.

Isaac Newton nació en 1642, el año de a muerte de Galileo, y desde su más tierna infancia mostró interés por una educación formal — algo poco común en esa época — en lugar de en la agricultura. Cuando la peste negra cerró la Universidad de Cambridge, donde era estudiante, durante dos años desde 1665, pasó largos meses encerrado en casa estudiando matemáticas complejas, física y óptica.

Fue durante este fructífero tiempo en el que Newton, con la ayuda de un prisma de cristal, se convirtió en el primero en descubrir que la luz blanca es un espectro de colores. También desarrolló la idea del cálculo de series infinitas, el tipo de matemáticas que aún hoy aterroriza a los estudiantes de ingeniería y estadística.

En 1666, Newton había esbozado las tres leyes del movimiento, aún recitadas por los estudiantes de física de todo el mundo:

  • Un objeto permanece en un estado de inercia a menos que una fuerza actúe sobre él
  • La relación entre la aceleración y la fuerza aplicada es de F=ma.
  • Para cada acción existe una reacción igual y opuesta.

Lo que Newton no comprendió en este punto, y pasaría casi dos décadas estudiando, era cómo las leyes del movimiento se relacionaban con la Tierra, la Luna y el Sol – un concepto que llamó “gravedad”.

Explicación simple del universo

Impulsado por una beca del astrónomo Edmond Halley, que también estaba en Cambridge observando el camino del ahora famoso cometa, Newton profundizó en el estudio de la fuerza gravitatoria en las décadas de 1670 y 1680.

El resultado de la investigación de Newton fue su original trabajo publicado en 1687, los Principia, considerado por muchos como el mayor libro de ciencia jamás escrito.

A lo largo de las páginas del Principia, Newton desmenuza el funcionamiento del Sistema Solar en “simples” ecuaciones, explicando la naturaleza de las órbitas planetarias y el tirón entre los cuerpos celestes. Al describir por qué la Luna orbita a la Tierra y no al contrario (debido a que la Tierra es mucho más pesada), el libro cambió literalmente la forma en que la gente veía el universo.



Autor: Heather Whipps
Fecha Original: 9 de junio de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (4)

  1. Cómo Isaac Newton cambió el mundo…

    Cuando el pequeño bebé Isaac nació en una liliputiense villa inglesa, prematuro y lo bastante pequeño para entrar en una pequeña olla, no se esperaba que sobreviviera. Para el posible disgusto de algunos alumnos de todo el mundo desconcertados por…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *