Ondas de radio de la Tierra limpian a fondo del cinturón de radiación espacial

Las partículas cargadas pueden quedar atrapadas en el cinturón interior de Van Allen durante aproximadamente un año, pero futuros satélites podrían ser capaces de limpiarlos más rápidamente usando ondas de radio de muy baja frecuencia (Ilustración: NASA).

Los transmisores de radio de la Tierra provocan que las partículas cargadas se filtren fuera del cinturón de radiación interior de Van Allen en el espacio, según confirman nuevas observaciones.

Futuros transmisores de satélites podrían aprovecharse del efecto, el cual se había predicho anteriormente de forma teórica, para ayudar a limpiar el cinturón de partículas cargadas de los intensos estallidos solares o explosiones nucleares en el espacio que podrían amenazar a los satélites.

El campo geomagnético de la Tierra atrapa las partículas cargadas en dos cinturones concéntricos que rodean el planeta. Las partículas pueden escapar del cinturón exterior en una semana aproximadamente, pero el cinturón interior pueden mantener las partículas durante casi un año.

Eso podría llevar, potencialmente, a la peligrosa acumulación de partículas tras las tormentas solares o un estallido nuclear en el espacio. Los altos niveles de partículas cargadas podrían dañar los sistemas de posicionamiento global (GPS) y otros tipos de satélites en órbita en la zona de Van Allen.

Observaciones anteriores habían sugerido que ondas de radio de muy baja frecuencia (VLF) (entre 5 y 25 kilohertzios) transmitidas desde la Tierra ayudarían a limpiar el cinturón interior de partículas. “Pero era muy difícil precisarlo”, dice Craig Rodger de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda.

Ahora, él y sus colegas han comparado observaciones simultáneas tomadas desde tierra y espacio para confirmar el efecto.

Plan de satélites

De noche, cuando más señales VLF pueden pasar a través de la atmósfera de la Tierra, un satélite francés llamado DEMETER midió más electrones cerca del cinturón interior cuando se conectó un potente transmisor de Australia que cuando el mismo estaba apagado.

Preocupados por un posible daño en satélites militares vitales, el Ejército del Aire de los Estados Unidos ha ideado un plan para “remedio del cinturón de radiación” barriendo el exceso de partículas cargadas con ondas de radio de 20 kilohertzios desde un satélite transmisor.

Es interesante apuntar que el nuevo trabajo sugiere que los investigadores nunca han observado los cinturones de Van Allen como son “naturalmente”. Esto es debido a que los transmisores de radio VLF han sido usados desde al menos la década de 1920 para enviar mensajes de telegramas y comunicarse con submarinos, y la existencia de los cinturones se confirmó apenas en 1958.

“El tiempo de vida del electrón [en los cinturones] ahora debe ser distinto del que era antes de que se construyeran los transmisores, pero no sabemos cómo de distinto”, dijo Rodger a New Scientist.


Autor: Jeff Hecht
Fecha Original: 9 de junio de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. [...] | Ciencia kanija Articulos Relacionados¿Cuerdas cósmicas en la radiación de fondo?Hubble descubre doble anillo de [...]

  2. Ondas de radio de la Tierra limpian a fondo del cinturón de radiación espacial…

    [c&p] Los transmisores de la radio de la Tierra provocan que las partículas cargadas se filtren fuera del cinturón de radiación interior de Van Allen en el espacio, según confirman nuevas observaciones. Futuros transmisores de satélites podrí…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *