2012: El Planeta X no es Nibiru

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Nibiru

Los límites exteriores del Sistema Solar aún contienen muchos planetas menores aún por descubrir. Desde que comenzara la búsqueda del Planeta X a principios del siglo XX, la posibilidad de un hipotético planeta que orbitase el Sol más allá del Cinturón de Kuiper ha alimentado muchas teorías apocalípticas y especulaciones sobre que el Planeta X es en realidad un hermano binario del Sol perdido hace mucho tiempo. Pero, ¿por qué temer la combinación Planeta X/Juicio final? ¿No es el Planeta X simplemente un objeto hipotético, desconocido y nada siniestro?

Como previamente discutimos en “No, tampoco habrá Planeta X en 2012“, los apocalípticos han vinculado la búsqueda moderna del Planeta X a la antigua profecía maya de 2012 y al mítico planeta sumerio Nibiru, culminando con malas noticias para el 21 de diciembre de 2012. No obstante, las pruebas astronómicas para estos vínculos tienen serios defectos.

El pasado miércoles 18 de junio, investigadores japoneses anunciaron en las noticias que su búsqueda teórica de un gran cuerpo en el Sistema Solar exterior había producido resultados. A partir de sus cálculos, debería haber un planeta, posiblemente un poco mayor que un plutoide, pero ciertamente menor que la Tierra orbitando más allá de las 100 UA del Sol. Pero antes de que nos entusiasmemos, este no es Nibiru, esto no es una prueba del final del mundo en 2012; es un nuevo y apasionante desarrollo en la búsqueda de planetas menores más allá del Cinturón de Kuiper…

En una nueva simulación teórica, dos investigadores japoneses han deducido que los confines más alejados del Sistema Solar pueden contener un planeta aún sin descubrir. Patryk Lykawka y Tadashi Mukai de la Universidad de Kobe han publicado un artículo en Astrophysical Journal detallando un planeta menor que creen que podría estar interactuando con el misterioso Cinturón de Kuiper.

El Cinturón de Kuiper ocupa una enorme región del espacio, aproximadamente 30-50 UA del Sol. Contiene un vasto número de objetos rocosos y metálicos, siendo el mayor objeto conocido el planeta enano (o “plutoide”) Eris. Desde hace muchos años se sabe que el Cinturón de Kuiper tiene unas cuantas características extrañas que pueden señalar la presencia de otro gran cuerpo planetario orbitando alrededor del Sol más allá del Cinturón de Kuiper. Una de tales características es el bien conocido como “Acantilado de Kuiper” que tiene lugar a 50 UA. Este es un final abrupto del Cinturón de Kuiper, muy pocos objetos del Cinturón de Kuiper (o KBOs) se han observado más allá de este punto. Este acantilado no puede atribuirse a resonancias orbitales con planetas masivos tales como Neptuno, y no parece haber ningún error observacional obvio. Muchos astrónomos creen que un corte tan brusco en la población de KBOs puede deberse a un planeta aún no descubierto, posiblemente tan grande como la Tierra. Este es el objeto que Lykawka y Mukai creen que han calculado.

Esta investigación japonesa predice un gran objeto, de entre un 30-70% de la masa de la Tierra, orbitando a una distancia alrededor de unas 100-200 UA del Sol. Este objeto puede también ayudar a explicar por qué algunos KBOs y objetos trans-neptunianos (TNOs) tienen algunas extrañas características orbitales (como Sedna).

Desde que se descubrió Plutón en 1930, los astrónomos han estado buscando otro cuerpo más masivo que pudiese explicar las perturbaciones orbitales observadas en las órbitas de Urano y Neptuno. Esta búsqueda se conoció como la “búsqueda del Planeta X”, lo cual literalmente significa “la búsqueda de un planeta aún no identificado”. En la década de 1980 estas perturbaciones se catalogaron como errores observacionales. Por tanto, la búsuqeda científica actual del Planeta X es la búsqueda de un gran KBO o un planeta menor. Aunque el Planeta X puede no ser más grande que la Tierra, los investigadores aún están entusiasmados con encontrar más KBOs, posiblemente del tamaño de un plutoide, o tal vez un poco mayor, pero no mucho más.

“Para mi, lo interesante es la sugerencia de los tipos de objetos interesantes que pueden estar aún esperando a ser descubiertos en el Sistema Solar exterior. Aún estamos arañando los límites de esa región del Sistema Solar, y espero que nos esperen muchas más sorpresas en futuras investigaciones más profundas”. – Mark Sykes, Director del Instituto de Ciencias Planetarias en Arizona.

El Planeta X no da miedo

¿Entonces, dónde entra en juego Nibiru? En 1976, un controvertido libro conocido como “The Twelfth Planet (El duodécimo planeta)” fue escrito por Zecharia Sitchin. Sitchin había interpretado algunos textos cuneiformes sumerios antiguos (la primera forma conocida de escritura) como una traducción literal del origen de la humanidad. Estos textos de 6000 años de antigüedad revelan aparentemente que una raza alienígena conocida como Anunnaki viajó a la Tierra en un planeta llamado Nibiru. Es una larga y compleja historia, pero para abreviar, los Anunnaki modificaron genéticamente a los primates de la Tierra para crear al homo sapiens para que fuese su esclavo. (Acabo de comprender de dónde viene probablemente el guión de la película de 1994 de Kurt Russell Stargate…)

Cuando los Anunnaki dejaron la Tierra, nos permitieron gobernar el planeta hasta que retornasen. Todo esto parece ser un poco fantástico, y tal vez demasiado detallado considerándolo una traducción literal de unos textos de 6000 años de antigüedad. El trabajo de Sitchin ha sido ignorado por la comunidad científica dado que muchos de sus métodos de interpretación están considerados como imaginativos, como mucho. No obstante, mucha gente ha tomado el trabajo de Sitchin literalmente, y creen que Nibiru (en su órbita altamente excéntrica alrededor del Sol) retornará posiblemente en 2012 para causar todo tipo de terror y destrucción en la Tierra. Es importante apuntar que aquí no estoy poniendo en cuestión ninguna prueba histórica, espiritual o arqueológica de Nibiru, simplemente estoy apuntando que el vínculo entre la teoría del Juicio Final del Planeta X en 2012 está basada en “descubrimientos” astronómicos muy dudosos; si este es el caso, ¿cómo puede considerarse al Planeta X como la personificación de Nibiru?

Entonces llegó el “descubrimiento de una enana marrón en el Sistema Solar exterior” por parte del IRAS en 1984 y el “anuncio de la NASA de un planeta de 4-8 masas terrestres viajando hacia la Tierra” en 1993. Los apocalípticos (a menudo con un libro que vender) se agarraron a estos descubrimientos astronómicos como pruebas de que Nibiru es de hecho el Planeta X que los astrónomos han estado buscando durante el último siglo. No sólo eso, sino que manipulando los hechos de estos estudios científicos, “demostraron” que Nibiru viajaba hacia nosotros, y para 2012, este cuerpo masivo pasarán a través del Sistema Solar interior, causando todo tipo de daños gravitatorios. Para más información sobre este tema lee “No, tampoco habrá Planeta X en 2012“.

En su forma más pura, el Planeta X es un teóricamente posible planeta desconocido que orbita pacíficamente más allá del Cinturón de Kuiper. Si el anuncio de japonés lleva a la observación de un planeta o plutoide, será un descubrimiento increíble que ayudará a arrojar algo de luz sobre la evolución y características de los misteriosos límites exteriores del Sistema Solar.

Pero como he escrito, puedo garantizar que los apocalípticos están adaptando esta nueva investigación para usarla como apoyo de sus teorías sin sentido de que el Planeta X es de hecho Nibiru, y que viene en nuestra dirección para 2012. ¿Por qué tengo el sentimiento de que aún seguiremos aquí en 2013?


Fecha Original: 19 de junio de 2008
Autor: Ian O’Neill
Enlace Original