Cómo encontrar lunas lejanas

Aunque el número de planetas extrasolares confirmados se aproxima a los 300, la cantidad de lunas extrasolares identificadas hasta ahora es aún un decepcionante cero.

Los planetas más allá de nuestro Sistema Solar son increíblemente difíciles de encontrar. Las lunas son casi imposibles con la tecnología actual, dado que normalmente se espera que sean bastante pequeñas en relación a sus mundos padre.

Incluso la luna de la Tierra es invisible en la famosa imagen de “un pálido punto azul” obtenida por la Voyager 1 desde la distancia comparativamente pequeña de 6 mil millones de kilómetros — una fotografía tomada desde el interior de nuestro Sistema Solar.

Pero la búsqueda no es imposible, dice Darren Williams, profesor asociado de física y astronomía en la Universidad Estatal de Pennsylvania en Erie, Behrend College. Williams cree que una luna en órbita alrededor de un planeta extrasolar conocida también será detectable si observado con el suficiente detalle con las técnicas adecuadas.

“Añadirá un componente periódico a la señal infrarroja combinada” del sistema planeta-luna, dice.

Por qué interesa

Encontrar lunas es más que una simple búsqueda académica para contarlas. Los satélites planetarios pueden ser muy interesantes por sí mismos.

Es posible, por ejemplo, que la vida pueda existir en lunas extrasolares, dicen los investigadores.

Y ya se ha sugerido que las mareas oceánicas inducidas por la luna de la Tierra pueden haber sido necesarias para crear las condiciones para que se iniciara la vida en nuestro planeta. Al menos, la evolución de la vida se ha visto afectada por el constante tirón de nuestra luna.

“Ciertamente le debemos nuestra actual estabilidad climática a la Luna y su influencia estabilizadora sobre el eje de giro, pero no estoy convencido de que se requiera de lunas grandes para la vida simple o avanzada”, dijo Williams. “Creo que la Tierra habría evolucionado vida avanzada incluso con extremos estacionales mayores, pero puede que hubiese tomado un distinto camino evolutivo”.

Cómo encontrarlas

Williams ha modelado un planeta similar a la Tierra con lunas de distintos tamaños y concluye que los satélites tan pequeños como la luna de la Tierra podrían ser detectables en los datos infrarrojos, debido a sus grandes variaciones en la temperatura de superficie. Estudiando un planeta extrasolar y construyendo una imagen de la emisión infrarroja de este mundo, cualquier luna medible presente debería ser detectable de esta forma.

Hasta ahora, sin embargo, ningún planeta tan pequeño como la Tierra ha sido detectado alrededor de otra estrella. Pero los astrónomos esperan que esa barrera se rompa pronto. Futuras misiones, tales como el Buscador de Planetas Terrestres de la NASA y Darwin de la Agencia Espacial Europea, tendrán la capacidad de retornar valiosos datos para hallar otras Tierras e, imagina Williams, algunas lunas.

“el presente objetivo es construir instrumentos capaces de ver algo tan grande como la Tierra o posiblemente Marte. Objetos menores que Mercurio- o del tamaño de Titán – caen muy por debajo del umbral de primer orden”, dice Williams.

Entonces, ¿podrían estas emisiones ir al grano y observar directamente una luna extrasolar?

“Podrían, si los colectores de luz son lo bastante grandes y si las lunas son lo bastante grandes. Será más fácil ver las lunas que estén en tránsito frente a la cara de la estrella, como lo que intentará hacer el telescopio Kepler a partir del año que viene”, explicó Williams. El observatorio espacial Kepler notará caídas en la luz estelar provocadas por planetas que cruzan frente a sus estrellas. Si los planetas están alineados de forma favorable, según el mismo razonamiento, las propias lunas también transitarán las estrellas.

Una conclusión similar obtuvieron Szabó, Szatmáry, Diveki y Simon en un artículo publicado en Astronomy and Astrophysics en 2005. concluye que la misión Kepler debería identificar unas pocas lunas extrasolares usando este método de detección.

Sobre la reflexión

Incluso si no fuésemos lo bastante afortunados para captar una luna extrasolar en tránsito, estos futuros cazaplanetas espaciales serán capaces de hacer el trabajo de campo observacional, en luz visible e infrarroja, necesario para la búsqueda de satélites.

Estos buscadores de planetas incluso serán capaces de dectectar el centelleo de la luz estelar reflejado en cualquier océano de agua líquida que pueda albergar un exoplaneta.

“El agua es extremadamente oscura en el infrarrojo excepto cuando la luz se refleja desde la superficie en un ángulo inclinado”, dijo Williams a SPACE.com.

Este centelleo será más aparente cuando el planeta esté en fase creciente, cuando la luz estelar impacta con la superficie reflectante en un ángulo oblicuo. (Mercurio y Venus, vistos desde la Tierra, pasan por fases similares a las de nuestra luna. Las observaciones de otros planetas alrededor de estrellas lejanas también pasarán por fases.) Observar tales reflejos puede ayudar a cartografiar la emisión térmica del planeta e inferir la distribución de océanos y continentes.

Es más, la nave Mars Express está preparada para observar la reflexión de los océanos de la Tierra creciente este verano y en otoño de 2009 para ayudar a comprender el fenómeno.


Autor: David Powell
Fecha Original: 9 de junio de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (7)

  1. Cómo encontrar lunas lejanas…

    Los planetas más allá de nuestro Sistema Solar son increíblemente difíciles de encontrar. Las lunas son casi imposibles con la tecnología actual, dado que normalmente se espera que sean bastante pequeñas en relación a sus mundos padre. Incluso l…

  2. [...] | Ciencia kanija Articulos RelacionadosNuevos nombres para lunas de SaturnoNuevas imágenes de las lunas marcianas [...]

  3. Jenas

    ¿Podría haber vida avanzada en un satelite a pesar de orbitar alrededor de un planeta y no de una estrella?

  4. A priori no hay razón para pensar que no. Siempre que cumpla con los requisitos mínimos de temperatura, tamaño, geología, composición química etc. el hecho de orbitar una estrella u otro planeta no deberían afectar.

  5. Jenas

    Lo pregunto porque la temperatura sobretodo, al no orbitar una estrella supongo que cambiará considerablemente en la Luna

  6. La luna de la Tierra orbita a la Tierra, pero a la vez orbita al Sol siguiendo el movimiento de traslación terrestre. La cuestión de la temperatura viene más dado pr su distancia a la estrella y su capacidad de mantener una atmósfera, de ahí que el tamaño y masa sean importantes.

  7. Cómo encontrar lunas lejanas…

    Aunque el número de planetas extrasolares confirmados se aproxima a los 300, la cantidad de lunas extrasolares identificadas hasta ahora es aún un decepcionante cero. Los planetas más allá de nuestro Sistema Solar son increíblemente difíciles de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *