La materia prima de la vida vino del espacio

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Puede que todos seamos alienígenas, según parece.

Algunos de los elementos básicos de la vida vinieron del espacio, de acuerdo con un nuevo estudio de moléculas en fragmentos de meteoritos.

El estudio confirmó que parte de la materia prima par el ADN y el ARN encontrada en un meteorito no fue contaminado después de aterrizar en la Tierra, sino que en realidad se originó en el espacio.

Los materiales en cuestión son las moléculas uracilo y xantina, los cuales son precursores de los compuestos que forman en ADN y el ARN, y son conocidos como nucleobases.

“Creemos que la vida inicial pudo haber adoptado las nucleobases a partir de los fragmentos meteoríticos para usarlos en la codificación genética la cual les permite pasar las características exitosas a las generaciones siguientes”, dijo el autor principal del estudio, Zita Martins, investigadora en el Departamento de Ingeniería y Ciencia de la Tierra en el Colego Imperial de Londres.

Martins y sus colegas detallarán sus hallazgos en el ejemplar del 15 de junio de la revista Earth and Planetary Science Letters.

El equipo descubrió las moléculas en los fragmentos de roca del meteorito Murchison, que impactó en Australia en 1969. Los científicos analizaron los bloques básicos genéticos y encontraron que contenía una forma pesada de carbono que sólo podría haberse formado en el espacio. Los materiales formados en la Tierra están hechos de un tipo de carbono más ligero.

Las dos moléculas de este estudio son sólo unas pocas de las moléculas orgánicas que se han detectado en el famoso meteorito Murchison, dijo David Deamer, químico en la Universidad de California en Santa Cruz.

“Existen aproximadamente 70 aminoácidos distintos en el meteorito Murchison”, dijo Deamer a SPACE.com. “Aproximadamente seis son del mismo tipo de aminoácido asociados con la vida en la Tierra”.

El uracilo es una de las cuatro bases moleculares del ARN, por lo que el clave para la vida.

Sólo porque las moléculas encontradas en este meteorito y otras procedan del espacio, no significa que los mismos componentes no hayan sido sintetizados de forma independiente en la Tierra, apunta Deamer. Los científicos no están seguros de cuántos bloques básicos de la vida se originaron en este planeta, y cuántos vinieron de más allá.

“No sabemos aún la respuesta”, dijo. “La mayor parte de la gente diría que ambos contribuyeron a loa compuestos orgánicos disponibles en la Tierra, pero no sabemos con certeza cuánto de uno en comparación con otro”.

Muchas rocas espaciales similares al meteorito Murchison llovieron sobre la Tierra hace entre 3800 y 4500 millones d años, cuando la vida primitiva se estaba formando. El bombardeo pesado habría dejado grandes cantidades de materiales de meteorito en la superficie de planetas tales como la Tierra y Marte.

Martins y sus colegas dicen que el descubrimiento puede ayudar a arrojar luz sobre cómo evolucionó la vida por primera vez en nuestro sistema solar.

“Debido a que los meteoritos representan los restos de la formación del Sistema Solar, los componentes claves para la vida – incluyendo las nucleobases – podrían estar dispersos por el cosmos”, dijo el coautor Mark Sephton, profesor de ingeniería y ciencias de la Tierra en el Colegio Imperial de Londres. “Conforme se descubra cada vez más materia prima de la vida en objetos del espacio, la posibilidad de que la vida prospere el cualquier lugar donde esté presente la química adecuada se hace más probable”.



Autor: Clara Moskowitz
Fecha Original: 13 de junio de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *